Marco Cancino

Danzón Politikón

Perfil Politólogo de profesión, dicharachero de nacimiento. Dirige Inteligencia Pública, organización dedicada a la promoción de la transparencia, la rendición de cuentas y de la mejora en la gestión pública. Tiene el mal hábito de jugar todo el tiempo con las palabras y pensar que México va a cambiar. Ha trabajado para los tres poderes de la Unión, la academia, la consultoría y la sociedad civil. Igual se mueve en bicicleta, que en metrobús o coche. Adora a su combi 74 y a su gato llamado Don Juan. También le encanta el Defe y en especial, la Condesa. Adicto a los lentes de pasta, la cafeína y las bebidas energetizantes. Empieza a practicar crossfit aunque con ello pierda su abultado abdomen. Mándale un correo a maquiavelo73@yahoo.com

Ver Más

Despetalando una florence

-          Y en otras noticiaaaassss, el caso de la francesa Florance Cassez da un nuevo giro. La Segunda Sala de la Suprema Corte de Justicia analizará el caso de Cassez quien fue sentenciada a 60 años de prisión por el delito de secuestro. Su abogado insiste en que el proceso que se le siguió está plagado de irregularidades, como el hecho de que no fue puesta de inmediato a disposición de las autoridades ministeriales y pudo acceder a asistencia consular por parte de la embajada de Francia una vez que fue aprendida por agentes de la extinta Agencia Federal de Investigación, la AFI que entonces dirigía el actual Secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna…

–          Pasando a los deportes, ¿cómo ven, que ya es noticia que las chivas ganen? Después de 13 derrotas al hilo, escuchó usted bien, 13 derrotas al hilo, por fin el llamado rebaño sagrado, que más bien estaba ya sangrando, gana su primer partido oficial…..

–          No manche joven, ya no se si reír o llorar.

–          ¿Por qué lo dice? ¿No me diga que le va a las chivitas que ya estaban mirando al precipicio?

–          ¿Cómo cree joven? Yo si se de fut.

–          A ver, ¿a qué equipo le va?

–          Pus al Aclante, ¿a quién más?

–          ¿En verdad? ¿le va a los hidropónicos?

–          Clarines.

–          ¿Entonces usted era el otro seguidor que decía que tenían? Porque el que ya conocía es un cuate mío que me debe una birria desde hace ya un año y que no diré su nombre pa no andarlo quemando por la vida.

–          ¿Y usté, a cuál le va? No me diga que al truzazul.

–          ¡Noooo! ¿Qué pasó? Si soy gente decente. Yo le voy a los Pumas.

–          Chiales joven, ¿y dice usted qué es decente? Esos andan re mal, ya hasta dan hueva.

–          Eso cree, deje nomás que agarren confianza y no sólo van a llegar a la liguilla, sino que la van a ganar.

–          Voy, voy, ¡asústame panteón!

–          Oiga, pero entonces, si no era por la tan ansiada victoria de los perros lanudos, entonces, ¿por qué se acongojó?

–          Pus por lo de la francesita esa, que sea de paso, está re guapita la condenada, como me la recetó el doc.

–          ¿Qué con ella?

–          Pues que ahora ya la quieren sacar de la cárcel.

–          Pues en eso andan.

–          ¿Pero no la habían ya refundido por secuestradora?

–          Pues eso dicen.

–          Pero mire joven, ahora resulta que la quieren sacar que porque los federales que la agarraron junto con sus compinches no sé que tarugadas hicieron o dejaron de hacer y que por eso, nomás por eso la quieren sacar.

–          Se le llama debido proceso.

–          ¿Debido qué chingaos?

–          Debido proceso.

–          ¿Y eso qué carajos es? ¿Es como inmunidá o qué carajos?

–          ¿Cómo se lo explico?

–          Pues despacito y en español, no me venga con lenguaje mamila.

–          Está bien. Se supone que México, además de pretender ser una democracia, también tiene o pretende tener un estado de derecho.

–          ¿No le digo? ¿qué es estado de derecho?

–          Pus que tienen existir leyes que deben ser respetadas, por todos, tanto por las autoridades, como por los propios ciudadanos y que su respeto, nos da certidumbre a todos, estabilidad y nos permite convivir. Y que esas leyes nos dicen lo que podemos y no podemos hacer los ciudadanos y lo que debe hacer la autoridad.

–          Ok, ¿pero qué tiene que ver la francesita con todo este rollo que me está echando?

–          Pues que resulta que también cuando se comete un delito, la autoridad debe de seguir un proceso para poderlo investigar y eventualmente castigar a los culpables y si no se sigue ese proceso, aunque la persona sea culpable, el proceso legal se vicia y entonces la persona puede salir libre.

–          ¡No maaaaa… joven! ¿Pero eso es una jalada, no? ¿Cómo que una persona aunque sea culpable la pueden dejar libre todo porque la autoridad la cagó?

–          Pues sí, eso puede y debe pasar. Creo que la autoridad debe ser la primera en cumplir y hacer cumplir las leyes. Imagínese que un día andan buscando a algún criminal y lo agarran a usted y lo inculpan y lo sentencian y lo meten preso.

–          ¿Por qué a mí?

–          Bueno, como ejemplo.

–          Ok.

–          Y luego, pues resulta que está usted en la cárcel pero nunca le siguieron un proceso como debe ser. No lo presentaron ante un ministerio público antes de 72 horas, no presentaron pruebas, es más, le dijeron ahorita vamos a donde lo agarramos y vamos a llevar a los periodistas para que filmen cómo nos lo apañamos. ¿Le parecería?

–          No, pus claro que no.

–          Pues resulta que todos, incluyendo los malandros, tienen derecho a que se les siga un proceso legal justo, como lo marca la ley, de lo contrario, el proceso se cae y el juez debe de desestimar las pruebas. Eso es estado de derecho.

–          ¿Como en la peli esa de presunto culpable?

–          Exacto.

–          Pus así si está más cañón. ¿Pero qué con la francesita? ¿qué pasó con ella? ¿no era parte de la banda de secuestradores? ¿tons, es o no es culpable? Tan guapa ella.

–          Pues eso no lo sé. Lo que argumenta su abogado es que al momento en que la AFI la detiene en donde vivía con su novio, no la llevaron en friega ante un ministerio público, ni le avisaron de inmediato al consulado francés, sino que llamaron a los periodistas para que grabaran el apañón. Y eso, significa que no cumplieron con el debido proceso.

–          Chiales.

–          Sí, chiales.

–          ¿Y entonces por eso podrían dejarla ir a mi güerita? Si no tiene a dónde ir, pus que me caiga en mi jaula, yo la recibiría con los brazos abiertos y con otras cositas más abiertas… jeje.

–          Pues sí. Justo es lo que discutirá la Suprema Corte en unos días. Analizarán si el hecho de que la autoridad no haya cumplido con el debido proceso es suficiente para que se le deje en libertad.

–          Pus ojalá y sirva todo este desmadrito pa que la autoridad escarmiente y entienda de una vez que debe hacer bien las cosas y no que se puede hacer lo que sus tompiates digan, ¿no?

–          Pues eso esperaría.

–          ¿Y no van a sancionar a los federales que armaron ese desmadrito?

–          Pues es lo que dice el PAN y el PRD, que castiguen a los que cometieron los errores, pero que no dejen libre a Cassez.

–          ¿Quién es Cassez?

–          La francesa.

–          ¿Así se llama?

–          Sí, Florence Cassez. ¿No escuchó?

–          No sabía. Qué bonito nombre. Imagínese, Florence Cassez de Godínez. ¿Suena bien, no?

–          No mame.

Deja un comentario