Maricela Rosales

De amor y otras hierbas

Perfil Maricela Rosales Camacho es Licenciada en Publicidad, visionaria de la vida a través de la sonrisa, esperando siempre ver el lado del cuál masca la iguana, una chica con suerte, escritora de historias románticas desde un punto de vista humorístico y cruel, del amor hacia la vida y lo cotidiano. Personaje principal del cual siempre se burla, ella misma. En proceso siempre de morfosis y fotosíntesis. Convive con sus amigos imaginarios a cada paso. Síguela en Twitter: @maricelarosales

Ver Más

CtrolAltEsc

 

Levantarse, preparar el café. Presionar el botón de encendido de la computadora. Sacar los anteojos del estuche. Desplegar las patitas hacia los dos extremos. Dejarlos descansar sobre mis orejas.

Mirar el humo que emana de mi taza. Una cucharada de azúcar blanca que comienza a perder su identidad adquiriendo un color marrón. Girar hacia los lados sobre las ruedas que sostienen mi silla. CtrolAltEsc mi contraseña.

 

El mundo es un lugar muy cruel y eso es algo que tendremos que aprender. La parte cruel es que no para nunca, para nadie. Nuestra poderosa o frágil capacidad de retener cosas hace que los recuerdos sean para siempre, o instantes efímeros; una tardecita que nos tomó por asalto la pizza gratis de Domino´s, el vino malo, el hombre inconsolablemente triste en el bar donde escuchamos a Led Zeppelin en versión jazz, el camino equivocado, la sábana colgada en el balcón, la tina tibia, las tres horas de sueño, los Beatles, la luz insoportable colándose por la ventana, su constante conexión, mi inhóspita desconexión, la bicicleta en la bajada, Peña Nieto será nuestro presidente, el ceviche, las fotos de unos padres tristes velando a su hijo, la pintura que no dejó que le regalara, la caída en medio de la calle, las ganas sórdidas que me invaden, la nostalgia por sorpresa, el abrazo eterno, incansable, siempre el abrazo… y las posibles cosas que se pongan en nuestro camino.

En nuestro constante presente a menudo nos preguntamos como hubiera sido si… de tal pregunta no podemos extraer nada que no sea lamentos y tristezas. La mayoría somos conscientes que cambiar, que arriesgar, que decidirse, requiere un esfuerzo personal y colectivo, quizás, para el que no estamos preparados.

Estamos a una semana de tener un nuevo presidente.

Si ¡wow! Tendremos nuevo presidente, nuevos encargados de nuestro sistema político, jurídico y social. ¡wow!

Hoy la sociedad está más apática, más incrédula y no sé si más resignada, pero si furiosa.

Y ¿yo? Yo, quizás me siento como Gandhi y al instante como Stalin, quizás me estoy “autopsicopateando” también puede ser, quizás tengo muchas ganas y no muchas al instante de pensar positivo, quizás estoy desvariando y me importa un huevo (quizás el único que queda en el refri). Quizás he estado viendo muchas películas gringas de vampiros y amor y mierda. Muchas sí, gringas también, de mierda también, quizás deba ver algo iraní, algo coreano… si, no…

 

A menudo escuchamos que debemos tener paciencia para que pasen cosas buenas.

Quizás la casualidad y hasta la causalidad nos presenten, alguna que otra vez, frente a estas circunstancias, sin embargo si no hay empeño, dedicación, disciplina, proyectos y mucho coraje es casi seguro que esas cosas buenas le lleguen al de al lado, o al de enfrente.

Si quieres que algo bueno te llegue, tienes que desearlo, buscarlo, prepararte para recibirlo, controlar tu ansiedad y lo mejor, disfrutar cuando te llegue…

Así como diría el maestro Joaquín Sabina “Esperemos que nuestro nuevo presidente siga leyendo tanto como hasta ahora”.

Estoy a punto de darle CtrlAltEsc a mi lap con lágrima de Remy, pero no, mejor los dejo con esta extracción maravillosa de mi película favorita:

 

…Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande, y eso que las he tenido de muchas clases. Sí. Podría unir mi vida uniendo casualidades. La primera y la más importante fue la peor…

…Cuando hace frío la mayoría de las cosas van más deprisa o llegan antes, me refiero a las casualidades. Me encanta que haga frío…

…Sentí que algo conocido se había metido dentro de lo desconocido, había llegado al fin de algún sitio. Tuve un pálpito, fue el primero de muchos…

…La casualidad que estábamos esperando…

…Estar enamorada no es fácil. No basta con desearlo, hay que oírlo…

…¿Tú conoces algo que dure siempre?…

…Es bueno que las vidas tengan varios círculos. Pero la mía, mi vida, sólo ha dado la vuelta una vez y no del todo. Falta lo más importante. He escrito tantas veces su nombre dentro. Y aquí, ahora mismo, no puedo cerrar nada. Estoy solo…

…Esta noche te espero en mi cuarto, salta por la ventana. ¡Valiente!…

LOS AMANTES DEL CÍRCULO POLAR

 

Ya se dieron cuenta que soy experta en cambiar de tema ¿no?

Hasta la próxima, ya con nuevo presidente. ¡Wow!

Related

Deja un comentario