Dejemos de Hacernos Pendejos

El blog de DHP*

Perfil DHP* nace a partir de un estado de ánimo, una sensación de hartazgo, de cansancio y frustración. El objetivo es convertirlo en una actitud positiva hacia la vida. Nuestra misión es construir un movimiento social que nos responsabilice y organice como ciudadanos, con el poder individual y colectivo para transformarnos los unos a otros y desde el interior de nosotros mismos, en una sociedad más feliz que trabaja cada día por un país más justo.

Ver Más

El diablo está en los detalles

Por: Paola Zavala Saeb (@PAOLASAEB)

A partir de la reforma política aprobada el año pasado, hemos oído a muchos políticos decir muy sonrientes cosas del tipo: “Con la reforma política los ciudadanos tienen la posibilidad de participar efectivamente en la vida pública y pasar de ser simples espectadores a tomadores de decisiones”. Mienten con todos sus dientes.

En la reforma se estableció la consulta popular sobre temas de “trascendencia nacional”. El detalle: para acceder a este derecho se necesita que la solicitud sea hecha por al menos el 2% de los ciudadanos inscritos en la lista nominal del IFE, es decir, casi dos millones y medio de ciudadanos. Además,  los asuntos electorales quedan excluidos de las consultas, por no ser considerados por los legisladores como temas de trascendencia nacional, así que olvidémonos de plantear temas como las reglas para anular una elección o la reelección legislativa, o la segunda vuelta presidencial. Finalmente dejan pendiente el cómo y quiénes definirán el planteamiento de las preguntas llevadas a consulta para que no resulten insidiosas.

En cuanto al tema de hacer propuestas legislativas, la reforma contempla la iniciativa ciudadana. El detalle: la propuesta legislativa debe ser presentada por el 0.13%  de la lista nominal de electores, aproximadamente 100 mil ciudadanos, y los legisladores no están obligados constitucionalmente a resolver si las aprueban o las rechazan.

En el tema de las candidaturas independientes, la reforma no prevé la regulación del financiamiento, acceso a medios de comunicación y fiscalización de gastos que permitan la participación, como candidatos, de todos los ciudadanos y no sólo a los más ricos con posibilidades de financiar una campaña.

El diablo está en los detalles y a veces también en el Congreso. Para evitar que los detalles sigan limitando derechos, el Colectivo #ReformaPolíticaYa preparó un video con ocho remedios para que en la ley que regule la reforma se prevean mecanismos para ampliar  de manera real la participación política de los ciudadanos:

Remedio 1. El número de firmas de apoyo para la solicitud de registro de candidaturas independientes debe ser menor al que se le pide a los partidos políticos para constituirse.

Remedio 2. Que los candidatos independientes también tengan acceso a radio y televisión con el objetivo de presentar propuestas y generar debate.

Remedio 3. Para generar condiciones de equidad, se propone asegurar el financiamiento público para las candidaturas independientes con reglas claras de fiscalización.

Remedio 4. Obligar a diputados y senadores a votar a favor o en contra de las iniciativas de ley propuestas por los ciudadanos.

Remedio 5. Que el IFE sea el encargado de revisar la autenticidad de las firmas que respalden tanto las iniciativas ciudadanas como las candidaturas independientes.

Remedio 6. Que la redacción de las preguntas que se sometan a consulta ciudadana sean revisadas y aprobadas  por  tres instituciones académicas y tres organizaciones civiles expertas en el tema.

Remedio 7. Que el IFE sea el encargado de promocionar la consulta ciudadana y validar los resultados.

Remedio 8. Que los ciudadanos nos sumemos a esta campaña para evitar una ley impotente.

Aquí el video:

 

*Paola Zavala Saeb es integrante de *DHP,  abogada, especialista en derechos humanos. Ha publicado anteriormente artículos de opinión para El Universal y Nexos en línea. Ha realizado trabajos de consultoría e investigación para ONU- DH, GDF, CIDE, SCJN, TEPJF y el INMUJERES.

 

Related

Deja un comentario