Dejemos de Hacernos Pendejos

El blog de DHP*

Perfil DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo.

Ver Más

Boda gay en Colima: el derecho ajeno

Por: Paola Zavala Saeb (@PAOLASAEB)

Decía Jorge Ibargüengoitia que la frase célebre de Benito Juárez es defectuosa, mitad obvia y mitad coja: “Por supuesto que  la paz es el respeto al derecho ajeno, en eso todos estamos de acuerdo. En lo que nadie está de acuerdo es en cuál es el derecho ajeno”.

Y en ese debate estamos desde tiempos  inmemoriales. Todavía no tenemos claro cuáles son los alcances de los derechos más elementales como la libertad y la igualdad.  Los principales debates de este siglo al respecto  tienen que ver con el derecho a decidir de las mujeres, la eutanasia, adopción y  matrimonio igualitario. El común denominador es que están en el límite entre religión y derecho.

Esta semana en Cuauhtémoc, Colima, se realizó la primera boda entre personas del mismo sexo aunque las leyes estatales no permiten este tipo de matrimonios. El argumento es simple: las leyes locales no pueden estar por encima de la Constitución que a partir de la reforma de 2011 en materia de derechos humanos establece expresamente la prohibición de toda forma discriminación por preferencia sexual. Además, a partir de esta reforma se establecen los principios de universalidad, interdependencia, indivisibilidad y progresividad de los derechos.

La boda igualitaria en Colima puede desatar un efecto dominó de repercusiones nacionales. Bajo el mismo argumento se podrían casar personas del mismo sexo en todo el país. Muy probablemente la interpretación utilizada para realizar el matrimonio terminará siendo debate en la  Suprema Corte de Justicia de la Nación y de ser así el panorama es alentador.

En el caso del reconocimiento de los matrimonios igualitarios en el DF y más recientemente con los criterios establecidos para permitir bodas entre personas del mismo sexo en Oaxaca, la  Corte ha distinguido derecho de religión, interpretando leyes para ciudadanos y no para fieles. En esas sentencias, la Corte superó el sometimiento ideológico que mantenía a la figura del matrimonio como una institución que por “designio divino” se conceptualizaba como rigurosamente heterosexual y legitimó nuevas formas de concebir la felicidad en pareja, incluyendo la posibilidad de adoptar.

La Corte ha dicho que  limitar los derechos a una sola concepción de familia implicaría discriminar formas diferentes de organización familiar y que sostener que la orientación sexual afecta la capacidad de una persona para amar y cuidar a un menor sería mantener un prejuicio.

La legalización de  los matrimonios igualitarios en todo el país sería un paso muy importante para eliminar la  intolerancia y la exclusión, y procurar  la convivencia pacífica entre quienes piensan y viven distinto.

Sin duda, los debates sobre el derecho ajeno seguirán  en  temas  como en el derecho a decidir de las mujeres y la eutanasia, en los que la frase de Benito Juárez no ayuda en mucho, aunque sin duda  le agradecemos el feriado del lunes.

 

*Paola Zavala Saeb es integrante de *DHP,  abogada, especialista en derechos humanos. Ha publicado anteriormente artículos de opinión para El Universal y Nexos en línea. Ha realizado trabajos de consultoría e investigación para ONU- DH, GDF, CIDE, SCJN, TEPJF y el INMUJERES.

 

Related

Deja un comentario