Dejemos de Hacernos Pendejos

El blog de DHP*

Perfil DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo.

Ver Más

El archipiélago de las libertades

 

Por: Brando Flores (@ciudadanobrando)

 

Lo que parecía una isla de libertades conocida como Distrito Federal, en realidad resultó un archipiélago que aún no se desprende de esos resabios de abuso de autoridad que el viejo régimen volvió cultura viva a lo largo y ancho del país durante décadas. Y vaya que colonizar el imaginario de un pueblo lleva tiempo: las fuerzas oscuras, los intereses extranjeros, las teorías de la conspiración y ahora los vándalos y la barbarie, son conceptos que aparecen una y otra vez en la historia moderna de nuestro país y pese a todo, siguen dando resultados. ¡Increíble!

Ese idea de la mano dura y la tabla rasa que hacen cumplir la ley y el orden, perviven aún en las autoridades, y se ven reforzadas por una buena parte de la sociedad  que no sabe diferenciar entre la movilización transmisora de ideas y la violencia caracterizada en acción, a la cual nadie llama por su nombre, aquella que preferimos subjetivar, para que las memorias de los políticos cuenten con algún enemigo interesante.

No se trata de hacer leña del árbol caído, pero hay que decirlo, así como la administración de Marcelo Ebrard tuvo momentos brillantes en política social que aplaudo y defiendo, especialmente en cuanto a libertades individuales se refiere, también tuvo días aciagos que desafortunadamente quedarán marcados en la memoria de los defeños. Incluso antes de iniciar su gestión como Jefe de Gobierno recordamos el linchamiento en Tláhuac, posteriormente la tragedia de News Divine y más reciente, el encontronazo con vecinos de Magdalena Contreras y la Supervía, hechos que se suman ya al primero de diciembre, mostrando un patrón de decisiones poco sensibles hacia la población afectada en cada caso, tema que Marcelo y su equipo deberán corregir en el camino de sus aspiraciones.

Aquí podrán enfatizar que se trataba de hacer cumplir la ley, pero también se trataba de voluntad política en un afán de no cometer atropellos contra la ciudadanía, y digo atropellos por la cantidad de inconsistencias presentadas por la liga de abogados autodenominados Primero de Diciembre, así como de diversos medios de comunicación que comienzan a mostrar videos e imágenes de lo sucedido aquel día.

Revisar caso por caso otorgando el debido proceso antes de dictar sentencia, hubiera sido un gesto de gran valor humano y sobre todo habría sentado un precedente rumbo a la inminente búsqueda de la candidatura presidencial, pero en especial nos hablaría del liderazgo que llevó las riendas de esta ciudad durante 6 años, un cierre que habría resultado inmejorable para una gestión calificada con 7, evaluación que muchos gobernadores añorarían.

Hoy  mis redes sociales se han plagado de valientes campañas en donde gran cantidad de usuarios y amigos se han convertido en defensores, adoptando presos políticos que por azar o coincidencia han sido condenados.  Historias de alumnas prodigio, académicos, profesionistas, artistas, adultos mayores abundan en el grueso de los ahora inculpados que ya purgan su sentencia en alguno de los penales de esta Zona Metropolitana.

Para muestra de solidaridad y persistencia, en Guadalajara estas redes de apoyo lograron juntar más de 100 mil pesos de multa para liberar a los jóvenes detenidos afuera de la FIL al momento de los disturbios.

Desde este espacio apelamos a que las autoridades no hagan definitorias sus acciones, revisen cada caso, velen por la protección y derechos de los detenidos, en especial de ellas, y que finquen de nuevo ese camino que ha colocado al Distrito Federal como una insignia digna de presumirse en todo el mundo.

 

* Brando Flores es activista ciudadano

 

Related

Deja un comentario