Asamblea Nacional Ciudadana

El blog de ANCA

Perfil La Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA) es la forma que asumimos diversos grupos que en 2009 promovimos el voto nulo en México. Somos un movimiento abierto, plural, apartidista, horizontal, deliberativo e independiente.

Ver Más

La Mera Elección, Parte 2: Reforma Laboral

Dentro del ejercicio de consulta ciudadana por internet www.lameraeleccion.mx, que fue bastante exitoso (ver nuestro post anterior), y en el que la Asamblea Nacional Ciudadana (ANCA) puso a prueba una serie de planteamientos para nuestro país, uno de los temas fue “Esquemas que evitan pago de prestaciones”. Nos referimos a nuestro desacuerdo con estos esquemas, que afectan a todos los mexicanos empleados en el sector formal de la economía.

Aunque otros temas obtuvieron más apoyo que éste en nuestra consulta, tomando en cuenta que en este momento está siendo debatida la reforma laboral en la Cámara de Diputados, no podemos dejar de discutir de inmediato nuestros resultados y lo que dicen tanto la iniciativa de Calderón  como las otras, del PRI y PRD, las cuales, según se acordó en la Cámara, también serán consideradas en estos días.

El planteamiento de este tema en la consulta fue como sigue:

8. Tema laboral 

Muchos mexicanos son remunerados por sus patrones mediante esquemas que afectan sus derechos laborales constitucionales. Por ejemplo, trabajan por subcontratación; los registran como socios de diversos tipos de empresas para disminuir lo que la empresa debe pagar al IMSS, INFONAVIT y Hacienda; les pagan por honorarios cuando por el tipo de actividad debieran ser un salario de planta, etcétera.

¿Consideras correcto que a un trabajador o empleado que tiene un lugar fijo de trabajo en horario fijo, se le pague mediante esquemas alternos que sirven para quitarle su seguridad social, prima vacacional, seguro de desempleo o jubilación? SI – NO – NO LO SÉ”.

Participaron 417 personas, y los resultados fueron los siguientes:

Algunos participantes criticaron que hiciéramos preguntas tan obvias o sesgadas: “¿Quién, en su sano juicio, está “en contra” del trabajador?”, escribió Oliverio Orozco*. Y sin embargo, llama la atención la proporción de votos que obtuvo el SÍ.

Parte de la explicación de ese SÍ (o del NO LO SÉ) podría tener que ver con lo que comenta Sergio Alberto Rojas: “Me parece mal planteada la pregunta, ambas [pago por honorarios y salario de planta] siempre han existido. La diferencia primordial deriva de la subordinación en unos casos y en otros, mediación mercantil”. Nosotros no nos referíamos a los casos en que la mediación mercantil o la preferencia del causante justifica el pago por honorarios, sino a los casos en que “…les pagan por honorarios cuando por el tipo de actividad debieran ser un salario de planta…”, como decíamos en el preámbulo a la pregunta. La ley, pensamos, debiera prevenir que el pago por honorarios se aplicara en casos injustificados o con sustento en la ignorancia o indefensión del trabajador – lo que se denomina en la literatura ‘falsos trabajadores autónomos’.

Estos son algunos de los comentarios dejados por participantes que, como la Asamblea Nacional Ciudadana, manifestaron rechazo a esquemas que evitan pago de prestaciones:

– “Por ningún motivo se deben reducir las prestaciones sociales de los trabajadores. Este es uno de los propósitos del Modelo Neoliberal de Consumo, generador de pobreza en la mayoría y  concentración de riqueza desmedida en unos cuantos. Todos los seres humanos productivos deben tener derecho a seguridad social en una sociedad que propale los principios de equidad de oportunidades para todos y de pagar salarios justos para sus ciudadanos.”, dice Rafael Agustín Horta Urzú.

– “Son los signos de los tiempos del capitalismo exacerbado actual, donde los mecanismos de mayor rentabilidad a costa de los derechos laborales está en boga. Es el regreso a los inicios de la explotación laboral por los propietarios de los medios de producción (dixit Marx)”, dice Jorge Villagómez.

– “Debe ser una verdadera reforma laboral que  elimine la actual legislación valetodo laboral, de principios neoliberales. El estado debe reasumir su papel de garante de los derechos elementales del trabajador”, dice Marta Guadalupe Loza Vázquez

– “La tercerización o ‘outsourcing’ debe de ser combatida porque atenta contra los derechos del trabajador”, dice Pablo Anzorena.

***

Para evaluar si las reformas laborales propuestas responden a la inquietud de terminar con estos esquemas alternos, que en la literatura se llaman “fraude laboral”, presentamos a continuación una discusión  de la propuesta de Calderón, así como la del PRD (actual legislatura), y la más reciente, del PRI-PAN del 24 de septiembre de 2012, que es hasta donde vamos al escribir esto. Como referencia importante en este análisis usamos el texto de Matteo Dean (EPD) y Luis Bueno de 2011: “Outsourcing, modelo en expansión de simulación laboral y precarización del trabajo”, CILAS, México.

