Crisis de partidos políticos y elecciones 2013

“Sería un grave error esperar demasiado de cualquier gobierno, incluso de un gobierno democrático”, afirma Robert Dahl. No obstante, el piso básico del funcionamiento de los partidos políticos debe ser la transparencia en su composición, operación y reglas internas; así como la rendición de cuentas en el uso de los recursos públicos.

Por: María del Carmen Nava Polina (@MaricarmenNava)

Cuando las instituciones dejan de ser útiles y requieren reformarse para responder a la realidad, es indispensable que la ciudadanía participe en su reformulación. Es el caso de los partidos políticos en México. Son los únicos canales de participación y representación ciudadana y dos de ellos muestran síntomas de crisis interna. ¿Se conoce quiénes los integran? ¿Hay acceso público a su padrón de militancia? ¿En qué condiciones van a contender en las elecciones de 2013?

Metamorfosis dinámica

Es muy probable que ocho de cada diez panistas hayan dejado de serlo; esto será confirmado el 24 de enero. Por su lado, MORENA, encabezado por López Obrador, presentó su registro como partido político ante el Instituto Federal Electoral; esto arroja una clara escisión del PRD. Mientras tanto, el partido en el gobierno teje negociaciones en el Congreso con el PAN y el PRD, quienes se encuentran en procesos profundos de transformación. ¿Cuáles serán los alcances de estos movimientos?

Víctor Alarcón Olguín, académico de la UAM, refirió que ante la crisis de representatividad y participación, es necesario construir nuevas prácticas en los partidos políticos. Las conclusiones de su texto de 2003 son aplicables diez años después. Cuestiona si la participación en los partidos es sinónimo de una mayor calidad representativa de la vida democrática. “Una de las mayores paradojas de la democracia y el desarrollo modernos implica cómo reinventarse y superarse a sí mismos para enfrentar todos los déficits acumulados”.

¿Regreso a los orígenes?

El Partido Acción Nacional terminó a finales de diciembre de 2012 su proceso de refrendo de militancia. Los panistas tenían que hacer explícito su deseo de continuar dentro, salvo excepciones como lo establecen sus Estatutos (consejeros nacionales y estatales que lo hayan sido por más de 20 años), así como los miembros activos con más de 30 años de militancia.

El refrendo es un parteaguas. Con poco más de 368 mil militantes, el PAN regresó a tener casi el tamaño de 1999 (358 mil panistas). Atravesó el espejo de su propia composición, convirtiéndose en el reflejo inverso de sí mismo: pasó de ser un partido de adherentes (81 por ciento), a uno de activos (56 por ciento). El PAN que se formó cuando encabezó la Presidencia de la República (2000-2012) prácticamente se desvaneció.

Fuente: Elaboración propia con datos RNM PAN, cortes de información 17 diciembre 2012 y 7 enero 2013.
Fuente: Elaboración propia con datos RNM PAN, cortes de información 17 diciembre 2012 y 7 enero 2013.

Un caso local

La Delegación Benito Juárez es el bastión del PAN en el Distrito Federal; es la única demarcación territorial que cuenta con representación partidista. Es un ejemplo concreto del comportamiento de la militancia a nivel nacional. En 2011 los adherentes representaban el 81 por ciento; después del refrendo de 2012, el 63 por ciento del panismo juarense lo conforman los miembros activos.

Cabe destacar que seis de cada diez panistas refrendaron, y éstos se concentraron en un 45 por ciento en los afiliados en 2011. De tal forma que el panismo que prevalece en la capital del país tiene tan sólo un año de antigüedad, aun después del refrendo. ¿Ocurrirá el mismo patrón en el resto de los municipios del país?

Lo que se elegirá en 2013

En catorce estados habrá comicios locales en el mes de julio: Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Quintana Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas. Se elegirá:

55% de ayuntamientos del país (1,348 de 2,457)

39% de diputados locales (441 de 1,122)

391 presidentes de comunidad

1 gobernador (Baja California)

En medio de la crisis de dos de los tres partidos políticos más grandes, ¿cuáles serán los resultados que podrán obtener en las urnas? De los trece congresos locales que se elegirán, seis cuentan con holgada mayoría priísta y siete tienen predominio del PRI pero operan con esquema de congreso dividido, es decir, requieren de otra fuerza política para alcanzar una mayoría legislativa.

En cuanto a fuerza electoral, las elecciones de julio de 2012 dejaron como primera fuerza legislativa al PAN en seis estados (Aguascalientes, Baja California, Coahuila, Puebla, Tamaulipas y Veracruz) y al PRI en los ocho restantes. La participación electoral fluctuó entre el 53.3 por ciento en Chihuahua y el 67.2 en Veracruz. Por ser elecciones locales, se esperaría que la confluencia a las urnas sea menor en julio próximo.

Vigilar el canal de representación

“Sería un grave error esperar demasiado de cualquier gobierno, incluso de un gobierno democrático”, afirma Robert Dahl. No obstante, el piso básico del funcionamiento de los partidos políticos debe ser la transparencia en su composición, operación y reglas internas; así como la rendición de cuentas en el uso de los recursos, dado que en México los partidos operan principalmente con dinero público.

Es importante recordar que la rendición de cuentas se enfoca en tres elementos para prevenir y corregir los abusos del poder: información (inspección pública), justificación (explicación de sus actos) y castigo (sanciones cuando es necesario). El pedir y rendir cuentas en México se ha concentrado en el Poder Ejecutivo y gobiernos locales. Recién se voltea a los legisladores y es nula la vigilancia a los partidos políticos.

Inmersos en un momento del país que llama a replantear acciones y con posibles alianzas electorales del PAN y PRD en siete estados, veremos cómo se desempeñan entre la simpatía ciudadana. Observaremos si la actuación de los partidos más grandes se enmarca en una mayor transparencia, estrategia política y de negociación que los lleve a fortalecerse como instituciones y no a terminar en la lona del sistema político.

 

* María del Carmen Nava Polina es Politóloga del ITAM y Directora de @VisionLeg

Close
Comentarios