Asamblea Nacional Ciudadana

El blog de ANCA

Perfil La Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA) es la forma que asumimos diversos grupos que en 2009 promovimos el voto nulo en México. Somos un movimiento abierto, plural, apartidista, horizontal, deliberativo e independiente.

Ver Más

Guadalajara Ocupa Chapu

 

Por: Marion Michelle Fryer Esqueda* (@MarionFryer)

 

El mundo ha levantado los brazos. Después de años de aparente letargo, a lo largo y ancho del planeta mujeres y hombres de todas las edades han hecho gala de creatividad, de organización y de voluntad para construir una realidad mejor, una donde haya cabida para las más diversas expresiones.

La Asamblea Popular Jalisco (APJ) surge haciendo eco a este contexto global de movimientos sociales que reivindican la participación en todos los ámbitos en que tenemos derecho a decidir y en que históricamente se nos ha negado (política, economía, cultura, medio ambiente…).

La APJ ha buscado conformarse como un mecanismo de participación horizontal; una forma alterna a la política prescrita, mediante la cual los ciudadanos recobramos el poder de decisión y de acción sobre lo público, sobre lo que nos concierne y afecta a todos. Buscamos ejercer la política de manera real; romper con la idea de que es tarea exclusiva de una élite intocable, clasificada en colores y partidos.

 

Como todo proceso organizativo que inicia, ha tenido que resolver incógnitas y sortear retos conforme avanza, aprendiendo de manera colectiva. Una de las interrogantes que surgió fue: ¿Cómo aprovechar el aprendizaje de movimientos similares que se han desarrollado en otras latitudes (Indignados en España y Occupy en Estados Unidos) sin perder de vista las particularidades nacionales, regionales y locales que nos atañen?

Teniendo lo anterior en mente, la APJ consensuó sumarse a la convocatoria mundial del 15-E (15 de enero 2012) a tomar las calles, dándole un significado local. La APJ convocó a la movilización “Carnaval por la Conciencia” y  a la acampada “Ocupa Chapu” con la consigna “Ni una lucha aislada más”. Se reafirmó la solidaridad con los movimientos alrededor del planeta  y  se propició un foro para las diferentes agrupaciones civiles en la ciudad, para transmitir y propagar su información, así como para crear conciencia sobre la realidad social que vivimos los jaliscienses. (Clic aquí para información más detallada sobre las actividades mencionadas y el caminar de la APJ)

¿Por qué Av. Chapultepec?, se preguntaban muchos de los que veían la Acampada.  La respuesta está en la división histórico-social de la ciudad de Guadalajara en oriente y poniente. La zona poniente de la ciudad ha congregado a las colonias más pudientes, los mejores servicios públicos, zonas financieras, hoteles y centros comerciales de lujo. La zona oriente representa la parte empobrecida de la ciudad, los barrios populares, las zonas conflictivas y el mobiliario urbano descuidado. Las protestas sociales en nuestra ciudad generalmente se plantan en la explanada principal del centro histórico, como parte ya del paisaje citadino. Pareciera que para las esferas del poder, mientras no afecten las zonas nice, la protesta social es sólo un punto más con el cual lidiar en sus agendas.

Tomar el camellón de la Avenida Chapultepec (en la zona poniente de la ciudad) fue una manera de transgredir el orden de lo establecido; de llevar la protesta a una de las zonas de mayor “orgullo” de la ciudad. Fue una forma de decir “hagamos visible lo que nos rehusamos a ver”.

 

 

Así, durante 3 semanas, ciudadanos de diversas edades y contextos ocupamos el Camellón de Avenida Chapultepec. Con la colaboración de todas y todos se llevaron a cabo talleres, charlas, conferencias, actividades culturales de la más diversa índole: cultivos urbanos y autonomía alimentaria, derechos de los animales, jornadas para niños, conciertos colectivos dominicales, ponencias por especialistas, asambleas y mesas de trabajo.

 

 

El fin último de ocupar Avenida Chapultepec no fue la acampada en sí, ni prolongarla indefinidamente, sino establecer un espacio de convergencia como  prueba de que podemos crear comunidad y que la ciudadanía unida y organizada puede generar soluciones a los tan diversos problemas que nos aquejan. Sólo las soluciones creadas desde abajo, plurales, tomando en cuenta todas las voces de quienes son afectados, pueden brindar respuestas reales; no más “políticas públicas” huecas, incongruentes, basadas en el lucro y beneficio personal, totalmente ajenas a la ciudadanía.

 

¿Y cuáles son sus peticiones al gobierno?, preguntaban algunos transeúntes. No pedimos al gobierno, ni esperamos que nos resuelvan un pliego petitorio: apelamos a la ciudadanía, al diálogo y al trabajo codo a codo. Como dicen: “De la protesta a la propuesta”. La complejidad de la realidad amerita enfrentarla de lleno y transformarla. “La historia es más linda vivirla que leerla” dicen los compañeros españoles.

Ha sido un proceso profundo en el que hemos ido aprendiendo sobre la marcha. Hemos reconocido que hablar y escuchar son importantes en la misma medida. Que el consenso significa cooperar y practicar la empatía en todas nuestras acciones y reflexiones. Que no hay recetas perfectas ni verdades absolutas, sino que la realidad la edificamos con los conocimientos y voluntades de todas y todos.

 

A cuatro semanas del levantamiento de la acampada, el trabajo continúa firme. Es menester ahora evaluar, profundizar y condensar las acciones emprendidas durante la acampada. La praxis consciente se concreta a través de las mesas de trabajo temáticas (Economía, Política, Medio Ambiente, Sociedad y Cultura) y las decisiones colectivas se toman durante las Asambleas Generales. Las mesas de trabajo y las Asambleas se llevan a cabo los sábados en el Andador Escorza en la Ciudad de Guadalajara (Mesas de trabajo inician a las 16:00 y Asambleas a las 17:00). La participación en ambas actividades es totalmente libre e incluyente.

El mundo ha levantado los brazos, porque mantenerlos abajo es más costoso que alzarlos. El mundo despierta, ha recobrado la fe en el ser humano y la fuerza en la ciudadanía. Jalisco no es la excepción. El camino es largo, sinuoso y complejo, mas los oídos están cada vez más atentos, los ojos más abiertos y las voces más claras. Como auguró Benedetti “Lento pero viene”. Los ciudadanos unidos creamos ese mejor futuro para todas y todos que lento, pero seguro, viene.

 

* Marion Michelle Fryer Esqueda es economista de formación por la Universidad de Guadalajara. Participante en la Asamblea Popular Jalisco. Creyente en el poder popular.

 

Related

Deja un comentario