Efectos colaterales de las coaliciones

La creación de coaliciones entre partidos rumbo a 2018 conllevan desde problemas para instituciones y autoridades hasta confusiones en el electorado.

El próximo 14 de diciembre vence el plazo para que los partidos políticos presenten al Instituto Nacional Electoral (INE) sus convenios de coalición. Considerando la concurrencia de las elecciones federales con 30 locales y más allá del análisis político sobre la existencia de una o más coaliciones y su tipo, creemos necesario enumerar algunas de las complicaciones que conlleva la figura para partidos políticos, autoridades electorales e incluso para ciudadanía en general que se encuentran inmersos en un sistema electoral híbrido, en el cual la diversidad de las normas locales y federales son caldo de cultivo para un conflicto electoral.

Tipos de coaliciones:

A nivel local es posible postular candidaturas comunes; es decir, que una candidatura en particular sea postulada por dos o más partidos.
Fuente: elaboración propia con base en la Ley General de Partidos Políticos.

 

Partidos políticos

Los retos que tendrán enfrente los institutos políticos en términos de organización respecto a las coaliciones electorales son muchos; sin embargo, consideramos que el más importante será que una coalición a nivel federal no implica necesariamente una coalición a nivel local, pues para que la misma se refleje a nivel federal y local es necesario que se firmen convenios en ambos ámbitos. Esto condiciona de manera determinante gran parte de las implicaciones que conllevan las coaliciones en todos los aspectos, tales como:

  1. Registro de candidaturas: los partidos políticos integrantes de una coalición deberán garantizar el cumplimiento de la paridad de género en la postulación de candidaturas por las coaliciones, por lo que la distribución de un número finito de candidaturas, para dos o más partidos resulta una labor que no queda exclusivamente dentro de lo político. Además a nivel local tendrán que considerar a aquellas candidaturas que podrán optar por la reelección.
  2. Distribución de gastos: el prorrateo de los gastos de una campaña electoral será un elemento que dificulte las obligaciones de los integrantes de las coaliciones, pues la distribución de gastos de una actividad que beneficie a más de una candidatura sólo podrá realizarse si se trata de candidatos y candidatas que se encuentren dentro del convenio de coalición, por lo que en caso de realizarse un evento en donde participe el candidato a la presidencia por la coalición junto a candidatos locales o federales no coaligados, la distribución de gastos será compleja.
  3. Propaganda electoral y acceso a radio y televisión: la problemática en este sentido es similar a la expresada en la distribución de gastos, pues no existe previsión que contemple que candidatos de un mismo partido —postulados por un lado en coalición y por otro de manera individual— aparezcan en una misma propaganda, tampoco la aparición en tiempos de radio y televisión de candidatos locales y federales en una misma pauta; por lo que este tema también deberá ser definido en su momento por las autoridades electorales.

Autoridades electorales

En el caso de las autoridades electorales, en particular del INE y los OPLE, los retos podrían sintetizarse en los mismos tópicos de aquellos de los partidos políticos desde la perspectiva de la autoridad; no obstante, existen asuntos que en su caso particular representarán un gran reto:

  1. Capacitación electoral: tal y como ocurrió en Coahuila, la existencia de coaliciones son una complejidad adicional a las ya existentes para la capacitación electoral, pues los capacitadores del INE encargados de instruir a los funcionarios de casilla deberán conocer de la existencia de coaliciones tanto a nivel federal como local para que a su vez lo transmitan a los ciudadanos encargados de recibir, clasificar y contar los votos y que lo apliquen correctamente el 1º de julio.
  2. Cómputo de votos: estrechamente vinculado con la capacitación electoral, quedará en los distintos organismos electorales (Locales, Distritales y Municipales) tener la capacidad de conducir un importante número de recuentos de votos ante probables errores en el llenado de las actas por los funcionarios de casilla y dar certeza sobre la votación del 1º de julio.
  3. Procedimientos sancionadores: las autoridades tendrán dificultades en el trámite y en particular en la individualización de las sanciones, lo que podría traer como consecuencia que actos prohibidos por la ley terminen sin sanción alguna.

Ciudadanía

En términos generales, la ciudadanía tendrá un importante reto al momento de ejercer su derecho al voto, pues en un sólo día elegirán a un gran número de cargos; lo que implica tener la capacidad de distinguir en cuales existe coalición y en cuales no, asunto se resolvería fácilmente si el electorado ejerciera su derecho al voto por sólo uno de los recuadros; sin embargo, lo cierto es que la cantidad de información a la que desde ya están expuestos podrían hacer que al marcar las boletas lo hagan sobre los recuadros de los partidos integrantes de alguna de las coaliciones sin que necesariamente ocurra para una elección en particular, lo que traería como consecuencia la nulidad de su voto.

En el análisis de las coaliciones, la competitividad electoral que surge a partir de ellas es sólo uno más de los aspectos a considerar. La organización de los actores para hacer frente a los efectos colaterales de las coaliciones es quizá uno de los puntos menos comentados en la opinión pública, pero sin lugar a duda importa y se suman a una larga lista de elementos novedosos de la elección de 2018 que plantean conflictos que, inevitablemente, afectará en la calidad de los comicios.

 

@Eleccionesymas

Close
Comentarios