Las mudanzas parlamentarias y la voluntad ciudadana

A pesar de lo que se mandate en las urnas, los legisladores aún pueden modificar a su gusto el equilibrio de fuerzas políticas en los órganos legislativos.

Por Rafael Cruz Vargas (@RafitaKroos) y Axel Reyna Mendoza (Axl_rai)

En los últimos meses algunos parlamentarios han optado por cambiar de grupo parlamentario, modificando de manera significativa el equilibrio de fuerzas políticas en los órganos legislativos. El caso más llamativo es el de Miguel Barbosa y ocho Senadores, quienes decidieron “mudarse” del PRD al PT, convirtiendo a este grupo parlamentario en la tercera fuerza política dentro del Senado. A nivel local sucedió un caso similar, pues en Tabasco 6 legisladores provenientes de distintos partidos políticos (PRI, MORENA, PVEM, PAN y MC) decidieron “mudarse” al grupo parlamentario del PRD.

Que fue lo que pasó? En noviembre de 2016, la Mesa Directiva del Congreso de Tabasco acordó la aprobación de diversos movimientos en los grupos parlamentarios, por los cuales diferentes legisladores decidieron abandonar sus respectivos grupos para sumarseal del PRD. Ello trajo como consecuencia una importante modificación en los equilibrios dentro del Congreso local, pues el PRD se hizo de la mayoría absoluta de parlamentarios.

Composición actual del Congreso.
PartidoLegisladoresPorcentaje
PRD19%54,28
PRI6%17,14
PAN1%2,85
PT1%2,85
MC1%2,85
PVEM5%14,28
MORENA2%5,71

Este asunto fue revisado por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, primero en la Sala Regional Xalapa (SX-JE-09/2015 y acumulados) y posteriormente por la Sala Superior (SUP-REC-95/2017). La Sala Xalapa revocó lo movimiento legislativos, pues consideró que con los cambios el PRD rebasaría el límite constitucional de sobre-representación, siendo que este umbral debe respetarse no sólo al momento de la asignación de diputaciones por representación proporcional, sino durante todo el ejercicio de la legislatura respectiva.

Por el contrario, la Sala Superior estimó que los movimientos legislativos debían prevalecer, pues en su concepto los escaños dentro del Congreso no pertenecen a los partidos políticos, sino a los ciudadanos electos (sin distinguir si es de mayoría relativa o plurinominal) y éstos están en libertad de unirse y separarse de los grupos parlamentarios como a ellos convenga, en ejercicio de su derecho de adscripción política.

El tema es relevante pues toca un aspecto toral de la construcción de nuestro sistema democrático, esto es la pluralidad política en la integración de los órganos legislativos y representatividad del voto de los ciudadanos. Durante la transición a la democracia, México pasó de ser un régimen de partido hegemónico a un sistema pluripartidista.

Para llegar a este punto, entre otras cosas, se adoptó un sistema “mixto” en la elección de miembros de los congresos (federal y locales), el cual comenzó con los llamados “diputados de partido” y de ahí transitó al sistema de representación proporcional como lo conocemos hoy en día.

Adicionalmente, se han adoptado diversas medidas para garantizar la integración plural de los órganos legislativos y que se refleje lo más fielmente la voluntad ciudadana. Entre ellas se eliminó la “cláusula de gobernabilidad”, que consistía en asegurar al partido que hubiere recibido una mayor votación la mayoría absoluta de las cámaras (el 50 más 1), a cambio se establecieron límites de sobre y subrepresentación, a partir de los cuales ningún partido político puede tener un número de curules que representen un porcentaje del Congreso que sea 8% mayor o menor a la votación que obtuvieron en las urnas.

Bajo estas premisas, actualmente los órganos legislativos se conforman a partir de la pluralidad que refleja la decisión ciudadana y cada uno de los legisladores que son electos se integran al grupo parlamentario del partido político que los postuló. Sin embargo, aparentemente la voluntad política esta por encima de la voluntad ciudadana, y a pesar de lo que se mandate en las urnas, los legisladores pueden modificar a su gusto el equilibrio de fuerzas políticas en los órganos legislativos.

Los casos señalados reflejan que pesa más la libertad de adscripción política de los legislativos, que la voluntad ciudadana expresada en las urnas, pues nos guste o no, México es un sistema preponderantemente de partidos políticos en el que los electores votan por una candidatura que implica una persona y un partido político, o acaso en Tabasco, ¿la ciudadanía decidió darle la mayoría absoluta del Congreso al PRD? O en el Senado ¿la ciudadanía quería que el PT se consagrara como la tercera fuerza política, asumiendo una posición fundamental para la construcción de consensos?

 

@Eleccionesymas

 

Fuentes:

Proceso electoral local ordinario 2014-2015. Resultados del cómputo final para la elección de diputados locales candidatos electos. Instituto Electoral y de Participación Ciudadana de Tabasco.

Sentencia de la Sala Superior del TEPJF en el SUP-REC-866/2015, sobre la asignación de diputaciones por RP en Tabasco. Disponible aquí.

Sentencia de 09 de marzo de 2017, de la Sala Regional del TEPJF correspondiente a la Tercera Circunscripción Plurinominal, con sede Xalapa, Veracruz, en el SX-JE-09/2015 y acumulados. Disponible aquí.

Sentencia de 11 de abril de 2017 de la Sala Superior del TEPJF, en el SUP-REC-95/2017. Disponible aquí.

Close
Comentarios