Perfil Psicólogo que no ejerce, creativo milusos, músico y compositor. Escribe donde se pueda sobre sus temas recurrentes: la decadencia mental en una sociedad que glorifica y premia la imbecilidad e ignorancia. Twitter: @JorgeHill.

Ver Más

Lo que he aprendido en Twitter

yo-its-your-bithday-so-like-happy-birthday-bitch

Ayer fue el séptimo cumpleaños de la red social y aunque definitivamente no fui pionero, ni siquiera un usuario tempranero, hoy twitter es para mí una herramienta necesaria. Lo que he aprendido gracias a twitter en casi cinco años va desde lo más técnico hasta notables cambios en mis hábitos, vida cotidiana e ideología. Algunas personas se podrán identificar con los siguientes puntos, otros podrán servir como reflexiones para llegar a diversas conclusiones, otros podrán ser muy “No mames, Hill”, pero les juro por la virgencita misma y el suit beibi yisus santoscoy, que todos son “del corazón” -oisamamada-.

El mito de la división entre una “vida real” y una “vida virtual”:

red-pill-or-blue-pill

Para la mayoría de los que utilizamos redes sociales a diario, éste un mito que causa un poco de risa e incomodidad. Para tantas personas que no tienen contacto con la extensa cultura de internet y sus rincones, o que utilizan las redes sociales como un tipo de “periódico” en el que la parte más importante de ellas, la activa y generadora, no existe, todavía perdura una arcáica creencia sobre una vida real en la que el mundo es el que está “afuera de una pantalla”, en donde están los amigos, el sol y las estrellas, las relaciones reales y oh, El Amor.

 

Grumpy-Cat-Says-No

Mamadas, mamadas les digo. Quien después de tener contacto con internet y con redes sociales no ha entendido que estas son un complemento que viene a sumarse a la vida real, en vez de ser una “enajenación” para crear una vida virtual, falsa, plástica, incluso anónima, se está perdiendo de mucho y se está quedando muy atrás.

La realidad, aunque parezca ciencia ficción, cada vez nos acerca más a lo que hemos visto en cine, series y sobre todo el anime japonés: la integración de la mente y el cuerpo del hombre con la tecnología. Lo llevamos haciendo desde que el humano es humano y puede hacer herramientas. Pero a muchas personas, “tecnología” les suena a carritos voladores y rayitos láser (pew-pew), cuando “tecnología” es todo aquello que se desprende de la necesidad de tener herramientas que ayuden al humano a hacer lo que quiere -o debe- hacer de una manera más fácil y cómoda, efectiva y productiva.

orangutan-tool-use-fishing

Impactante imagen de alguien que piensa que las

redes sociales e internet son sólo un pasatiempo y enajenación.

La integración del humano con su entorno, el aprendizaje sobre otras culturas, el hacer las cosas por sí mismo dependiendo cada vez menos de terceros, la autoenseñanza, la formación de un pensamiento cada vez más amplio y crítico; todas ellas son muestra de cómo internet y las redes sociales vienen a acelerar y ampliar lo que hasta hace pocos años era exclusivo, caro, en muchos casos, inalcanzable. Sí, aún existe muchísima gente sin internet que obviamente está más preocupada en comer. Eso no es ni tema ni argumento, la integración es un camino, apenas lo empezamos a andar y tiene muchos y serios obstáculos. Por otro lado, la cultura no se queda en una computadora ni en internet, tiene movimiento, tiene muchos otros cauces, encuentra caminos para llegar poco a poco hasta los lugares más recónditos del planeta, internet hace este mismo proceso más rápido, no crea una división, muy al contrario, alimenta y acelera un proceso común y cotidiano.

Las redes sociales e internet son, entonces, parte de la vida y la cultura, una importantísima ya, no son un artificio que enajena y aleja, todo lo contrario. Dejemos este sesgo de pensamiento a los que creen que es el metal, los videojuegos o el cine de acción lo que hace que la gente se mate entre ella.

violence-videogames

Sabrá Dios qué música escuchaban, qué películas veían y qué videojuegos

jugaban en las cruzadas, la inquisición, la primera

y segunda guerras mundiales.

Diablo_Coverart

¡GARRRR! ¡El mismísimo Maligno!

Si tú quieres enajenarte con las redes sociales o crear una segunda vida con Second Life y creer que es real, o seguir abriendo cuentas falsas para hacer chingaderas desde el anonimato como si siguieras en los 90s, esos son rasgos esquizoides o sociopatía propia, no una consecuencia de las redes o internet.

 

La conciencia global, una realidad:

WakeUpNeo

Algo sobre lo que he escrito extensamente en este congal y fenómeno que todavía muchos intelectualines a la antigua de por ahí (muchos creen no ser a la antigua en este mundo que cambia de un segundo al otro) consideran romántica o idealista, tonta, inocente.

Nunca antes en la historia de la humanidad, hasta la aparición de internet, se había concebido de una manera tangible la idea de caminar hacia una conciencia global. Algunos la interpretan, equivocadamente, como una “mente colmena”  y pienso que son ellos los que han visto demasiadas películas de invasores extraterrestes que funcionan como un hormiguero, con una sola mente, un sólo propósito en el que la voluntad propia no existe, esclavos instintivos destinados a un pequeño trabajo repetitivo durante toda una vida. La creencia cotidiana y de la que uno suele convencerse gracias a la repetición y la cultura que nos rodea es que estamos trabajando para nosotros y no para el jefe o el jefe de los jefes, la idea de que estamos haciendo algo para nosotros y para el bien comunitario, en vez de inflar a los mismos cerdillos de siempre, es el velo auténtico. Otro más de los velos que una creciente conciencia global y el contacto con un “todo” nos va revelando y haciendo entender poco a poco. Los “cállate y ponte a trabajar”, los “mejor ya no la hagas de pedo”, los “nihilistas cool”, los “apocalípticos”, son los que hoy huelen a podrido y a viejo, huelen a engaño, a autoengaño, a conformismo brutal, a una premiada, ciega y glorificada esclavitud moderna. Los esclavos conformes.

Esclavo-3

Gracias a esta conciencia global, que muchos llamarían una “inconformidad adolescente” o un simple acto de “rebelión idealista”, se nos ha mostrado en los últimos años los abusos con los que hemos vivido durante ya demasiados décadas: el sistema bancario abusivo, la ilusión de la moneda impresa y el crédito, sin un valor real que los sustente, creando una deuda infinita que empieza con la idea de que tener más es ser mejor, que pasa por una deuda personal, hacia unos hijos que ya nacen debiendo, hacia un país endeudado con otros países endeudados, una deuda mundial impagabale, fantástica, resultado de una quimera, un artificio humano. Países cayendo económicamente uno a uno como lo vemos hoy con Chipre, Grecia, España, Estados Unidos y los que ya se habían jodido desde antes. Una decadencia lenta pero segura, a la que ningún gran académico tiene solución, a la que los “idealistas” ven con ojos muy abiertos, sabiendo que la única solución es un “reset” global, como contraparte a la otra opción: las desastrosas consecuencias de la guerra creciente por intereses económicos y recursos.

La creciente conciencia global también nos han mostrado cómo funcionan “los grandes”, esos que llevan muchas décadas viviendo gracias a las creaciones ajenas, la apropiación de los derechos de lo que no han hecho, la vendimia vil del arte, el ingenio, las ideas y las creaciones de otros, el monopolio de las mentes. La lucha la hemos visto, contra CISPA, SOPA, leyes locales abusivas, pisoteos de derechos humanos alrededor del mundo. Y hoy, también, por primera vez en la historia, vemos que grupos de personas separados por miles de kilómetros, pueden lograr cambios reales en nuestra vida cotidiana. Es gracias a esos idealistas románticos, hoy y a través de la historia, que sus detractores y los demás todavía conservan muchos de sus derechos y oportunidades en este mundo del revés, ciego de un ojo, apenas funcional, incoherente y revuelto que da muestras del conflicto que necesariamente surge cuando un cambio de paradigma está en el horizonte: están los aterrados, están los que aparentan no pensar en esto porque son “cosas que no los afectan” y están a los que ya se les cuecen las habas por el siguiente paso hacia ese nuevo paradigma.

Be Grateful 11x14 full

Si no va a agradecer, cállese;

Si no va a ayudar, no estorbe.

Cada quién decide dónde quiere pararse y cuáles serán las consecuencias de estar ahí, ya que toda decisión, incluso la de permanecer “pasivo”, tiene consecuencias. Ni modo, así es esto de las garnachas.

En lo personal:

23971535

Las redes sociales e internet me han traído cosas que creo hubieran sido imposibles de otra manera. Haciendo hincapié sobre el mito de la vida virtual, resulta que ha sido twitter lo que me ha sacado de mi casa después de muchos años de andar de ermitaño, que me ha traído tantas amistades que en un principio sólo eran “un tuitero más”, que me ha puesto en contacto con personas que admiro, que me ha llenado de recursos para aprender cientos de cosas que antes me hubieran tomado demasiado tiempo, contactos o dinero para aprender; desde lo ideológico hasta recursos para nutrir, desarrollar, producir y distribuir mi música, mis escritos, la exposición de mis ideas, el encuentro con sus antítesis, el ajuste de las mismas; las fiestas, el contacto, la pedilla y hasta uno que otro romancillo por ahí.

hehehe

De hecho, no estaría escribiendo aquí si no fuera por Twitter.

Así que felicidades Twitter y tuiteros, si hay algo que celebrar y creo que sólo es un pequeño principio, únicamente una pequeña muestra de algo mucho más grande, que crece día a día: una cultura de aprendizaje inmediato, de contacto inmediato, de dialéctica inmediata, libre de velos y censuras de terceros con intereses que obtienen realización a través del control y el ejercicio del poder, un poder que apenas nos estamos dando cuenta que se tiene gracias a que uno decide otorgarlo; una cultura basada en el saber, el resultante pensamiento crítico y el poder asumirse como uno más, pero no un insignificante “uno más”, sino como un individuo que es parte esencial de algo mucho más grande articulado gracias a nuestras decisiones cotidianas.

Es pequeño e insignificante sólo el que se asume como tal, sólo el que le ha creído a esta cultura podrida y abusiva que da muestras de irse; sólo se asume pequeño e insignificante el que se conforma con las mediocres ofrendas y premios que lo mantienen así, callado, temeroso, apartado, pensando que detrás de todo esto hay un idealismo utópico y no un camino a andar.

Sígueme en twitter @JorgeHill, pero sin llorar, que soy pesadito y contestón.

Related

Deja un comentario