Transforma al mundo, juega videojuegos.

Por Conrado Romo para Pase Usted*

Hay pocas cosas más satanizadas que los videojuegos, acusados de asesinatos, enfermedades y disparadores de conductas antisociales. A los ojos de muchos son máquinas perfectas para un mundo distópico como el de nosotros. Jane McGonigal  no entra en esta categoría, por el contrario, la investigadora del Institute for the Future en Palo Alto California , se propone diseminar al mundo que el digitalismo lúdico es una fuente de trasformación real y profunda, que es una herramienta que puede ayudar a terminar con problemas como la pobreza, el hambre o los desastres medioambientales.

La doctora en Performance Studies por la universidad de Berkeley y nombrada por la prestigiosa MIT Technology Review como una de las 35 personas que más innovan para ayudar al mundo mediante la tecnología, tomó por sorpresa al público de la conferencia anual de TED 2010, al asegurar de manera tajante que si la especie humana quiere sobrevivir, tiene que pasar una tasa semanal en juegos online de tres mil millones a 21 mil millones de horas. Entre risas incomodas que demostraran cierto escepticismo, McGonigal presentó los parámetros que la llevaron a una conclusión tan alejada de los convencionalismos y miedos tradicionales ante estas tecnologías. La investigadora del IFTF afirma que existen 4 fenómenos que los juegos online propician en sus usuarios, el primero lo llama Urgent Optimism (Optimismo Urgente): “El optimismo urgente es el deseo de actuar inmediatamente para sortear un obstáculo combinado con la creencia de que tenemos una esperanza de éxito razonable”. Esto en cierta medida es la carta motivacional, es la idea de que mediante el reconocimiento al esfuerzo y a la idea naturalizada del éxito futuro, el jugador se aventura con la frente en alto para derribar cualquier dificultad que se le presente en el camino. Social Fabric (Tejido Social) es el fenómeno que genera el colectivismo, esa fuerte interacción generada entre usuarios, todos dispuestos a ayudar para conseguir un fin último, un “Epic Win” como lo llama la autora. Blissful Productivity (Productividad dichosa), McGonigal pregunta: ¿Por qué un usuario de World of Warcraft juega 22 horas por semana? Sencillo, se divierten haciéndolo. Ese número de horas y personas son una fuerza productiva en potencia. Por último, Epic Meaning (Significado Épico) es esa meta narrativa en la que los usuarios se empapan dando significado a sus acciones, es la posibilidad de ser un héroe, un mesías, una figura central en una historia la cual serviría a trovadores para sus cantares de aquel antiguo joven que salvo al mundo.

¿Y? ¿Todo esto como cambia algo? Pues por sí mismo no lo cambia, más bien son una descripción de fenómenos que suceden en estas comunidades digitales pero que revelan un potencial terriblemente olvidado y dejado del lado. La propuesta de McGonigal es la creación de juegos que ayuden al empoderamiento y direccionamiento de este cumulo de personas mediante propuestas de juegos que tengan, como Epic Win, alguna extrapolación al mundo analógico. La investigadora nos presenta tres ejemplos: “World Without Oil”, un juego de Realidad Alternativa para el desarrollo de estrategias en ingeniería para, como el mismo título lo dice, un mundo sin petróleo. El segundo se llama “Superstruct”, donde una súper computadora llamada Global Extinction Awareness System tiene como objetivo idear un futuro sustentable, ya que dicho computador ha pronosticado la extinción de la raza humana en 23 años.

El último juego se llama “Urgent Evoke”, el cual tiene el plus de ser co-producido por el Banco Mundial, al momento de terminar el juego recibirás un certificado como innovador social de parte de esta institución, recomendado para aquellos que deseen hacer currículo de una manera más creativa e interactiva.

La más reciente creación de Jane McGonigal es “Reality Broken”, un libro que combina la psicología con el diseño de videojuegos para exponer sus puntos de vista y compilar su trabajo de la última década, asegurando que los videojuegos pueden sacar lo mejor de cada uno de nosotros.

*Conrado Romo: Investigador y periodista cuyo campo de interés es la intersección entre la tecnología, la política y la cultura pop. Licenciado en Medios Audiovisuales con orientación multimedia por el CAAV, cuenta con las diplomaturas en Periodismo y en Estudios Latinoamericanos, ambas por la UDG, donde también es alumno en la maestría en urbanismo. Actualmente trabaja en el campo del marketing político y colabora en distintos medios. Lo encuentras en Crítica Pura y Pase Usted.”.

 

Close
Comentarios