Los hermanos Tsarnaev y la reforma migratoria

Si finalmente se confirma que los dos jóvenes de origen checheno y residentes legales en Estados Unidos fueron los responsables de los atentados en Boston, la reforma migratoria anunciada apenas unas horas antes podría estar en peligro. Después de todo, uno de los principales argumentos de quienes se han opuesto por principio a la reforma es precisamente la posibilidad de que alguien como los hermanos Tsarnaev aproveche el sistema legal de Estados unidos para ingresar al país a hacer daño, tal y como sucedió con los terroristas del 11 de septiembre.

Hasta donde sabemos, la familia de los Tsarnaev recibió asilo político hace una década, escapando de los horrores de Chechenia. Aparentemente, ya en Estados Unidos el hermano mayor se acercó al Islam. Uno de los tíos de los muchachos suplicó en una conferencia de prensa improvisada que no se culpe a la religión y describió a sus sobrinos como “perdedores”, una suerte de resentidos sociales. Insisto: esta es la información que se tiene hasta el momento en el que escribo esta entrada al blog, Pero creo que no cabe duda de que, de confirmarse plenamente, esta información caería como anillo al dedo a la narrativa anti reforma migratoria en Washington.

La clave, sin embargo, no serán los legisladores que se oponen a la iniciativa presentada hace unos días. Lo cierto es que su oposición era dogmática antes y ahora simplemente lo será todavía más. La clave para definir cuánto afectará lo sucedido en Boston a la posible reforma migratoria, será el rumbo que siga la opinión pública tras el horror.

Parte fundamental del éxito que se le auguraba a la iniciativa de reforma tenía que ver con el admirable cambio que ha mostrado la opinión pública en Estados Unidos en cuanto a la causa de los indocumentados. Por primera vez en la historia una mayoría apoyaba no sólo una reforma sino también un camino hacia la ciudadanía para los millones de indocumentados que aquí viven. Si las imágenes del caos presuntamente provocado por estos dos inmigrantes chechenos hace mella en ese respaldo mayoritario, los legisladores en Washington tendrán el pretexto perfecto para dilatar al infinito la aprobación de una reforma que, hasta hace apenas unas horas, parecía un hecho de verdad emocionante.

Cruel vuelta de tuerca del destino, carajo.

 

Deja un comentario