Centro de Análisis de Políticas Públicas

Lo que México Evalúa

Perfil México Evalúa es un centro de investigación que busca elevar la efectividad y calidad de la operación gubernamental a través de la elaboración de estudios especializados y el desarrollo de indicadores que sirvan para transparentar, evaluar y comparar acciones de gobierno. En México Evalúa tenemos vocación por la incidencia. Buscamos proveer a la sociedad mexicana de parámetros para evaluar al gobierno; y nos interesa ofrecer al Congreso y a los tomadores de decisión ideas y propuestas para mejorar su función en la elaboración de mejores políticas públicas.

Ver Más

Michoacán: las autodefensas y el laissez-faire…

Por: Rodrigo Elizarrarás A.

El crecimiento de los grupos de autodefensa en Michoacán empeora con el tiempo y aparentemente el gobierno federal se rige bajo el principio de laisser-faire. Supongo que si el Secretario de Gobernación tuviera en sus manos una lista de los temas prioritarios de riesgo, en ella debería de figurar el de atender con prontitud el tema de inseguridad, descomposición social y resquebrajamiento del estado michoacano.

La historia en Michoacán da la sensación de ser una historia que se repite. El inicio del sexenio pareció como un déjà vu. Lo cierto es que en poco tiempo hemos presenciando el crecimiento de las autodefensas y la toma de otro municipio, el resurgimiento de fosas clandestinas, el retorno de bloqueos carreteros y quema de vehículos, el accidente del Dr. Mireles y la nulidad del gobierno estatal, más lo que se acumule en la semana…

Mientras que en Baja California, Chihuahua, Durango y Sinaloa la situación ha mejorado gradualmente en el último año y medio, no podemos decir lo mismo de Michoacán, Guerrero y Morelos. Por cuestiones de espacio sólo me detendré a revisar las cifras de los delitos de alto impacto en Michoacán. ¿Cómo va este estado en relación con los años anteriores?

FUENTE: Elaboración de México Evalúa con base en información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), consultado el 7 de enero de 2013.

FUENTE: Elaboración de México Evalúa con base en información del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP), consultado el 7 de enero de 2013.

 

Como se observa en la gráfica 1, tanto homicidios y secuestros han crecido sistemáticamente desde 2006, sin que la tendencia se haya revertido en el último año bajo el gobierno de Enrique Peña Nieto. Por su parte, las extorsiones sufrieron una caída extraña en el último año, que podría deberse a un aumento de la cifra negra o fallas en el reporte de cifras (como quizá también sucedió en 2010 y 2011). En la gráfica 2, vemos una ligera caída en el robo de vehículos (sin violencia), pero no así en el robo con violencia (esta última categoría incluye también robo de vehículos con violencia además de otros delitos violentos).

Grafica 2 AP Michoacán

 

En la tabla 1 se muestran los totales de las denuncias de los principales delitos en Michoacán para tres diferentes periodos, así como las tasas de cambio entre estos periodos.

Tabla 1 AP Michoacán

De la tabla 1 me gustaría resaltar el elevado crecimiento de 497% del secuestro y de 360% de robo con violencia en esta entidad. Además, entre el último año de Calderón y el primero de Peña destaca primordialmente que el secuestro, el homicidio doloso y el robo con violencia presentan tasas elevadas de crecimiento de 38%, 27% y 39% respectivamente. El robo de vehículos presenta una ligera disminución de 3.7% y la extorsión se redujo considerablemente (-16%) en el mismo periodo, pero podría deberse a otro tipo de factores no relacionados con una estrategia de combate a este delito. En resumen la situación local no es alentadora.

Si bien no se desea revivir una costosa y fallida medida como lo fue el Operativo Conjunto Michoacán, los ajustes que se prevén a la actual estrategia en el estado –que supuestamente ha privilegiado hasta ahora la coordinación entre autoridades de distintos niveles de gobierno sin que se observen resultados sustantivos en esta materia en este estado– deberían ser aprovechados por la autoridad federal, estatal y municipal para comprender a fondo el fenómeno delictivo particular de la entidad antes de iniciar programas de seguridad sin un diagnóstico adecuado de cómo transformar la situación imperante.

Para entender el complejo proceso de arraigo de los grupos delictivos en Michoacán, quizá puede ser útil conocer el argumento del sociólogo y profesor de la Universidad de Oxford, Diego Gambetta, quien en su libro titulado La mafia siciliana: el negocio de la protección privada hace un estudio detallado de la lógica que impera detrás del “crimen organizado”. Gambetta es sin duda uno de los expertos que  mejor han explicado la estrategia de la mafia en Italia, la “función social” que cumple, así como la forma en que termina por convertirse en una institución informal que regula y controla relaciones y funciones que le corresponden al Estado. Si la protección del Estado falla existe la tentación de recurrir a otros medios o grupos que puedan proveerla, especialmente en un contexto de enfrentamiento entre grupos rivales por el control de regiones y rutas de trasiego de drogas.

Gambetta expone la lógica de las mafias criminales y su forma de operar, así como la intrincada red de participación, conveniencia y relaciones que se tejen entre los líderes de las mafias (los capos) y los poderes políticos (partidos, presidentes municipales), jurídicos (los jueces), la iglesia, y por decirlo así, el pueblo llano. Para este autor, la mafia es fundamentalmente una empresa económica que produce, promueve y vende protección privada, que crece y se multiplica en escenarios con debilidad institucional, poca cohesión social, y muy bajos niveles de confianza en las instituciones del estado.

Algunos puntos del análisis de Gambetta se pueden rescatar para ayudar a la construcción de estrategias de recuperación y prevención del crimen en México, y en particular en Michoacán. Es preciso diseñar políticas públicas que procuren confianza en las instituciones públicas, fomenten la cohesión social y la participación comunitaria en los temas públicos. Es fundamental el trabajo conjunto entre sociedad e instituciones públicas de seguridad. En el país existen al menos dos ejemplos de ciudades con altísimas tasas de homicidios que hoy caminan hacía mejores destinos: Tijuana y Ciudad Juárez (ya habrá ocasión de hablar en detalles sobre estos dos casos).

En este inicio de año, si podemos hacer un llamado al Gobierno Federal es que priorice su atención al tema de inseguridad y crimen organizado en Michoacán, seguido inmediatamente de Guerrero y Morelos. Es probable que lo que fue Tijuana y Juárez para otras administraciones, hoy sea Apatzingán y alrededores, así como Acapulco y regiones aledañas.

 

* Rodrigo Elizarrarás A. es Coordinador del Programa de Seguridad Pública en México Evalúa.

Se  contó  con la colaboración de Leonel Fernández, Lilian Chapa y Leslie Solís para la elaboración de esta entrada.

 

@mexevalua

 

 

Related

Deja un comentario