Carlos Cruz

Cauce ciudadano

Perfil De la generación del 73, se define como autodidacta, educador popular y emprendedor social. También se describe socialmente como un pandillero constructor de paz Es socio fundador y Presidente de Cauce Ciudadano A. C., organización con 12 años de experiencia en trabajo con jóvenes Impulsa el trabajo con habilidades para la vida y generación de resiliencia, Seleccionado como FELLOW de ASHOKA Emprendedores Sociales en 2004 FUNDADOR de la Escuela latinoamericana para la actoría social juvenil con presencia en 7 países de America latina. Fundador de la Escuela de Habilidades para la Vida “Escuela del Futuro“ SEMILLA-DANONE Integrante del grupo promotor de la RED DE CULTURA DE PAZ Es coordinador nacional de la Red Contra el Crimen Organizado RETOÑO En el año 2011 fue premiado por su trabajo por el Continuty Forum realizado en Miami, Florida.

Ver Más

Uso social de bienes confiscados

  • Enrique Peña Nieto 2175 días para hacer la tarea: Principio de No repetición y uso social de bienes confiscados.
  • Nota del ciudadano: Buen trabajo en el reconocimiento del problema, limitantes en el principio de no repetición.

 

En el escenario nacional la violencia ha penetrado todos los núcleos de la vida pública. Durante mucho años la violencia fue considerada como una acción entre particulares, sin embargo, hoy se puede afirmar que ninguna violencia es privada, las violencias todas ellas son públicas, el daño que provoca la violencia del crimen organizado ha generado miles y miles de mexicanos y mexicanas afectadas.

Datos proporcionados por el Secretario de Gobernación en la sesión del Consejo de Nacional de Seguridad pública confirman los dichos de muchas OSC: el homicidio doloso por ejecuciones es la segunda causa de defunción en el territorio nacional, uno de cada tres hogares reporta haber tenido una víctima de violencia o delito, la extorsión creció 40 %, el delito de robo a transporte en carretera creció 100%, y contamos con una sobrepoblación carcelaria de más de 49,000 personas. Destaca que este sistema es todo menos un mecanismo de reinserción, a pesar del aumento al doble de los recursos en materia de seguridad. Los delitos se incrementaron de 2006 a 2011 al registrarse 10,6 millones en todo el país, el INEGI informa que ocho de cada diez delitos no se denuncia y tristemente solo uno de cada 100 se castiga.

El análisis de los datos es una buena calificación para quienes desde el actual Gobierno Federal intentarán cambiar las rutas para llegar a lo lógica pacífica. En el reconocimiento del problema hay una diferencia sustantiva con el anterior régimen invidente en México, sin embargo sumar a estos datos la lectura de la fragmentación de los grupos criminales como un solo ente es un error, dicha fragmentación ha implicado la presencia de los grupos criminales y su vinculación mafiosa a las estructuras del poder político, económico y un desgaste del tejido social; donde la falta de oportunidades y las expectativas de ingreso frente a la ola de consumo, corrupción e impunidad son el caldo de cultivo de la feudalización del crimen organizado.

Pareciera que dicho desgaste es una perversión de las derechas en el mundo, véase Paz Mafiosa Italiana  bajo el poder de la democracia cristiana de 1970 a 1978, donde la Cosa Nostra pacta con el gobierno la disminución de los homicidios a cambio de Paz para la ciudadanía y que sus negocios, bienes y operación quedaran intocables, o el caso Colombia con la Paz mafiosa instaurada desde “ LA CATEDRAL”, lujosa prisión ubicada en cercanías Antioquia República de Colombia, la prisión construida y dada en comodato por el gobierno del presidente César Gaviria Trujillo a Pablo Escobar para su entrega a la justicia a cambio de no aplicar el derecho internacional. Dichas experiencias terminaron siendo una vergüenza para ambas naciones, sin embargo para otras regiones se convirtió en un modelo de facto, el acuerdo y la paz mafiosa se hicieron presentes en muchas regiones del mundo y pasamos a la administración del crimen y no a su combate.

Los nuevos señores feudales que dividen hoy el territorio nacional no en cinco regiones, sino en muchas más (en algunos informes de gobierno federal se habla de mas de 60 carteles), no sólo son las estructuras operativas del crimen organizado, son también las estructuras políticas y económicas que les permiten sobrevivir. Esta vinculación es muestra de la penetración de los grupos criminales en la vida pública, es entonces la corrupción y la impunidad el gran pendiente, Procuradurías estatales y federal, así como el Poder Judicial son comparsa de la impunidad y la corrupción, en ocasiones por omisión y otras muchas por acción.