En nuestro planteamiento previo a la pregunta, mencionamos como casos bajo la lupa

a) el outsourcing, b) el caso de trabajadores registrados como socios de diversos tipos de empresas para disminuir lo que la empresa debe pagar al IMSS, INFONAVIT y Hacienda y c) fraude por contrato por honorarios impuesto al trabajador de manera injustificada: el caso de los falsos trabajadores autónomos (cuando se trate de un trabajador que trabaje de tiempo completo en un lugar físico). Cabe mencionar que b) y c), y en muchos casos también a), constituyen fraude laboral.

La propuesta de Calderón trata el punto b) en el artículo 15-D: “Artículo 15-D. Se presumirá, salvo prueba en contrario, que se utiliza el régimen de subcontratación en forma dolosa, cuando con el objeto de simular salarios y prestaciones menores, las contratistas o beneficiarias de los servicios tengan simultáneas relaciones de trabajo o de carácter mercantil o civil, respecto a los mismos trabajadores.” Se prevén sanciones de 250 a 5000 veces el salario mínimo general.

En la propuesta del PRD  hay una sanción por simulación de relación jurídica (que no aclara de qué se trataría dicha simulación), que funciona bien con el caso el caso b) y podría “estirarse” al c), si bien ahí se trata más de una tergiversación que de una simulación, (por lo cual sería conveniente la caracterización adecuada del fraude, dentro de la propia ley):

“Artículo 21. …

La simulación de una relación jurídica o contrato de otra índole legal, hace responsable al patrón del pago del cincuenta por ciento adicional al monto de los salarios, prestaciones e indemnizaciones derivadas de la relación o contrato de trabajo cuyo pago o disfrute se hubiere omitido al trabajador.”

La sanción pudiera ser más onerosa para el patrón defraudador en la versión del PRD, si un juicio se prolongara, pero en la versión de Calderón está mejor caracterizado el fraude.

El caso a) es más complejo, porque el outsourcing, de acuerdo con la Ley actual, puede revestir diversas formas, según el tipo de empresa subcontratada con que se relacione una empresa beneficiaria de tal outsourcing. Considérese que en la versión actual de la Ley no existe la definición de outsourcing ni de subcontratación.

El tema de obligaciones con los trabajadores en el outsourcing  debe considerar asuntos de solvencia de la empresa subcontratada, y debe considerar dónde radican las responsabilidades corporativas, pero en última instancia debe hacer un responsable claro, y éste debe de ser la empresa beneficiaria: debe asegurar que todos los trabajadores, subcontratados o directos, tengan prestaciones semejantes y de acuerdo a la ley, cuando menos.

La versión de Calderón del artículo 15 tiene varios apartados. El 15 A define lo que es outsourcing:

“Artículo 15-A. El trabajo en régimen de subcontratación es aquel por medio del cual un patrón denominado contratista o subcontratista ejecuta obras o presta servicios con trabajadores bajo su dependencia, a favor de otra persona física o moral que resulta beneficiaria de los servicios contratados, la cual fija las tareas a realizar y supervisa el desarrollo de los servicios o la ejecución de las obras contratados.

La versión del 24 de septiembre incluye una mejora sustancial en este sentido:

“Este tipo de trabajo, deberá cumplir con las siguientes condiciones:

a) No podrá realizarse en las actividades sustantivas que constituyan el objeto principal de la empresa.

b) Deberá justificarse por su carácter especializado que agregue un insumo adicional a los procesos de producción o de servicios.

e) No podrá abarcar la totalidad de las actividades que se desarrollen en el centro de trabajo.

d) No podrá comprender tareas iguales o similares a las que realizan el resto de los trabajadores al servicio del beneficiario.

De no cumplirse con estas condiciones, el beneficiario se considerará patrón para todos los efectos y consecuencias legales, incluyendo las obligaciones en materia de seguridad social.”

Originalmente, éstas fueron formulaciones de diputados del Partido del Trabajo y Movimiento Ciudadano, que PRI y PAN incorporaron de última hora.

15B y 15C dan al beneficiario la tarea de vigilar que la subcontratista cumpla con ciertas normas, pero no aclara sanciones ni quién las debe pagar. 15 D, que discutimos más arriba, pudiera o no verse como complementaria de las dos anteriores.

En síntesis, respecto de las preocupaciones de ANCA en torno a los esquemas que evitan el pago de prestaciones – preocupaciones compartidas por la mayoría de los participantes de La Mera Elección –, la nueva reforma ataca quizá una parte del outsourcing y de los fraudes con empresas fantasma, aunque no parece que los mecanismos de control y las sanciones sean de peso (se antoja insuficiente que las empresas se vigilen entre sí, en vez de un mecanismo de inspección del trabajo – ver aquí). La deficiencia que persiste es que no se considera en ningún lado el caso de los falsos trabajadores autónomos: el problema de los contratos por honorarios simplemente no se toca.

*Nota: en la consulta en general, el 5.7% de los comentarios contenían críticas acerca de la forma de plantear las preguntas, lo cual apreciamos y tomamos en cuenta.

Deja un comentario