Participación política de las mujeres en 2018

Hace poco menos de un mes conmemoramos 64 años del reconocimiento del derecho al voto a la mujer en México. En un país en el que desde su independencia se han celebrado comicios, la demanda para que constitucionalmente se garantizara su derecho al sufragio ha sido larga y la historia no ha alcanzado a dar cuenta de manera plena de las complicaciones libradas por las mujeres para que se reconozca su voz a través del sufragio.

Que pudieran ser electoras en comicios federales fue sólo un eslabón en la complicada lucha que se libra hasta nuestros días, y que si bien ha logrado que la participación política de las mujeres tenga presencia en las boletas electorales y posteriormente de manera activa en órganos deliberativos, lo cierto es que falta mucho para que la igualdad sea una característica permanente en la vida política del país.

Gráfica 1 Porcentaje que representa la mujer en el Congreso de la Unión durante las tres últimas legislaturas

 

Fuente: elaboración propia con base en #MujeresPolíticas.

El Congreso de la Unión sirve para evidenciar el crecimiento de la participación de las mujeres en la vida política del país y ese patrón es similar en las legislaturas locales, especialmente desde 2014. Sin embargo, la participación de la mujer en dichos cuerpos colegiados aún no es suficientetal y como ocurre en otros espacios de representación popular y no electivos que en la práctica continúan reservados al género masculino.

A pesar de los importantes esfuerzos realizados tanto por autoridades administrativas como jurisdiccionales en materia electoral, la conformación de las autoridades municipales da cuenta de la desigualdad entre los géneros; de 2009 a 2017, pasamos de un 4.8 % de los ayuntamientos presididos por una mujer a un 14 %. Por otro lado, la titularidad de los ejecutivos federal y locales son muestra de la inequidad persistente en nuestro país a pesar de la evolución de las cuotas de género, ocurrida en marzo de 1993.

Gráfica 2 Gobernadores y gobernadoras en México entre 1987 y 2017

Fuente: elaboración propia con base en #MujeresPolíticas.

Los avances de la participación de las mujeres en la vida pública y política son palpables, el establecimiento de cuotas ha contribuido de manera importante; no obstante, falta que se logren los mismos resultados en espacios como: las secretarías de estado, órganos jurisdiccionales, administrativos y, hasta 2015, los institutos electorales locales, por mencionar algunos.

Para las #Elecciones2018 el escenario es complejo, más aún ante la existencia de criterios divergentes de las autoridades electorales que no definen de manera clara si la paridad de género es una obligación de los partidos políticos en el momento de postular candidaturas, un principio constitucional o un derecho. Ante este escenario, 2018 representa un reto mayúsculo para la materialización de la paridad de género.

¿Cuáles serán los retos sobre la participación política de las mujeres?

El aumento en la participación política de las mujeres en vinculación con la introducción de acciones afirmativas y cuotas de género no ha disminuido los episodios de violencia política de género; incluso, en procesos electorales previos, se ha observado la normalización de mensajes o propaganda que buscan menoscabar y disminuir la participación de la mujer por el simple hecho de ser mujer; como ejemplo de expresiones o acciones contenedoras de este tipo de violencia, que ha llegado a cobrar la vida de mujeres al ejercer sus derechos políticos. La omisión de las autoridades encargadas de prevenir, investigar y sancionar estos actos es una forma de expresión de violencia institucional y, en 2018, un importante reto será garantizar el despliegue de la participación de las mujeres en la contienda política sin limitaciones, claro está, que pongan en riesgo su integridad.

Por otro lado, existen grandes retos vinculados a la tensión existente entre la paridad de género con algunas figuras de reciente incorporación, tales como: la reelección a nivel local, la representación popular de la multiculturalidad mexicana o, inclusive, las candidaturas independientes.

Gráfica 3 Porcentaje que representa cada género del total de las y los aspirantes a candidaturas independientes a la Presidencia, Senadurías y Diputaciones Federales

 

Fuente: elaboración propia con información del Instituto Nacional Electoral.

Ante la poca claridad de la legislación en la materia sobre la forma de hacer convivir tales tensiones, corresponderá a las autoridades electorales encontrar soluciones a través de la reglamentación o de las sentencias que en su momento recaigan, pues inevitablemente se detonarán problemas con el potencial de incidir en la paridad de género.

2018 será definitorio para consolidar la participación política de las mujeres, el INE ha dado el primer paso al establecer criterios para garantizar que pasemos de paridad en la postulación de candidaturas a paridad en la integración de órganos legislativos y municipales. La meta debe ser lograr la igualdad de género sustantiva, necesaria para el rompimiento de los estereotipos existentes.

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios