Qué podemos saber de [email protected] a gobernador

El espacio público y la manera de hacer campañas cambiaron, y el uso de las tecnologías de la información no tiene reversa. Para bien y para mal, esto es, para enriquecer o empantanar el ambiente electoral se generará información.

Por: Fabiola Navarro (@fabbiolanavarro) y Arturo Espinosa (@aesupd)

Iniciaron las campañas electorales en Coahuila, Estado de México y Nayarit. Los 3 estados concentran 21 candidaturas a la gubernatura; hay 4 mujeres candidatas (19 % del total) y 17 hombres candidatos (81 % del total). En la elección de Nayarit no hay candidatas.

Participan 9 partidos políticos nacionales y 7 partidos locales. De estas 21 candidaturas a la gubernatura, 5 son postuladas por coaliciones (tres integradas por los partidos Revolucionario Institucional, Verde Ecologista de México y Nueva Alianza); 9 por partidos políticos en lo individual; el resto son candidaturas independientes. Un dato interesante: los partidos políticos locales -en todos los casos- suman sus fuerzas con los nacionales y contienden en coalición.

Un tercio de las candidaturas son de las llamadas “independientes”, es decir, sin respaldo de partidos políticos. De éstas, 6 son hombres y solo 1 es mujer. Estas candidaturas se reparten en las tres entidades federativas. En otra entrada de este blog revisaremos su anterior paso o no en la militancia de algún partido político.

La edad media de las y los candidatos es 53 años; la más joven es la candidata independiente del Estado de México que tiene 40 años, y el de mayor edad es el candidato de Morena en Coahuila que tiene 71 años. Sabemos que 15 han ocupado previamente cargos de elección popular, mientras que 6 nunca lo han hecho.

La información de las y los candidatos (sobre todo la profesional) en un contexto electoral es indispensable para que las y los electores puedan formarse una opinión y elegir a quién desean que les gobierne. En la llamada era de la información y la digitalización de las comunicaciones requerimos de más y mejor información. ¿Contamos con más y mejor información?

Ante este panorama, vale la pena conocer qué tan abiertos están las y los candidatos al escrutinio público, lo cual lo podemos inferir por diversos comportamientos.

A la fecha en que se escribe este texto, en el portal Tres de Tres únicamente se han difundido las declaraciones – patrimonial, fiscal y de intereses – de 5 candidaturas, cuatro son del Estado de México y una es de Coahuila.

¿Qué tan dispuestos están a interactuar con sus potenciales electores (as)? Lo sabremos en el desarrollo de las campañas. Desde ahora podemos ver que todas las candidatas y candidatos cuentan con redes sociales; las más populares son Twitter y Facebook; algunos cuentan con canal de Youtube y sólo una de ellas tiene cuenta de Instagram. La gran mayoría de las redes sociales se encuentran activas, lo que permitirá ver sus interacciones en estos medios.

Llama la atención que sólo 7 de las 21 candidaturas que venimos comentando cuentan con página web. El uso de páginas digitales personales podría ser un medio idóneo (alcanzable y económico) para que nos permitan conocer más sobre su persona, propuestas e ideas. Estos espacios, serían además, una fuente de información para los propios medios de comunicación.

Los espacios digitales no sustituyen las campañas de tierra ni de contacto directo con la gente de sus entidades, son solo -pero no es poco- un complemento de las mismas. No todas las personas cuentan con acceso a internet, además de que no todas las personas que sí lo tienen, están interesadas en las campañas electorales. Pero en contextos de mayor información y digitalización es necesario generar canales de difusión permanente de información para dar a conocer hechos y datos con mejor calidad.

El contexto hace pensar que durante las campañas electorales habrá más información con respecto de campañas del pasado, pero no necesariamente de mejor calidad. Escándalos, acusaciones y vinculaciones a hechos de corrupción ocuparan titulares y espacios de información, y ello no necesariamente, mejorará o ayudará al debate electoral. Lo que hace deseable que candidatas y candidatos usen todos los canales que estén a su alcance para hacer llegar sus mensajes a la ciudadanía.

El espacio público y la manera de hacer campañas cambiaron, y el uso de las tecnologías de la información no tiene reversa. Para bien y para mal, esto es, para enriquecer o empantanar el ambiente electoral se generará información. La información, los datos y las ideas en esta época deben ser las protagonistas de la campaña de quien aspire a una gubernatura. La información (verdadera y falsa) no se pueden parar, y hoy en día sabemos que las percepciones se vuelven convicciones, y que el electorado sí cambia a los partidos políticos de los gobiernos o se moviliza a partir de la información que hay en el ambiente, por ello, es indispensable que conozcamos y sepamos en palabras de quienes nos quieren gobernar quiénes son y qué ideas de gobierno tienen.

En el contexto relatado, deben hacerse las cosas diferente para conseguir resultados igualmente diferentes. En 1985, Norberto Bobbio afirmó en su célebre Estado, Gobierno y Sociedad: por una teoría general de la política: “hoy quien quiera tener un indicador de desarrollo democrático de un país, ya no debe considerar el número de las personas que tienen derecho al voto, sino el número de los lugares diferentes de los tradicionalmente políticos en los que se ejerce el derecho al voto” (p. 220). ¿Lo lograrán?

 

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios