Miguel Cane

Ciudadano Cane

Perfil Escritor. Narrador. Periodista. Crítico de cine para Milenio Diario. En 15 años de carrera ininterrumpida ha entrevistado a numerosas personalidades del mundo del cine. Desde niño ha hecho radio, cine y TV. Autor de la novela "Todas las Fiestas de Mañana". A partir de 2007 reside en Gijón, Asturias. Lector voraz, cinéfilo devoto, excéntrico de tiempo completo. En twitter: @AliasCane

Ver Más

Cinco Libros para superar que no se acabó el Mundo

Me gustaría, si me lo permiten, llevarlos a un extraño viaje.

En esta ocasión hablaremos de lecturas, todas ellas completamente distintas entre sí, pero con dos elementos comunes: son obras de autores mexicanos aparecidas en el último semestre de 2012 y todas ellas me gustaron mucho, tanto como para recomendarlas ampliamente, a título personal.

Cinco novelas con temáticas de lo más variopintas: desde las aventuras de una semidiosa, hasta un periplo fantástico por el tiempo y el espacio en un lupanar misterioso; las voces narradoras son también muy distintas: desde una adolescente “dark” que se encuentra en una encrucijada en el sendero de su vida, hasta un joven angustiado que convierte su propia existencia en un auto de fe, con el fin de liberarse; un amoroso fantasma que observa la historia de México.

Aquí, las obras en cuestión.

 

La Torre y El Jardín – Alberto Chimal, @albertochimal (Océano)

La obra de Alberto Chimal (Toluca, 1970) es inclasificable; se rehúsa a ceñirse a un género determinado y eso lo ha llevado a convertirse en un narrador único. En su novela anterior, Los Esclavos (Almadía, 2009), presentaba dos historias interconectadas que exploraban un submundo sórdido y desolador; el del comercio y la esclavitud sexuales. Para su más reciente novela, misma que le tomó años confeccionar, con esmero de orfebre (cosa que se advierte en cada frase, donde el cuidado para seleccionar las palabras se percibe cuidadosamente), Alberto presenta a su personaje recurrente más famoso: Horacio Kustos, un explorador – por llamarlo de una manera – que nos lleva ahora a conocer un edificio singular en una ciudad imaginada. En él, Kustos y Francisco Molinar, un proctólogo aparentemente inocuo, vivirán una inquietante aventura que trasciende el tiempo y el espacio: los confines de “El brincadero”, como se conoce al fantástico establecimiento que alberga el edificio, conducen a reveladoras fantasías sexuales (y de muchas otras variedades) de un sinfín de personajes. Al centro de todo se encuentra la señora Isabel, un personaje hermoso y enigmático, que tiene la llave para todo el placer y el horror que el mundo creado por Alberto contiene a partes iguales. Al llegar al final, ni los protagonistas ni el lector serán los mismos.

Con un talento extraordinario, Alberto Chimal establece atmósferas y lugares que cautivan, que iluminan la oscuridad en la que se sitúan y nos lleva en una travesía que no es pintoresca: lo grotesco y lo bestial conviven con lo fascinante en estas páginas y se convierten en una novela imposible de abandonar, que exige nuestra atención y como una caja china, revela sorpresas a cada vuelta de página. Es no sólo uno de los mejores libros del año; sin duda es una novela que dejará huella en su década y en el futuro, será un objeto de culto, igual que las magníficas narraciones breves del autor. Una lectura inolvidable, e inescrutable.

 

Ojos llenos de sombra – Raquel Castro, @raxxie_ (SM)

Ganadora del premio Gran Angular de novela juvenil de este año, ésta es la historia de una joven mujer (apenas 18 años) que busca la manera de poner orden en su vida; en medio de circunstancias cotidianas que son irresistibles, reconocibles, y profundamente humanas. En el personaje de Atari (sí, ese es el nombre de nuestra protagonista), Raquel Castro (Ciudad de México, 1976) presenta una narradora viva y auténtica; un personaje complejo y rico en matices, que es la cara de una de las llamadas “tribus urbanas” más populares – e irónicamente desconocidas – de nuestra sociedad actual; los llamados “darks”. Criada en esta corriente cultural por sus hermanos mayores, Atari (sí, su nombre proviene de la legendaria consola de videojuegos) es la hija menor de padres inmaduros e irresponsables, aunque bien intencionados, y es una joven poco convencional; poseedora de una cultura musical exquisita – es concertista de clavecín, aunque ejerce como tecladista de la banda de rock-goth “El lado oscuro de la luna” – y una sensibilidad estremecedora, ha confrontado desde muy joven, situaciones que otras chicas desconocen; la muerte, la pérdida, el peligro, el triunfo y el desamor. Esto hace que mientras otras aún sueñen con el príncipe azul, ella viva en una (virtual) torre oscura, hasta que llega la oportunidad, impulsiva, de dar un giro de ciento ochenta grados, romper con los ciclos en los que ha estado presa por inercia. ¿Se atreverá?

Compacta, construida con un lenguaje experto, personajes bien delineados que en casos resultan entrañables y una estructura que no por su sencillez es simple, esta novela le hablará no solo a un público joven (que no tendrá problemas en leerla), si no a los adultos que se reconocerán en sus páginas; el amor con que está elaborada es evidente y eso la hace trascender, convertirse en una lectura que absorbe y que nutre, un libro importante, y sobre todo, la ocasión de descubrir una nueva y valiosa voz narrativa, que nos dará mucho más a futuro.

 

Heridas de Agua – Claudia Marcucetti, @MarcucettiClau (Suma de Letras)

Novela histórica con elementos fantásticos, la segunda novela de Claudia Marcucetti Pascoli (La Spezia, Italia) utiliza una estructura narrativa interesante (relatos eslabonados) para describir los acontecimientos imaginarios en torno a un edificio completamente real; el Molino de Santo Domingo, aún existente en Tacubaya. Esta construcción, de las primeras de su tipo en el continente, se erigió durante la época de la colonia, sobre las ruinas de un antiguo templo prehispánico, convirtiéndose así en sede y testigo de los secretos, los sueños y las vidas de quienes lo habitaron. En algún momento del siglo XIX, Gioconda Cattaneo, italiana de alma rebelde, y criterio independiente, se casa con un aristócrata y viaja a la Ciudad de México, misma que rebasa todas sus expectativas. Al poco de establecerse en el molino de Santo Domingo, Gioconda muere en circunstancias misteriosas y su fantasma permanece en el molino, como testigo intangible de los acontecimientos que dan forma al México moderno.

Que sea una novela de ágil lectura, de ningún modo significa que sea solo “ligera”; el trabajo de investigación realizado por la autora es notable, al igual que el detalle con el que reproduce las épocas que aborda. La mezcla de elementos fantásticos con la trama histórica y la saga familiar funcionan perfectamente para guiar al lector en un paseo que resuena aún después de terminarla, algo que ya había conseguido la autora con su primera novela, el ingenioso y altamente recomendable thriller psicológico Los Inválidos.

 

Fallas de Origen – Daniel Krauze, @DKrauze156 (Joaquín Mortiz)

Progresión natural de su primera novela, la perturbadora Cuervos (2007), esta obra de Daniel Krauze (Ciudad de México, 1982) demuestra no solo la madurez que ha ido adquiriendo como escritor; también es un texto brillante y doloroso, que no se espanta de llevar a su protagonista, Matías Lavalle, por un sendero autodestructivo, en pos de una redención que, aunque ansiada, tal vez no llegue nunca.

Haciendo un ejercicio de metaficción, Daniel presenta a Matías como el autor del libro antes mencionado, en un punto de inflexión en una vida que ha sido mayormente de privilegio.

Obligado a retornar de un autoexilio en Nueva York, donde procrastinaba para evitar pensar en la vida que dejó atrás, plena de cabos sueltos y amistades literalmente peligrosas, a causa de la repentina muerte de su padre, Matías decide romper con quien antes fuera y elabora un laberíntico plan de destrucción masiva (en niveles consciente y subconsciente) para lograrlo; de este modo sabotea a sus antiguos amigos, establece una relación sórdida y corruptora con una chica de su círculo de amistades mientras sale con otra, a la que aborrece, y escribe un libro (el que ostensiblemente leemos) como una última carta para jugarse. Pero Matías no cuenta conque el destino es, finalmente, caprichoso y socarrón y que le dará lo que desea, no sin antes propinarle una golpiza, literal y metafóricamente.

Daniel es un narrador sobrio, avezado, directo. La construcción de sus frases sirve para sus fines, no tiene desperdicio. Lo suyo es tomar al lector desde la primera frase y no permitirle que despegue los ojos de la página, misma que se sucede de otra aún más reveladora y cruda que la anterior. De hecho, ahí es donde reside la belleza de esta novela: en su crudeza, en la violencia de su entramado, en su elegante manera de sacudir la entretela del lector. Las últimas veinticinco páginas provocan una sensación de ansiedad, mas nunca de piedad. Es un Bonzo, se prende fuego y de sus cenizas emerge la posibilidad de un mundo nuevo; y demuestra que el oficio se ha trabajado; que Daniel ha aprendido bien una lección originalmente dada por Ian McEwan: La literatura se hace también con ganchos a la entraña, no sólo con literatura.

 

El Beso de la Liebre – Daniela Tarazona, @DTarazonav (Alfaguara)

No sería de extrañar que en su infancia, Daniela Tarazona (Ciudad de México, 1975) haya sido una ávida lectora de cómics. Y de mitología. Y de ciencia ficción. Esto ya se dejaba asomar en El animal sobre la piedra (2009), su extraordinaria novela debut. Ahora, en este libro delgadito y certero como una jabalina, la vasta inventiva de la autora se hace patente: la historia de las aventuras y desventuras – entrañables, siniestras, desaforadas y hasta místicas – de Hipólita Thompson es irresistible. Se trata de una novela kitsch y sublime (mezcla que no es en absoluto sencilla) que reúne elementos de la mitología pop (la inmortal Wonder Woman de DC Comics) y hasta del cinema (claras alusiones a Metropolis, de Langy el expresionismo alemán) y arma con ellos situaciones inolvidables, reflexivas, filosóficas, absurdas, conmovedoras e incluso, hilarantes, aunque siempre trascendentes.

Las escaramuzas de Hipólita, hija de un ser divino y su némesis, la enigmática Madame Nöel, son la estructura de estas viñetas que edifican el relato. La voz narradora es controlada, retruecanosa, deslumbrante. Completamente original, más allá de sus referencias, la novela funciona como una catarsis imaginativa para los temores de la postmodernidad; el mundo creado por Daniela es totalmente ficticio y no obstante, aplica al lector sus propias reglas, y éste, sin vacilar, se deja llevar. Y la recompensa es muy satisfactoria.

 

¡Que disfruten las noches de desvelo!

Deja un comentario