Contradicciones legislativas

Mientras que la Ley de Seguridad Interior ya fue aprobada, la Ley de Seguridad Vial que evitaría miles de muertes se iría a la congeladora.

Por: Alcaldía de la Bicicleta CDMX

En México los poderes Ejecutivo y Legislativo parecen preferir “preservar” la vida con hierro y plomo que con leyes enfocadas a garantizar los derechos fundamentales de los mexicanos, por ejemplo el derecho a la salud y a la vida, que podrían proteger legislando para prevenir la muerte de más de 16 mil personas por año en calles y carreteras.

La Cámara de Diputados aprobó la Ley de Seguridad Interior, que diversas organizaciones no gubernamentales internacionales como Amnistía Internacional han rechazado por “normalizar la intervención del Ejército mexicano en labores policiales, (ya que) contribuiría a perpetuar la situación de violencia que se busca revertir”. Incluso la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), afirmó que se “contribuiría a mantener el estado actual de las cosas al favorecer el uso discrecional de las Fuerzas Armadas” y representa “graves riesgos” para preservar los derechos humanos.

Los diputados no encontraron ninguna dificultad para argumentar contra el Artículo 73 constitucional para aprobar la Ley de Seguridad Interior –248 votos a favor, 115 en contra y 48 abstenciones–, sin embargo ese mismo artículo es el que algunos legisladores arguyen para no legislar en materia de seguridad vial.

Aprobar la presencia de militares armados en labores de seguridad pública sí les parece urgente al Ejecutivo y los legisladores (y lo es), pero salvar a más de 16 mil mexicanos cada año de morir en hechos de tránsito prevenibles, al parecer no.

La Ley General de Seguridad Vial es un trabajo de más de tres años que cuenta con el respaldo de la sociedad civil, expertos, funcionarios públicos, legisladores, académicos e iniciativa privada. El proyecto presentado parte de una fórmula probada en diversos países del mundo (como las Agencias Nacionales de Seguridad Vial de Chile, Ecuador y Colombia), con la que se podría avanzar para reducir las más de 16 mil muertes en accidentes de tránsito que, cada año, sufrimos en nuestro país al grado de ser la primera causa de muerte de niños y jóvenes.

Esta Ley de Seguridad Vial está a punto de irse a la congeladora legislativa porque no cuenta con el respaldo oficialista, con lo que perderemos la oportunidad de avanzar en la materia.

La Ley de Seguridad Interior, en cambio, ha sido promovida por las Fuerzas Armadas y el Presidente en persona, a pesar de todas las alarmas sobre su impacto en la calidad de vida en las urbes mexicanas y en el muy posible incremento de la violencia y muerte en nuestras calles que fomentaría.

Este doble estándar, este uso faccioso de la Constitución para promover sus intereses mientras bloquean las demandas de la sociedad civil pintan de cuerpo entero a quienes dicen representarnos en la Cámara Baja.

Nada detendrá a la sociedad civil de seguir demandando avances para lograr que nuestros niños, niñas, jóvenes y adultos no mueran en accidentes de tránsito prevenibles (#LeySeguridadVial) ni de evitar la militarización de nuestras ciudades (#SeguridadSinGuerra). Estamos observando con mucha atención el debate y votación en las Cámaras de Diputados y Senadores porque, no tengan ninguna duda, lo recordaremos al votar en las próximas elecciones de 2018.

 

*La Alcaldía de la Bicicleta de la CDMX es un ejercicio ciudadano innovador de gestión pública que busca articular a diversos sectores para incrementar el uso de la bicicleta como modo de transporte urbano y forma parte de la Red Mundial de Alcaldes de la Bicicleta, impulsada por la organización holandesa CycleSpace.

Close
Comentarios