Tú constituyente

Las cúpulas partidistas han secuestrado la redacción de la nueva constitución y han hecho cuanto han podido para impedir la participación independiente de la ciudadanía. Por ello un colectivo de ciudadanos han decidido presentar fórmulas de candidatos independientes.

La nueva constitución para la Ciudad de México delineará la forma en que se organizará la sociedad capitalina en el próximo siglo. Ante el agandallamiento de cúpulas partidistas con una representación política cuestionada y enlodada por la corrupción, grupos ciudadanos independientes se organizan para ejercer su legítimo derecho a la participación.

Una nueva constitución debiera contar con un alto nivel de contribución ciudadana. A una profunda remodelación de la casa común, quienes habitan en ella deberían tener la oportunidad de opinar e influir en las decisiones sobre los materiales, el diseño, las funcionalidades de la nueva casa a partir de una eficaz verbalización de necesidades.

No es el caso. Las cúpulas partidistas han secuestrado la redacción de la nueva constitución. Han apartado para sí la designación de los constituyentes. Han hecho cuanto han podido para impedir la participación independiente de la ciudadanía.

Es previsible que hagan cuanto sea posible por mantener un status quo que perpetúe el agandallamiento de la ciudad. Que haga inevitables, como hasta ahora, la proliferación de autopistas urbanas, centros comerciales ajenos a las comunidades, desarrollos inmobiliarios caracterizados por la ilegalidad, la corrupción, la exclusión y el descarte. Una ciudad donde la represión policíaca y política a las disidencias, las violaciones a los derechos humanos, la degradación de la vida comunitaria y del ambiente queden sin castigos y sean destino sin salidas.

Cien personas formarán parte del primer constituyente de la Ciudad de México. 40 serán designaciones directas cupulares del Congreso, la presidencia de la República o la jefatura de gobierno. Los 60 restantes serán mediante voto directo para partidos que, para variar, designarán a sus candidatos sin un proceso democrático a la vista. Por el contrario, sus listas serán testimonio del magnánimo dedazo.

Gracias a una reforma constitucional previa, sin la posibilidad de formar nuevos partidos políticos y muy a pesar de las dirigencias partidistas, ciudadanos independientes podrán participar en la contienda de forma individual. Convenientemente han puesto cuanto obstáculo ha sido posible. Quien quiera salir en la boleta debe formar en semanas una asociación civil, abrir una cuenta bancaria, darse de alta ante Hacienda, obtener el permiso del INE, juntar 73 mil 732 firmas de los habitantes de la Ciudad con credencial para votar vigente antes del 31 de marzo y todo esto sin recursos públicos y sin poder hacer campaña.

De hecho, cálculos del politólogo Javier Aparicio apuntan a que incluso podrían necesitarse más firmas para registrarse como candidato que votos para obtener un lugar como constituyente. Ello será particularmente cierto si, como esperan los partidos, la votación por los constituyentes tendrá una escasa asistencia en comparación de las elecciones ordinarias.

A pesar de tales dificultades, grupos ciudadanos que se han destacado por la defensa de la ciudad, de los derechos humanos, han decidido formar un colectivo independiente para presentar fórmulas de candidaturas que disputen la hegemonía a las cúpulas partidistas. La pluralidad es su signo: grupos de ciclistas, de vecinos agraviados por políticas inmobiliarias salvajes, de jóvenes feministas, de defensoras de los derechos humanos, defensores de los derechos digitales, organizaciones civiles de ideología política diversa son el mosaico de ese esfuerzo.

El Colectivo Independiente #TúConstituyente, se ha definido independiente de las cúpulas de los partidos políticos, del dedazo, del crimen organizado y de los intereses de las cúpulas empresariales. Apasionado de la defensa de causas ciudadanas, de los derechos humanos, de la democracia, de la libertad de expresión, de la igualdad y justicia social, de los bienes comunes, este colectivo no cree en caudillos ni en iluminados, sino en la suma de esfuerzos ciudadanos; en la colaboración horizontal, y el control político de abajo hacia arriba para la rendición de cuentas, la legalidad y el Estado de derecho.

El Colectivo #TúConstituyente ha decidido postular candidaturas independientes a través de 5 fórmulas que impulsarán una agenda para ciudadanizar la Asamblea Constituyente con 5 ejes:

  1. Ampliar y garantizar derechos y libertades: Una Ciudad con una Constitución que potencie los derechos reconocidos en la constitución federal para que en el centro de todo acto del gobierno estén los derechos humanos y el acceso a la justicia.
  1. Democracia real y participativa: Una Ciudad con una Constitución que potencie una mayor participación ciudadana que vigile permanentemente las políticas públicas, sus nombramientos y concesiones privadas; que le dé rumbo y visión de largo plazo, y establezca nuevas y mejores reglas para la convivencia en la misma Ciudad. Que premie una democracia horizontal y deliberativa entre toda la población. 
  1. Una ciudad diversa e igualitaria: Una Ciudad con una Constitución en la que quepan muchos mundos; que no discrimine; que respete y garantice los derechos de los pueblos originarios, las diversas identidades, la equidad de género y los derechos sexuales y reproductivos; que permita el libre desarrollo de la personalidad, y sea garante de una educación de calidad y una política cultural incluyente.
  1. Contra la corrupción y la impunidad: Una Ciudad con una Constitución que cree nuevas herramientas para controlar a los gobernantes, pedirles cuentas y castigar a los corruptos. Ante reeleciones próximas, fiscalías independientes para investigar a los corruptos, con revocación de mandato, mecanismos de transparencia, cabildos con contrapesos, y gobierno abierto para combatir la corrupción e impunidad.
  1. Derecho a la ciudad: Una ciudad con una Constitución que garantice una urbe planeada y construida para que todas y todos puedan gozarla. Una ciudad que garantice el acceso equitativo a los servicios, la movilidad, la sostenibilidad de sus recursos naturales, la vivienda digna, sin corrupción inmobiliaria ni privatización de los bienes comunes. Una Ciudad que permita aprovechar las ventajas económicas y sociales que esta gran colectividad puede brindar a todos.

Este nuevo Colectivo buscará sumar fuerzas para cumplir con los altos requisitos y conseguir las firmas necesarias para participar en la elección del constituyente. La cuesta está vergonzantemente inclinada en favor de los intereses del dedazo partidista. Ante ello, harán uso de una estrategia probada: pasar de la protesta a la propuesta y de ahí a la acción directa para incidir en el futuro común.

Desde la óptica de las dirigencias partidistas la elección del constituyente será la aduana para medir sus fuerzas y su capacidad de movilización de clientelas de cara a 2018. Un ensayo, una simulación. Habrá partidos que intentarán salvar cara poniendo en sus listas de candidatos a ciudadanos de probada trayectoria. Bien. Todo espacio arrebatado a la clase política corrupta es un avance que debe celebrarse. Pero el dinosaurio sigue allí: la incapacidad de la casta para abrir ventanas a una participación organizada que dispute su poder.

Frente a ello está la rebeldía de quienes prefieren ponerse en los zapatos de los ciudadanos en lugar de sentarse cómodamente en la silla de las cúpulas políticas. La rebeldía de quienes desean fortalecer la organización y participación ciudadanas en lugar de la vanidad de que su nombre aparezca en las letras de oro de monografías y estampitas escolares, en el mejor de los casos, o la franca sumisión a los intereses de quienes prefieren la cerrazón, la opacidad y la corrupción.

Esto apenas empieza.

 

@albertoserdan

Close
Comentarios