¿A quién beneficia la reducción del Congreso?

Las razones que dan los legisladores del PRI para justificar su iniciativa que modifica la integración del Congreso de la Unión son de tipo económico y administrativo, y no considera el tema de la representación.

Por Arturo Espinosa Silis (@aesupd)

Hoy estrenamos este blog en el que analizaremos de manera objetiva y clara temas relacionados con elecciones y transparencia. Agradecemos a Animal Político por el espacio.

En días pasados los diputados que integran el Grupo Parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI) presentaron una iniciativa para modificar la integración del Congreso de la Unión, senadores y diputados. La propuesta consiste en reducir 100 diputaciones de representación proporcional y eliminar las 32 senadurías que se eligen por este principio. Esta es una de tantas iniciativas que han propuesto reducir el número de legisladores.

Los argumentos que exponen para justificar esta reforma de carácter constitucional son esencialmente dos; por un lado, la reducción en los costos del Congreso de la Unión, lo que en su concepto significaría un ahorro sustancial y, por otro, eficientar el trabajo legislativo, facilitando la toma de acuerdos entre un menor número de legisladores.

Las razones que dan los legisladores del PRI para justificar su iniciativa son de tipo económico y administrativo. Señalan que esta reducción en los integrantes del legislativo traería importantes ahorros al Estado mexicano, aunque no expresan cuál sería el ahorro que representaría. En declaraciones ante la prensa el presidente del partido ha expresado que sería superior a los 2 mil millones de pesos anuales, ello sin dar mayores explicaciones sobre el cálculo de la cifra, lo que implica que cada legislador cuesta al año más de 15 millones de pesos.

También refieren que con esta modificación sería más eficaz el trabajo legislativo, pues se facilitaría la toma de acuerdos entre un número menor de legisladores, lo cual es poco creíble ya que es sabido que las decisiones legislativas se toman cupularmente.

A manera de contexto, la representación proporcional se incluyó en la Constitución como una manera de elegir a los integrantes del Congreso de la Unión en 1977; fue una de las principales propuestas de la reforma planteada por Jesús Reyes Heroles, misma que buscaba promover la pluralidad política. Posteriormente en 1987 se ampliaron a 200 los diputados que se eligen por este principio, pues de esta forma se garantizaba que la composición del legislativo reflejara de mejor manera la voluntad del electorado. Para hacer más efectiva está integración plural del Congreso, se han adoptado medidas que garantizan los votos obtenidos por cada fuerza política para que se traduzcan en escaños dentro del legislativo, tales como los límites de sobre y sub representación, los cuales en más de una ocasión el PRI ha buscado cambiar por cláusulas de gobernabilidad, cuyo efecto es totalmente contrario.

La iniciativa apunta de manera genérica que esta reducción no afectaría la pluralidad de las fuerzas políticas en el Congreso de la Unión, pero nuevamente no expone datos que evidencien esto. Por eso hicimos algunos ejercicios de acuerdo con los resultados de la elección de 2015.

Después de la elección de 2015, el PRI es el partido mayoritario en ambas Cámaras del Congreso de la Unión. Aunque la pluralidad en su integración se mantuvo, ninguna fuerza política por sí sola tiene mayoría.

*La información es conforme a los triunfos obtenidos en la elección de 2015 en mayoría relativa y la asignación realizada por el INE en representación proporcional y revisada por la Sala Superior. En el caso de la senadora de Movimiento Ciudadano cabe mencionar que ella es la suplente de la fórmula que obtuvo el triunfo en mayoría relativa, cuya propietaria era del PRD.

En porcentajes la integración actual del Congreso se traduce de la siguiente forma:

 

¿Qué pasaría si elimináramos 100 diputados y 32 senadores electos por el principio de representación proporcional? El Congreso de la Unión quedaría de la siguiente forma:

 

En porcentajes se traduciría así:

Derivado del ejercicio realizado, podemos decir que en el caso de la Cámara de Diputados la pluralidad en la integración del Congreso prácticamente no cambia, siempre y cuando se continúen aplicando los límites de sobre y sub representación a partir de los cuales, si se reduce el número de integrantes de la Cámara y de acuerdo a los resultados de 2015, el PRI no podría participar en la asignación de curules por el principio de representación proporcional. En caso de que estos límites de sobre y sub representación se eliminen, sí habría una distorsión que beneficiará al PRI, pues acorde con la votación que obtuvo en esa elección podría tener hasta el 48 % de la Cámara de Diputados. Esto es, prácticamente la mayoría, además de que se encontraría sobre representado en casi un 20 %.

En el caso de la Cámara de Senadores, la afectación podría darse principalmente en los partidos políticos pequeños, quienes no obtienen triunfos de mayoría relativa ni de primera minoría, pero actualmente sí alcanzan a tener escaños en virtud de la representación proporcional.

En caso de que la iniciativa del PRI prospere, a efecto de no perjudicar la pluralidad en la integración del Congreso, sería conveniente que se busque que el sistema de representación proporcional sea puro; es decir, que cada partido se pueda encontrar representado en los mismos porcentajes que la votación nacional emitida obtenida en la elección.

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios