La inexplicable caída del homicidio en el Estado de México

Por: Leticia Ramírez de Alba, Coordinadora del Programa de Seguridad Pública de México Evalúa.

 

Si los registros de homicidios dolosos del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) para el Estado de México se apegaran a la realidad, entonces el Presidente Calderón y los gobernadores de varias entidades federativas, como Chihuahua y Tamaulipas, tendrían que seguir los consejos del Gobernador Peña Nieto para abatir los índices de violencia. Al examinar las cifras de esa entidad se observa que éstas bajaron marcadamente de un día para otro. De situarse en un promedio mensual de 228 homicidios dolosos para el periodo comprendido entre enero de 1997 y diciembre de 2006, se pasó a un promedio mensual de 102 homicidios dolosos entre enero de 2007 y mayo de 2011. Esto significaría que tan solo quince meses después de que tomara posesión en su cargo, el actual gobernador del Estado de México logró reducir a la mitad la tasa de homicidios.

Parecería que tenemos muchas esperanzas. Desgraciadamente no es el caso. De acuerdo con una nota que apareció en The Economist el pasado 26 de mayo, el Procurador en turno del Estado de México señaló que estas diferencias se debían a que, antes de 2007, miles de muertes accidentales habían sido clasificadas por error como homicidios dolosos. ¿Será cierto que la Procuraduría General de Justicia del Estado de México, encargada de reportar esta información al SNSP, se equivocó durante tantos años al clasificar su información? ¿Qué tan probable es que se hayan dado cuenta del error y empezaran a enmendarlo justo cuando la seguridad pública se situó como el tema central en la agenda presidencial? ¿Cuál será la realidad?

Los datos provenientes de las actas de defunción que publica el Instituto Nacional de Geografía e Informática (INEGI) también nos cuentan una historia de descenso en el número de homicidios en el Estado de México, pero no tan abrupto como el del SNSP. Entre enero de 1997 y diciembre de 2006, el INEGI registra un promedio mensual de 170 homicidios y, entre enero de 2007 y diciembre de 2009, de 130, lo que significa una reducción del 23 por ciento entre un periodo y otro. Para los mismos periodos, las cifras del SNSP son 228 y 104, respectivamente, con una baja del 55 por ciento entre un periodo y otro.

Los dos conjuntos de datos se refieren al mismo fenómeno. Pero, las fuentes son diferentes. Las cifras del SNSP provienen de denuncias hechas ante los Ministerios Públicos y las del INEGI de las actas de defunción que levanta el Registro Civil. ¿Cuáles son las más confiables? ¿Cuáles son las que vestirán mejor al marido de La Gaviota en sus próximas batallas para ganar la Presidencia? ¿Qué explicaciones dará Peña a la inconsistencia de las cifras de homicidio en el Estado de México?

 

 

Close
Comentarios
  • oscar ramírez

    muy atinado el artículo

  • ana

    josue tiene toda la razoon, todos se van directo al presidente pero ni se ocupan en saber un pokito mas en saber que parte del gobierno es el responsable de esos casos.Para los priistas combatir a la delincuencia seria como cortarse un brazo, ya q ellos mismos son la delincuencia y viven de sobornos a la pobreza, y este texto q pusieron es mentira ya q aumentaron los secuestros y matanzas! esto me huele a dinero priista! si llega el PRI a la presidencia dsps no anden chillando de q tienen q ser corruptos o los matan…yo si tngo memoria y se q por el PRI no voto ni drogada x sus drogas!

  • josue

    SI ALGO SABEN ESTOS PRIISTAS ES MENTIR total al pueblo lo tienen ignorante qe no sabe ni se preocupa por saber cuales muertes son violentas y cuales son del fuero comun y ya porqe mataron a uno con una cuerno de chivo ya es culpa de calderon y toda la vola de pe..se la creen esa es culpa de los gobernadores estatales las muertes violentas son de fuero comun y tan es culpable el gobernador peña nieto como el presidente municipal,uno previene el delito y el otro su dever es investigar el delito para ejecutar la ley aqi calderon sale sobrando…..