Mar de luces por Ayotzinapa

Ya comienza a obscurecer y estamos en El Angel. De pronto escucho que aguien grita "hoy encendemos velas, mañana barricadas". Volteo y curiosamente veo al Angel, siento como si él/ella fuese quien por fin se animara a comentar sobre lo que sucede a sus pies (crónica de la marcha por Ayotzinapa).

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

1.- Todos somos hijos.

2.- Algunos también somos padres y madres, por eso este miércoles el pegamento invisible que nos unió es el dolor y la rabia de que en nuestro país, los políticos sicarios crean que la impunidad es el manto que les arropa en sus métodos del terror.

3.- Y es que parece que aquí es más peligroso ser estudiante que criminal.

4.- Por eso salimos a la calle y entonces la gente se pregunta ¿y ésos quiénes son? y les respondemos porque somos estudiantes, sí señor, de lo bueno lo mejor.

5.- Pero no entendemos ¿por qué, por qué, por qué nos asesinan, si somos la esperanza de América latina?

6.- Ya llegué a la estafa de luz; algunos esquiroles con gorras “casuales” esconden sus walkie talkies y preparan sus cámaras para sus notas en el periodíco El Infiltrado.

7.- Pero yo si creo en el arte y la cultura, contra la dictadura / el arte y la educación, contra la represión, por eso dejé mi trabajo este miércoles, aunque coma sólo una torta, y me fuí a marchar. Sus técnicas malignas conforme se van uniendo más personas se difuminan en el mar de esperanza.

8.- Del norte bajan los de la Ibero, por Insurgentes llegan los de la UNAM, del Poli por otro rumbo e INBA, INAH, ENAH por Reforma.

7.- Porque estamos ciertos que en este país lo único que debe desaparecer es la violencia y el mal gobierno, que con sus complices nos arrojan una terrible ecuación PRI-PAN -PRD = Narcoestado.

8.- Pasan los minutos, las horas y casi no avanzamos, porque somos tantos y sin dirigentes que es la inteligencia colectiva la que tendrá que resolver ese nudo gordiano.

10.- Ya comienza a obscurecer y estamos en El Angel. De pronto escucho que aguien grita “hoy encendemos velas, mañana barricadas“. Volteo y curiosamente veo al Angel, siento como si él/ella fuese quien por fin se animara a comentar sobre lo que sucede a sus pies.

11.- Las antorchas se prenden, llega el momento de compartir fueguitos. Alguien carga una consigna “apaga la tele y enciende tu mente“, y es así como una vela enciende a otra. Las luces se esparcen iluminando la obscuridad en la que la narcoburocracia quiere acallar a este pueblo.

12.- Pero nosotros somos tan especiales que alguien comenta que compró velas olor a coco, por el toque tropical que amerita cuando hablamos de Guerrero.

13.- Y es que si, quisieron enterrarnos y no se dieron cuenta de que somos semillas.

14.- Somos tantos que por momentos hay tres marchas paralelas, cada una con un ritmo diferente.

15.- Los de la escuela de música nos acompañan con sus instrumentos de viento.

16.- Los del Poli han construido tambores con botes de agua.

17.- Los de la escuela de teatro de la UNAM se han pintado con gran dramatismo una mano roja en su cara, y vestidos de negro y la mirada fija, caminan junto a un joven que se ha pintado la mitad de la cara de calavera y podemos ver que su otra mitad aún sigue vivo.

18.- Mi contingente favorito es el del INBA, que no se rinde ni se va porque tiene alumnos inteligentes y creativos. Llevan flores rosas y rojas, y luchan por aquellos cuya danza ha sido silenciada. Son de la Escuela de Danza Folclórica, que al ritmo de palmas bailan flamenco. Un profesor se les une con maestría y es vitoriado por su solidaridad. Otros en el contingente danzan como guerreros mientras algunas vestidas de Adelitas nos recuerdan que ellos no bailan al son de la represión.

19.- Por fin avanzamos. Veo una manta que hace que Mercedes Sosa nos acompañe: “sólo pido que el dolor no me sea indiferente“. Volteo a mi alrededor y sonrío, porque aunque el dolor es inconmesurable, es claro que al menos hoy no, hoy no gana la televisión, ni la telecracia; porque hoy como en el 68, como el 10 de junio de 1971, como en 1994, y por supuesto como en 2012, no somos uno ni somos 100, así que prensa vendida cuéntanos bien.

20.- Un cartel demuestra que no se necesita mucho para expresar oportunas visiones. “Dispara ideas, no balas“, porque “lo que ven como comedia, resultó tragedia“.

21.- Los del CCC ni gritan, concentrados en tomar fotos y video.

22.- Los de la Escuela de Artesanías tienen un número 43 en sus rostros, encerrados en signos de interrogación como si fueran labrados en cobre.

23.- Por fin, despúes de 2 horas de hermosa espera, estamos caminando ya. Se oye a lo lejos “artistas, unidos, jamás serán vencidos“, y más cerca “revolución, insurgencia y rebeldía, abajo y a la izquierda, la Escuela de Antropología“, seguidos por ruidos que no se distingue si son de apaches o mapuches.

24.- Despúes de la glorieta de Cuauhtémoc empieza la marcha silenciosa. Los de Políticas hacen sonar sus pies de forma marcial; por fin hoy hablan sus acciones no sus disursos, y los del INBA llevan un doble paso con ritmo armonioso mientras señalan en una hoja “es momento de bailar por los que ya no pueden“.

25.- Atrás se escucha el eco de quienes aún no saben que el silencio será otra forma de manifestar nuestra pena. Un motociclista pasa y al ruido de shhh que la gente le dirige hace que le baje a su escape.