Aprender de las experiencias internacionales es uno de los pasos a la lógica pacífica de México. La reparación del daño a las víctimas, no sólo a las víctimas de petit comité, también a las que por su condición de pobreza exclusión y marginación no tienen los reflectores mediáticos para su atención, por lo tanto la acción sustantiva sí debe estar vinculada a una acción territorial de identificación de los familiares de víctimas.

Esta acción sustantiva de terreno, arremangándose las camisas y metiéndonos al lodo, es un principio simbólico y significativo que marcarían una diferencia total del régimen invidente pasado. Esta acción de territorio tiene que ser acompañada de limitaciones jurídicas y operativas en la acción financiera de los grupos criminales y su vinculación mafiosa. Sus bienes materiales, inmuebles y económicos en la actual estrategia no han sido tocados, de nada sirven las reformas si los señores feudales siguen contando con recursos económicos para su operación, y ejemplifico: “si salvas 10, contrato 20, si salvas 40 contrato 80, si salvas 80 contrato 200, y no entras más al barrio”, fue una frase que recibí de un jefe de equipo de un grupo criminal en la zona centro del país.

La lucha contra el lavado de dinero hasta ahora es una caricatura. Veamos el caso HSBC, banco que transita hoy como banco de sangre, pues el lavado de dinero en su sistema pagó las balas con las que miles de personas perdieron la vida. La multa impuesta es una caricatura y una burla para las víctimas, ellos los blanquearon, no perdieron de nuevo.

El desmantelamiento financiero es una oportunidad para que las familias de víctimas inocentes ejerzan los derechos y principios de reparación del daño y de no repetición. La implementación de “leyes de uso social de bienes confiscados”, como ejemplo el caso italiano, es la oportunidad para que el gobierno mexicano y los poderes Judicial y el poder Legislativo elaboren un reingeniería presupuestal, jurídica y de política pública. Contar con el uso social de los bienes confiscados es una gran oportunidad para que los contribuyentes no piensen que su dinero se sigue tirando en una lucha que nunca tendrá fin y, por último, el uso social de los bienes confiscados para la acción de atención a miles de adolescentes y jóvenes vinculados que quisieran desmovilizarse y no encuentran rutas de escape. Una ley de uso social de bienes confiscados rompería con la caricatura impuesta en la ley de extensión de dominio.

Se calcula que en el periodo 2000-2012,  46 mil 500 millones de dólares fueron blanqueados en México. Esta cantidad de recursos puede ser dividida en tres conjuntos: primer conjunto: divisas, joyas, piedras preciosas, arte, sementales ovinos, equinos; en un segundo conjunto: bodegas, fincas, viviendas, edificios, terrenos, hoteles, fabricas, y en un tercer conjunto: vehículos, sistemas de comunicación, armas.

Los tres conjuntos deben ser parte de una ley de usos social de bienes confiscados, donde el primer conjunto se utiliza para la reparación del daño y atención de las víctimas. Imaginemos los millones decomisados a los zetas en  caballos pura sangre donde un sólo caballo alcanzó el monto de un millón de dólares, recursos que pueden ser usados para atender a las víctimas de la masacre de migrantes en San Fernando.

El segundo conjunto para las acciones de prevención y desmantelamiento de la base social del crimen organizado. Imaginemos el uso social que pudo tener el plantío más grande de marihuana en Baja California, donde se calcula que un territorio de más de 100 campos de fútbol estaba acondicionado con todos los sistemas e infraestructura de riego, fertilización, sombra y cuidado de los plantíos, destaca que dicha infraestructura era similar a la de producción agrícola en Israel, este plantío pudo ser convertido en una gran escuela agrícola, en un viñedo, en una finca de producción de oliva, en una finca escuela para miles de jóvenes involucrados y que desean desmovilizarse de las redes del crimen organizado y que el Gobierno Mexicano no cuenta con los recursos para su reinserción.

Por último, el tercer conjunto. Recordemos las redes de telecomunicación de los zetas en toda la región de las Huasteca, dicha red de comunicación bien pudo ser usada por las fuerzas federales para combatir a los grupos criminales en la zona  y establecer mecanismos de protección a la población civil.

Sólo con el desmantelamiento de la base financiera, uso social del bien confiscado se alejará el fantasma de la PAZ MAFIOSA y pasaremos a un ejercicio que no sólo incluya en principio de reparación del daño a las víctimas, también el principio de no repetición y estaremos dando pasos a la lógica pacifica. MEMORIA JUSTICIA y VERDAD.

Related

Deja un comentario