Maricela Rosales

De amor y otras hierbas

Perfil Maricela Rosales Camacho es Licenciada en Publicidad, visionaria de la vida a través de la sonrisa, esperando siempre ver el lado del cuál masca la iguana, una chica con suerte, escritora de historias románticas desde un punto de vista humorístico y cruel, del amor hacia la vida y lo cotidiano. Personaje principal del cual siempre se burla, ella misma. En proceso siempre de morfosis y fotosíntesis. Convive con sus amigos imaginarios a cada paso. Síguela en Twitter: @maricelarosales

Ver Más

Saving ¿what?

La semana pasada, mientras caminaba por el mundo de las necesidades y saltaba, fui notando muchas cosas.

- Para esquivar las grietas que hay en las banquetas de la Ciudad de México necesito piernas largas, muy largas.
- Para evadir los olores de los cientos de puestos de fritangas necesito operarme la nariz, porque dicen que pierdes el olfato y además de paso mejoraría mi fisonomía.
- Para evadirme de escuchar los cláxones de los congestionamientos viales necesito tímpanos no perforados.
- Para hablar necesito voz. Bueno eso es muy obvio.
- Para llorar basta leerme la sección principal de un periódico o las columnas de crítica política.
- Para levantarme necesito caerme.

Y ser salvada, sí señores, porque yo vivo en México y México necesita ser salvado y ser salvado no por cualquiera, no.

Redundante sería ponerme a enumerar los diversos problemas que enfrenta nuestro país, desde corrupción hasta poder evitar ser el número uno en obesidad mundial.

Si yo quisiera ser salvada de un asalto por ejemplo (que ya llevo tres en mi corta vida), o de un secuestro, o de alguna triquiñuela de corrupción en cualquiera de sus modalidades… los candidatos para salvarme no serían ni Batman, ni Superman, ni el  Hombre Araña.

Según la revista “TIME”, cuya polémica portada titulada “Salvando a México” y cuya foto de nuestro presidente Enrique Peña Nieto la ilustra, y que saldrá el 28 de febrero, el héroe de nuestra película sería más del estilo del Guasón, sin olvidar que también competiría el Dr. Hielo, Lex Luthor y creo que la cereza del pastel sería el Sr. Magneto, tan cálido como  el Dr. Hielo. ¡Santa Madre de Dios!

Ja Ja Ja, que risa que me da.
Je Je Je, no me puedo detener.
Ji Ji Ji, no me paro de reír.
Jo Jo Jo,
Y ¡Ju Ju Ju Ju Jú…!

Me preocupa, altera, fastidia la idea de ser salvada por el Sr. Peña Nieto, que en lo que va de su gobierno sólo me ha dado incertidumbre sobre las maniobras y políticas adoptadas. Quizá es mera publicidad, cosa que se le da bien al equipo del presidente, pero… ¡auxilio! La publicidad nos está comiendo el cerebro, el tiempo, los ojos, los oídos, las sonrisas.

Tu pesadilla,
tu miedo,
tu terror,
tu persecución,
tu búsqueda,
tu idea,
tu manera,
tu forma,
tu mala palabra,
tu ignorancia
tu fealdad,
tu parte responsable,
tu asalto a mano armada,
tu ojo morado,
tu mano rasguñada,
tu manifestación,
tu inconformidad,
tu café frío,
tu puré sin huevos,
tu película pirata,
tu otro idioma,
tu choque,
y tu víctima.

Eres tú y sólo tú puedes salvar a México y si estás esperando y si te conformas con que un señor con banda presidencial esté trabajando para salvarte, debo decirte que estás jodido… y bien jodido.

Y si crees que adultamente quejándote a través de tu red social favorita y haciendo comentarios irónicos todo el tiempo creyendo que el mundo está en contra de ti salvarás a México, tampoco creo que sea suficiente.

Lo que pasa es que muchos de nosotros nos hemos pasado al lado de los que sólo preguntan ¿por qué?” en lugar de “¿por qué no?”.

Y de ahí radica nuestro sedentarismo y nuestra indiferencia ante los problemas de nuestro país. Y este post tampoco va a cambiar en nada tu percepción del entorno, ni va a salvar a nadie, pero ante esta mofa infinita del “Saving México” mejor nos preguntamos unos a otros, si somos congruentes sobre lo que queremos, lo que hacemos en pro de nuestro país y lo diferente que resulta.

Caminar mucho impulsivamente sin saber bien para qué lado, pero sabiendo bien para qué lado NO. Saber que se necesita pensar y cumplir con nuestras obligaciones y responsabilidades.

Es difícil querer sentir satisfacción, pero oler a fracaso. Dar pasitos chicos y conformarse. No conformarse realmente. Ser, quizás, un tanto cruel con uno mismo.

No es divertido cuando nuestra indecisión, metas no cumplidas, mediocridad, incertidumbre, nuestra propia corrupción, desgano, inseguridad y excusas nos auto-sabotean en nuestra lucha por lograr una mejor vida y un mejor país.

Houston, we have a problem. A real one.

Por cierto este fue el meme que a mí más me hizo reír. ¡Hasta la próxima amiguitos!

saving méxico

 

@maricelarosales

 

 

 

Related

Deja un comentario