26.- A lo lejos aún escucho “gobierno, fascista que matas normalistas / gobierno, farsante, que matas estudiantes / gobierno asesino, que matas campesinos“. Pero aquí estamos, hombro con hombro, codo con codo / Ayotzi, Ayotzi somos todos, pero no somos todos, faltan muchos, desgraciadamente, aquéllos que nos arrebataron en el camino, “porque no se fueron, se los llevaron“.

27.- Una señora ha bordado con esmero “actívate, porque el siguiente puedes ser tú“. El silencio empieza a ganar su lugar y el último sonido a lo lejos que escucho es la frase a todo pulmón “ni muertos podrán silenciarlos“.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

28.- Al cruzar Insurgentes se ha corrido (diseminado) como secreto que es hora de que hable el silencio. Las mantas aún muestran sus leyendas, algunas conocidas pero actualizadas: “Veterinaria presente, vacune a su policia municipal“. Las escuelas de arte lucen dibujos que acompañan con frases como “estamos a favor de la vida” y por ahí otro se ha pintado en el cuerpo semi desnudo “sólo les pido que se pinten de pueblo“.

29.- Es genial que ya avanzamos y que los tres carriles que nos movíamos de diferente manera por fin nos volvemos uno. Entonces las camisas de Emiliano Zapata se unen a los que traen una kufiyya palestina.

30.- Un amigo que se dice literato ha puesto en su portafolio un texto que dice “¿otra vez el mismo cuento?”

31.- La UAM y la UACM caminan cerca de los muchos estudiantes del Poli y alguno de ellos carga un letrero que dice “te abro mi casa x tu causa“.

32.- Los letreros que veo a mi alrededor oscilan entre la tragedia de NarcoEstado = Muerte, lo que me recuerda que el periodista Eduardo Valle, el Buho, que ya desde 2004 nos advertía del poder del crimen organizado, Televisa y el narcotráfico, desde entonces decia que el narco era ya un Estado dentro del Estado y que desgraciadamente nos dirigíamos a una narcodemocracia (con el sentido absolutamente paradójico y como contradiccón imposible que esto conlleva). Recuerdo justo mientras caminamos por la “esquina de la información” a otro periodista, amigo de mi casa, Manuel Buendía, quizás el primer periodista silenciado por hablar de las mafias del poder en el México contemporaneo. Ninguno de ellos está ahora físicamente, pero da la casualidad que el Buho fue el gran orador de la Marcha del Silencio en 68 y dijo “porque el valor de la libertad jamás se olvida y ya no nos preguntamos si se pueden romper las cadenas, sino cómo romperlas“, entonces no puedo dejar de mencionar a otro extraordinario amigo, Raúl Alvaréz Garín, quien murió el mismo día en que desaparecieron a los 43 normalistas y quien en 1968 tuvo la idea de la Marcha Silenciosa y dedicó toda su vida a enfrentar a la impunidad y a pedir Justicia. Este miércoles, a ellos les siento cerca de mí. Incluso leo una pancarta que dice “Mi padre me dijo / te vas a estudiar / pero si hay problemas / te pones a luchar“.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

33.- Y así, estoy en mis nostalgias subjetivas cuando se alienta mi esperanza porque un contingente nos rebasa, todos ellos van tomados de la mano con un paliacate blanco en la cabeza.

34.- En esta marcha hay monjitas que piden a dios por los hermanos y también anarquistas que cargan un letrero “¿para que el infierno si vivimos en este país?”

35.- Otra vez los bailarines levantan sus cartulinas blancas donde alcanzo a leer “en Guerrero bailan al ritmo de Chilenas, no de balazos“.

36.- Un atisbo de esperanza se enciende cuando leo en un papel pegado en un semáforo “Si el presente es de lucha, el futuro es nuestro“.

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

37.- Otro sentimiento encontrado me invade cuando entramos a la calle que nos llevará al zócalo: un joven punk se da cuenta que una mujer de edad mayor quiere cruzar la calle, así que le abre camino en la marcha tomándola del brazo y la lleva del otro lado. Mientras, veo a una chica que trae una cartulina plateada que simula un espejo y dice “si no respondes ahora, este puede ser el próximo desaparecido“.

38.- Un graffiti en una pared muestra el ingenio de los mexicanos: “en méxico todos los días son días de muertos.. ¡Ya Basta!

39.- Un señor de edad parece maestro y me imagino que es de Ética pues ha escrito en una cartulina “El que ve injusticia y no la combate, la comete“.

40.- Una pareja de jóvenes lleva a su hijo en un brazo y en el otro una pancarta que dice: “nos quitaron tanto… que nos quitaron el miedo“.

41.- Y es verdad, porque hay fuegos que no se apagan con agua, y ya estamos a punto de entrar a la plaza. Mi amigo me dice que cante un rap, pero yo vengo escuchando un canto que recorre todo mi cuerpo: “maestro campesino, maestro proletario, enseñame el camino del revolucionario“.

42.- Estamos en el Zócalo. Me acerco a poner mi veladora en las letras que con los fueguitos de los participantes dicen “Ayotzinapa“, pero ya tenemos que salir de la plancha porque es noche. Siento una veladora que aún cargo conmigo en mi bolso izquierdo, mientras veo otro fuego cerca. Éste tiene un patchwork con las fotos de los normalistas y comprendo la verdad de que su silencio nos obliga a levantar la voz. Veo que dos personas cargan una manta que dice atinadamente “EPN: si no aparecen vivos, tú te tienes que ir“. Lo grito a ritmo de rap y otro sigue el coro, yo continúo… He llegado al número

43.- ¡JUSTICIA!

 

Foto: Cuartoscuro

Foto: Cuartoscuro

 

 

*Imuris Valle (@tochtli) es estudiante, activista y madre.

Close
Comentarios