Presunción de Inocencia, ausente en defensa mexicana

En más de una ocasión la OFAC, organización que acusa a Rafa Márquez de vínculos con el narco, ha perdido sus casos por no cumplir con el debido proceso.

Por: Saul Vazquez Torres (@SawieV)

 

“Sé que mucha gente está conmigo y no los voy a defraudar, así como he encarado mi carrera hoy en día es mi partido más difícil y no los voy a defraudar, intentaré esclarecer esto en cuanto se pueda y ser el Rafa Márquez que todos ustedes conocen”. Rafael Márquez en conferencia de prensa el 9 de agosto de 2017.

 

¿Cuánto tiempo tiene que pasar para que en el país de Presunto Culpable y el caso Cassez dejemos de pensar que una acusación de la autoridad equivale a ser responsable de un delito? ¿Le creemos más al gobierno de Donald Trump que a Rafael Márquez? La OFAC[1] fue fundada en 1950 para penalizar a China por su financiamiento a los rebeldes en la Guerra de Corea[2] y desde entonces su uso político por parte de los presidentes de Estados Unidos ha sido permanente. Hoy en la lista de sancionados hay presencia de venezolanos, iraníes, sirios y narcotraficantes, enemigos del régimen norteamericano. Además de que la oficina bajo la administración de Trump ha nombrado a John E. Smith, con un historial de cobertura de casos en Irán y Cuba respaldándolo. Es decir, podemos leer claramente esta declaración como parte de la retórica del gobierno de Trump de igualar a todos los mexicanos como Bad Hombres, Rafa como un ejemplo más de que México no ha mandado a sus mejores hombres a Estados Unidos, mandamos criminales y violadores, en palabras de Trump. No olvidemos que entre 2010 y 2012 Márquez jugó en un equipo de la MLS, liga de fútbol de los Estados Unidos.

 

 

Sin embargo, como bien señala Andrés Torres Checka en el tuit anterior, el juicio de la opinología mexicana ha sido veloz, ya sea León Krauze diciendo que esto es una señal de que los jóvenes no pueden escapar a las garras del narco; SinEmbargo tratando de vincular a Peña Nieto con Márquez; Ricardo Alemán buscando sus nexos con Morena a través de un diputado local, y hasta Buzzfeed publicando las listas de socios de Rafa Márquez en sus distintos negocios y vinculándolos al caso. Total que medios y políticos por igual han buscado sacar raja del anuncio de la investigación sin antes esperar el trámite de las investigaciones.

Por lo pronto, Márquez ha negado categóricamente su participación en cualquier cartel criminal y ha ido a declarar voluntariamente a la PGR para aclarar su participación en estas empresas. No estoy aseverando que Márquez sea inocente, incluso la investigación de Buzzfeed da indicios de que sí está asociado con varios de los investigados. Sin embargo, esto no es prueba suficiente de lo que los abogados llaman mens rea, o sea, intención consciente de cometer un acto criminal. Puede ser que Márquez sea víctima más que cómplice. Sin embargo, es responsabilidad del Gobierno de los Estados Unidos y la OFAC demostrar lo contrario. Una movida inteligente de Márquez, si confía en su inocencia, podría ser demandar en tribunales americanos. Ya en más de una ocasión la OFAC ha perdido estos casos, como en el Kindhearts v. Geithner et. al donde se demostró que los procesos de la OFAC no siguen el orden constitucional al violar la 4° y 5° enmiendas referentes al debido proceso. Lo mismo sucedió en el caso Al Haramain v. Departamento del Tesoro.

Contrario a Esteban Iliades, me niego a declarar la muerte de un sueño nacional. Crecí con Rafa. A mis 9 años vi pelear a ese mítico Atlas del Bigotón Lavolpe contra mi querido Toluca, una de las finales más emocionantes del fútbol mexicano, global 5-5 que sólo una tanda de penales pudo romper. Lo vi llegar al Barcelona más seco de su historia e irse por la puerta grande del que lo ganó todo. Regresar al fútbol europeo al Hellas Verona a sus 35 años. Creo que en lo que él mismo llama su partido más difícil, Rafa puede dejar una lección a la cultura política mexicana: la presunción de inocencia tiene sentido y hay mexicanos rectos. No todos somos Bad Hombres.

 

 

* Saul Vazquez Torres es estudiante de Relaciones Internacionales en el ITESM Campus Santa Fe, Integrante de la Iniciativa Galileos y Consejero Nacional del PRD.

 

 

[1] Oficina de Control de Activos Externos de la Secretaria del Tesoro, por sus siglas en inglés.

[2] En la categoría de División, cambia de nombre en 1962 según los propios datos de la OFAC

Close
Comentarios