La Tlacuila

Códices Geek

Perfil Margarita Warnholtz Locht (la tlacuila) es etnóloga egresada de la ENAH. Trabajó muchos años con organizaciones indígenas en cuestiones de comunicación, entre otras, coordinó un proyecto de incorporación de organizaciones indígenas a internet a finales de los 90, proyecto con el cual se convirtió en fellow de Ashoka (red internacional de emprendedores sociales). En los últimos años se ha dedicado a difundir información de los pueblos indígenas en la prensa escrita, colaborando con diarios como Excélsior en 2006 y Milenio de 2007 a 2010.

Ver Más

Cruzada de despensas

En el viaje que hice al municipio de Mártir de Cuilapan, piloto de la Cruzada Nacional Contra el Hambre, (de la que comenté la semana pasada), pasé por Apango, la cabecera municipal, a hablar con las autoridades locales para conocer también su punto de vista y lo que estaban haciendo.

Me contaron que al ver que los funcionarios de diversas dependencias gubernamentales llegaban de manera desarticulada, a ofrecer cada quien algo diferente, decidieron tomar en sus manos la coordinación de la cruzada en el municipio y armaron un equipo técnico que lo primero que realizó fue un diagnóstico, comunidad por comunidad, para detectar las verdaderas necesidades de la población.

No encontré al presidente municipal, pero hablé con el secretario general de gobierno, César López Iglesias, y con Cristopher González Bonilla, coordinador del mencionado equipo. Según López Iglesias, la cruzada contra el hambre “no es un programa sino una estrategia que está implementando el gobierno federal para que en conjunto los gobiernos federal, estatal y municipal puedan hacer acuerdos que beneficien a la ciudadanía”, por lo que ellos están exponiendo las necesidades y carencias más importantes del municipio y dependerá del gobierno federal autorizarlas. Fue quien me informó de la creación del equipo “pues por la magnitud que representa, no quisimos quedarnos con los brazos cruzados y decir que el gobierno venga y haga lo que tiene que hacer, sino que quisimos enfocarnos en las carencias reales para que los beneficios sean de impacto permanente”.

Por su parte, Cristopher González me habló de la visión del municipio sobre la cruzada: “La cruzada tiene que ser algo que incluya producción de alimentos, proyectos productivos, acceso al agua, mejoramiento de servicios, y no la cruzada de despensas. La gente no quiere despensas, quiere trabajo. Por eso el municipio tomó la rectoría de la cruzada, para que no llegara tan desorganizada la intervención de las dependencias y para decirles: no es lo que tú traes, es lo que se necesita, con base en una planeación, en un diagnóstico”, dijo, y explicó que formaron comisiones de trabajo en las comunidades y están en permanente coordinación con ellas.

En cuanto a los avances de los programas, explicó que algunas obras ya se están realizando. En lo relativo a la educación, Cristopher afirmó que se van a invertir casi 64 millones de pesos en la rehabilitación de las primarias, que ya iniciaron las obras. Respecto a la salud, explicó que, por la presión que ejercieron ellos, la Secretaría de Salud envió 11 doctores y 15 enfermeras, pues “solamente querían pintar los centros de salud, pero nosotros les dijimos que hacían falta médicos, porque no entendemos la cruzada contra el hambre sin nutriólogos, sin ginecólogos por lo del índice de mortalidad materno infantil, o sin psicólogos, por el tema del alcoholismo”.

Me dijo también que se pagaron ya 20 millones de pesos en empleos temporales que fueron sugeridos por ellos, por ejemplo en reforestación y en la construcción de brechas contra incendios, y que en cuanto a proyectos productivos se tiene aprobada una cartera de casi 60 millones de pesos para artesanía, producción de palma, de sandía e invernaderos, entre otros, todos basados en lo que la gente sabe hacer y ha solicitado. Afirmó que el equipo técnico es el que ha elaborado los proyectos de acuerdo a las reglas de operación de cada programa, pues “las dependencias llegan con sus programas, con sus lógicas, sus requisitos, que muchas veces son inaccesibles para la gente, por ejemplo, hay que llenar los formatos en línea por Internet…”

Por último, Cristopher me comentó que el principal problema del municipio es la falta de agua, tanto potable como para uso agrícola y ganadero, por lo que ya solicitaron la revisión de las obras existentes que la mayoría no funciona o quedaron sin terminar, y que esperan que haya también una inversión importante en ese sentido.

Mártir de Cuilapan es un municipio ubicado a 35 kilómetros de Chilpancingo, que cuenta con 17 mil 702 habitantes distribuidos en 17 localidades. Según datos del INEGI, solamente 8 mil 351 personas cuentan con derechohabiencia, de los cuales 7,567 están adscritos al seguro popular. De 12 mil 337 habitantes mayores de 12 años, 3 mil 695 no tiene escolaridad, 7 mil 437 cuentan únicamente con primaria. De acuerdo a los índices de medición municipal de pobreza del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval), el 55.8% de la población se encuentra en situación de pobreza extrema y otro 30.9% está en situación de pobreza moderada.

 

 

Related

Deja un comentario