Asamblea Nacional Ciudadana

El blog de ANCA

Perfil La Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA) es la forma que asumimos diversos grupos que en 2009 promovimos el voto nulo en México. Somos un movimiento abierto, plural, apartidista, horizontal, deliberativo e independiente.

Ver Más

¿Por qué los votamos?

Por: Linda Flores*

- A   JV.

En medio de la violencia y la hambruna que se viven en Chihuahua; los discursos, las acciones y los gestos con que han respondido los gobiernos a nivel municipal, estatal y federal, hacen patente la naturaleza de nuestro régimen político.

El 30 de enero se cumplieron dos años de la masacre en Villas de Salvárcar donde le arrebataron la vida a quince jóvenes; dos años después las autoridades responsables no han aceptado las recomendaciones emitidas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (Recomendaciones 50/2011 y 49/2011). Once meses más tarde de lo ocurrido en Villas de Salvárcar, Maricela Escobedo fue víctima de feminicidio; tras su muerte, de nuevo, surgieron recomendaciones en el tema de Derechos Humanos. En los primeros días del 2011 asesinaron a la activista y poeta, Susana Chávez; en marzo se creó la comisión para investigar los asesinatos de los hermanos Salazar. Después, asesinaron al activista sonorense Nepomuceno Moreno. Para cerrar el año, la activista Norma Andrade fue atacada en Ciudad Juárez, y como medida para salvaguardar su vida, ella y su familia salieron de la ciudad fronteriza para radicar en la ciudad de México. De nuevo este fin de semana ella fue víctima de otro atentado que puso en riesgo su vida. Duró 3 días hospitalizada, pero se salvó.

Paradójicamente esta semana el presidente Felipe Calderón, en un evento con la CNDH, afirmó que se está trabajando para proteger los Derechos Humanos y que su gobierno está haciendo un buen trabajo en la lucha contra el crimen organizado. Este discurso es incompatible con la realidad que observamos: Lo ocurrido a Norma Andrade, aunado a la masacre ocurrida este sábado, donde asesinaron a nueve personas en un bar en la ciudad de Chihuahua, nos hace entender que las estrategias de seguridad para salvaguardar la vida y la integridad de la ciudadanía no están cumpliendo con su función ya que la violencia generalizada no disminuye. Se puede culpar al narcotráfico de esta violencia pero se tendría que responsabilizar también al gobierno por las estrategias que ha implementado para combatir al crimen organizado, sin olvidar su poca responsabilidad para proteger a víctimas como Maricela Escobedo, Norma Andrade, y la señora Lourdes Hernández, quien, al igual que muchas otras personas que tienen un familiar desaparecido, constantemente recibe amenazas de muerte.

En otro asunto vital en Chihuahua, la hambruna en la Sierra Tarahumara, también hemos sido testigos del desfase entre la naturaleza del problema, y la manera en que el gobierno local lo ha enfrentado. Durante décadas, la política asistencial ha ignorado, por sistema, el fondo social, económico y político del empobrecimiento de la zona. Tras la conmoción por la noticia sobre los suicidios en la sierra, el gobierno los desmintió, apelando a su conocimiento de la idiosincrasia rarámuri, la cual lo autorizaba a negar la existencia del suicidio entre ellos – y esto por parte de un gobernador que constantemente se refiere a la “raza” indígena, con todas las connotaciones discriminatorias de la palabra.

El 31 de enero se presentó el proyecto gubernamental Chihuahua con Vida. Su objetivo es brindar apoyo alimentario a las personas que viven en la Sierra Tarahumara y otras comunidades rurales. En la presentación había dos mujeres en el presídium. Una era Bertha de Duarte, la directora del DIF estatal –ritualmente designada al puesto por ser la esposa del gobernador. La otra era la Rosalba Loya García, una mujer rarámuri. Ella le dijo al gobernador que no esperara más que su gratitud por el apoyo que les pueden brindar. Le dijo que a él no le gustaba que le dijeran que los indígenas tienen hambre, y que a ellos no les gustaba que sus hijos tuvieran hambre. Dejó claro que esperaba que los apoyos no se quedaran en manos de personas a quienes no les correspondían. Señaló que el narcotráfico es la única economía y alternativa para sobrevivir.

La estrategia gubernamental, en respuesta a dicha situación, incluye acciones de mediano y largo plazo para fomentar la creación de fuentes de trabajo con el otorgamiento de microcréditos, apertura de caminos, inversiones en minería, ampliación en infraestructura de salud y asistencia médica.

En los próximos meses veremos a qué va dirigido el proyecto de las inversiones en la minería, cómo éstas van a beneficiar a la población local – especialmente la indígena – y cómo se va a garantizar que no se haga un mayor daño ecológico en la región serrana. Habrá que vigilar que esta vez sí se contraten especialistas para ello, y no gente cuyo único interés es escalar en la política partidista y la administración pública.

Por último: una semana antes de la presentación del proyecto Chihuahua con Vida, en el mismo recinto, se hizo una comida para las mujeres que asistieron al Foro Internacional Suma sobre el empoderamiento de las mujeres. El menú – con medallones de carne de res y vino tinto – pareciera decir que no hay ganado muerto ni austeridad en Chihuahua. Tras la comida, en el Centro de Convenciones de Chihuahua, el presidente municipal Marco Adán Quezada, con su discurso de clausura – que celebraba lo buena política que es su esposa, y lo bueno que puede ser el modelo de familia tradicional – pareciera contradecir tanto la esencia del Foro que se conmemoraba como la realidad chihuahuense.

El mismo personaje, en una entrevista de radio una semana antes, dijo que en la ciudad había dos asentamientos de indígenas, lo cual parece increíble, siendo que apenas el año pasado su gobierno sostuvo mesas de diálogo con los ocho asentamientos rarámuri de la ciudad.

Hay una hiriente discrepancia entre los datos, sensibilidades, enfoques y estrategias necesarias para resolver los problemas que más nos importan; y la manera irreal, desapegada y desinformada en que los gobiernos los abordan. ¿Qué debemos concluir de todo esto? Y sobre todo, ¿por qué votamos por ellos?

 “…los malos roban a los buenos y los matan…los malos viven mucho, prolongan sus ombligos por kilómetros y empapelan sus mansiones con las leyes que ellos y sus satélites fabrican para su eterna protección.” – Nelli Campobello

* Linda Flores es antropóloga social, profesora universitaria e investigadora de archivos históricos. Acompaña solidariamente a mujeres en situación de violencia. Fundó el grupo Diálogo y Acción Ciudadana

Deja un comentario