Marco Cancino

Danzón Politikón

Perfil Politólogo de profesión, dicharachero de nacimiento. Dirige Inteligencia Pública, organización dedicada a la promoción de la transparencia, la rendición de cuentas y de la mejora en la gestión pública. Tiene el mal hábito de jugar todo el tiempo con las palabras y pensar que México va a cambiar. Ha trabajado para los tres poderes de la Unión, la academia, la consultoría y la sociedad civil. Igual se mueve en bicicleta, que en metrobús o coche. Adora a su combi 74 y a su gato llamado Don Juan. También le encanta el Defe y en especial, la Condesa. Adicto a los lentes de pasta, la cafeína y las bebidas energetizantes. Empieza a practicar crossfit aunque con ello pierda su abultado abdomen. Mándale un correo a maquiavelo73@yahoo.com

Ver Más

Parquímetros ¿sí o no?

“¿Quiere lugar? ¿Quiere lugar?” Por lo general esa es la pregunta con la que te reciben los “viene-viene” que pululan por el corredor Roma-Condesa, señalándote al mismo tiempo dónde está el lugar que apartaron con una cubeta, ladrillo, caja, botella o cualquier cosa que tengan a la mano y después de que accedes a aceptar su ofrecimiento, de inmediato viene la información sobre la cooperación: “De a veinte pesitos, mi jefe; tiempo libre; estoy aquí hasta las dos de la mañana”. ¿Y las grúas, no se llevarán mi coche la grúa?, pregunto yo de manera ingenua. “Para nada mi jefe, ya los tenemos apalabrados”. Inclusive, en jueves o viernes, la cuota por estacionar tu coche en la vía pública llega a alcanzar hasta los cuarenta pesos, y todo, bajo la tolerancia de las autoridades delegacionales.

Sé que ya había platicado antes de este tema, pero lo vuelvo a mencionar arrancando este año nuevo aprovechando dos cosas muy importantes. La primera, que el mundo no se acabó el 21 de diciembre, que no está de más decirlo, coincidió con mi aniversario de bodas. La segunda, el próximo domingo 20 de enero, los residentes de las colonias que conforman el corredor Roma – Condesa (Roma Norte, Roma Sur, Hipódromo, Condesa e Hipódromo Condesa) tendremos que pronunciarnos a favor o en contra de la colocación de parquímetros en la zona. Por desgracia, lo tendremos que hacer con muy poca información por parte de las autoridades, ya que ésta ha sido escasa, caótica, incompleta y fugaz (más tardan en poner circulares pegadas en las paredes de los inmuebles, que pasa alguien y las quita, sin dar oportunidad a casi nadie de leerlas).

A manera de ayudar un poco a la reflexión sobre la medida, van algunas preguntas que podríamos hacernos los colonos antes de decidirnos:

¿La colocación de parquímetros es una medida de reordenamiento urbano o de recaudación o ambas? Si es una estrategia de recaudación, ¿se ha pensado incrementar los derechos por el uso de la banqueta a los establecimientos que lo hacen?

¿Quién eligió a la empresa EcoParq para ser la encargada de colocar los parquímetros y administrar los recursos, y a través de qué proceso se determinó que dicha empresa es la mejor opción y no otra?

¿Los vecinos deberemos pagar por poder estacionarnos en la vía pública de nuestra colonia? Si es así, ¿cuánto deberemos pagar por vehículo? Si no, ¿cuántos vehículos por casa/habitación pueden quedar exentos del pago? ¿Qué requisitos deben cumplirse y cómo deberá hacerse el trámite para obtener dicha exención? ¿El trámite podrá realizarse con facilidad o se creará toda una estructura de coyotes/vividores que “facilitarán” los trámites y con ello se abrirán espacios a la corrupción? ¿Cómo se evitará la venta ilegal de tarjetones de residentes?

¿Qué horarios serán en los que funcionarán los parquímetros? ¿Se pueden extender éstos? Debemos recordar que justo en el corredor Roma-Condesa, la demanda de los espacios de estacionamiento en la vía pública también es por la noche, en especial de miércoles a sábado.

¿Cómo se repartirán los recursos derivados del uso de los parquímetros?

¿Cómo se determinará en qué usarán los recursos generados por los parquímetros?

¿Qué se hará con los “viene-viene” y los valet parking de la zona? ¿Cómo se resolverá el uso de los espacios para estacionarse que deben de tener los restaurantes, cafés, bares y oficinas que están en la zona y que actualmente resuelven con los valet parkings que se apropian de la calle?

¿Se ha pensado la creación de un defensor de los usuarios de los espacios de estacionamiento en caso de abuso de la empresa, como un “ombudsman”?

Si el servicio brindado por EcoParq es deficiente, ¿Cómo se revocará el contrato con dicha empresa y en qué condiciones financieras se hará?

¿Cuál es el nombre del funcionario o los funcionarios de la Delegación Cuauhtémoc directamente responsables del proyecto?

Por lo pronto, con más preguntas que respuestas, espero que la mayoría de los colonos del corredor Roma-Condesa asistan a votar. Acá les dejo la página electrónica de la empresa EcoParq para que puedan consultar la información al respecto.

Por cierto, se me olvidaba, ¡Feliz año!

Deja un comentario