Novedades electorales en la Constitución de la CDMX

De acuerdo con la Constitución de la CDMX, a partir de ahora una elección puede ser anulada cuando se acredite la existencia de violencia política de género, prevista en el artículo 27°, inciso D. Esto podría ser polémico, pues no existe una definición clara sobre qué es violencia política de género, no al menos en la Constitución.

Por: Rafael Cruz (@rafitakroos) y Axel Mendoza 

Después de 5 meses en los que el Congreso Constituyente se dedicó a debatir y aprobar la nueva Constitución de la Ciudad de México, finalmente se publicó el 5 de febrero pasado. Su contenido no sólo es trascendente por ser el máximo instrumento jurídico de la capital del país, sino que en sus 76 artículos contempla varias figuras que resultan novedosas.

Particularmente en lo que a elecciones se refiere es necesario irnos familiarizando con las nuevas disposiciones, pues el proceso electoral que inicia en septiembre próximo deberá llevarse a cabo con esta nueva regulación[i], lo que también implicará que se tendrán que emitir las nuevas leyes electorales de la Ciudad de México al menos 90 días antes del inicio del proceso electoral local.

En primer lugar, y aunque fue un tema que se discutió mucho, cabe señalar que la Constitución no establece la edad a partir de la cual los ciudadanos de la Ciudad de México podremos votar, lo que puede implicar que se atenderá a la que establece la Constitución federal, 18 años, o se regulará en la legislación secundaria.

Por otra parte, destaca que ahora tendremos un Congreso local; ya no será Asamblea legislativa, este se integrará con 33 legisladoras o legisladores de mayoría relativa y 33 de representación proporcional, 66 en total. Esto contrasta con dos cuestiones, una esencialmente jurídica, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha señalado que lo dispuesto en el artículo 54° de la Constitución federal son las bases del principio de representación proporcional y en estas se establece que en la integración del legislativo debe haber una relación de 60 % de legisladores electos por mayoría relativa y 40 % bajo el principio de representación proporcional, por lo que este tema podría terminar siendo objeto de revisión mediante un control de constitucionalidad.

El otro aspecto curioso es que mientras a nivel federal se plantea como necesarias las reducciones de diputaciones plurinominales, en la Ciudad de México se aumentan los legisladores electos por esta vía, pues actualmente se eligen a 26 diputadas o diputados plurinominales.

En cuanto a los requisitos para ser legislador, destacamos que la Constitución de la Ciudad de México contempla como edad mínima para ser diputada o diputado 18 años. Esto contrasta con la Constitución federal, la cual prevé como edad mínima 21 años, requisito que se modificó hace algunos años, pues anteriormente se tenía estipulado 25 años. Por lo que esta nueva Constitución va más allá, reduciendo aún más la edad mínima para ser diputado local.

La Constitución de la Ciudad de México abunda en los mecanismos para ejercer la democracia de manera directa, participativa y representativa, inclusive define la democracia participativa como el derecho de las personas a incidir individual o colectivamente en las decisiones públicas y en la formulación, ejecución, evaluación y control del ejercicio de la función pública (artículo 30°, numeral 2).

Como mecanismos de democracia directa contempla las consultas ciudadana y popular, el plebiscito y referéndum, además de la revocación de mandato, que destaca por ser una figura nueva para la Ciudad de México, a partir de la cual es posible remover de sus cargos a los funcionarios electos popularmente, siempre y cuando sea solicitada por el 10 % de las personas inscritas en el listado nominal de electores, haya transcurrido más de la mitad del mandato de quien se busque revocar el cargo, participe en la consulta al menos el 40 % de las personas inscritas en el listado nominal de electores y que de ellas, al menos el 60 %, se manifieste a favor de la revocación.

Otra cuestión que llama la atención es la causal de nulidad de una elección que se prevé en el artículo 27°, inciso D, la cual señala que será nula una elección o un proceso de participación ciudadana en el que se acredite la existencia de violencia política de género. Esto podría ser polémico, pues no existe una definición clara sobre qué es violencia política de género, no al menos en la Constitución. En este aspecto el Tribunal Electoral ha definido de manera bastante vaga la violencia política de género como todas aquellas acciones u omisiones que se dirigen a una mujer por ser mujer, con el objeto o resultado de menoscabar o anular sus derechos político-electorales[ii].

Estas son sólo algunas pinceladas de lo que establece la Constitución en temas electorales, ahora el reto que tendrán las autoridades electorales, locales y federales será garantizar la efectiva aplicación y cumplimiento de los ideales ahí insertados, y lograr una armonización entre la Constitución de la Ciudad de México y la Federal.

 

@Eleccionesymas

 

 

[i] Artículos 1° y 2° transitorios del Decreto por el que se expide la Constitución de la Ciudad de México.

[ii] Juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano. SUP-JDC-1706/2016 y acumulados; Juicio para la protección de los derechos político-electorales del ciudadano. SUP-JDC-1773/2016 y acumulado; entre otros.

Close
Comentarios