Daniel Gershenson

Entropista

Perfil Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según algun@s, se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC.

Ver Más

Estado de Chueco

Bodega Aurrerá y Pirámide del Sol, Teotihuacan. ¿Cuál monumento durará más? Foto: NYT

Bodega Aurrerá y Pirámide del Sol, Teotihuacan. ¿Cuál monumento durará más? Foto: NYT

Una vez más, el New York Times exhibe la mortífera mancuerna existente en México Sociedad Anónima, entre voracidad empresarial (caso Walmart en Teotihuacan y otros sitios emblemáticos, como la Basílica) y la corrupción ilimitada de gobiernos de todos los niveles. Ya lo había hecho ese diario en abril, con un excelente reportaje de investigación que en nada alteró la complacencia de burócratas calderonistas y de la Ciudad de México. En días pasados, el 24 de noviembre para ser exactos, la Secretaría de la Función Pública exoneró a la empresa. Se espera que pronto, ¿hoy, mañana?, salgan peñistas y manceristas a defender el honor del Leviatán de Bentonville, Arkansas.

El artículo de ayer, cuya autoría comparten David Barstow y Alejandra Xanic von Bertrab, boceta con precisión el modus operandi de un consorcio diseñado para avasallar negocios locales, destruir el patrimonio cultural o ambiental que se le interponga e imponer un modelo depredador que ‘alienta’ la competencia, eliminándola. Cuando las autoridades hipotéticamente encargadas de velar por el interés público son las primeras interesadas en ser alcahuetes de Walmart, HSBC et al, es hora de promover cambios estructurales desde la ciudadanía. Por desgracia, se ve lejana la hora de la verdad. No hay ningún indicio verificable de que se piense incorporar -más allá de las declaraciones de rigor por parte de protagonistas del Peñanietato o sus contrapartes en los demás partidos- herramientas institucionales de protección que vayan más allá de los tramposos cánones elaborados para intensificar el abuso.

Gabriel Zaid acuñó el término ‘Estado de Chueco’, como una forma de entender los motivos por los cuales la Excepción es Regla en infinidad de transacciones sociales realmente sujetas a Derecho en otros países, pero que aquí solo ameritan churriguerescos compromisos discursivos.

Walmart responde a las acusaciones vertidas en el NY Times, alegando que ya hay una gerencia dedicada al tema de la corrupción. Como los intentos fallidos de Enrique Peña Nieto por simular que el ‘nuevo PRI’ no tolerará las prácticas del pasado inventando comisiones federales viciadas de origen, así se ‘resuelven’ las cosas en el ámbito en la Realidad Virtual y las Buenas Intenciones.

Tal vez se esté apostando a que, como hace ocho meses, las aguas retomen su cauce y la temporada navideña haga olvidar los pecados cometidos para afianzar a toda costa la marca en México. Si es así, no será la primera vez que casos como el de Walmart se extravíen en los vericuetos de la memoria o inconsciente colectivo. ‘Todos hacen lo mismo’. ‘Es nuestra idiosincrasia’. El consabido Punto Final, hasta que surja otra noticia similar.

La nota de marras enfatiza que no existe obstáculo demasiado grande en la perpetua búsqueda por ampliar mercados que no pueda ser sorteado con cañonazos de dólares; sin importar leyes u ordenamientos diseñados para soslayarse enriqueciendo a sus facilitadores. Una tonada demasiado frecuente, como para suponer que se combaten estas prácticas con éxito.

¿Cuántos constructores, inmobiliarios, colosos comerciales u otros cárteles no se embarcan por la misma ruta para obtener sus metas y propósitos?

Así como en la guerra contra la honestidad se impone el comercio sin escrúpulos, sucede lo mismo en la esfera de la justicia individual y el nulo respeto a los Derechos Humanos por parte de nuestros jóvenes gobiernos. En el DF permanecen recluidos catorce personas: trece hombres y una mujer, que nada tuvieron que ver con los sucesos del primero de diciembre en el Centro Histórico. Estudiantes, maestros y hasta un bolero en situación de calle que ejercía su oficio en Bellas Artes. Todos en el Limbo judicial, por hallarse en hora y lugar equivocados: presas de la policía y procuraduría del DF, ambas deseosas de quedar bien con el Jefe que quería ‘buenos resultados’.

Memo para Miguel Ángel @osoriochong, secretario de Gobernación: Libertad YA

Memo para Miguel Ángel @osoriochong, secretario de Gobernación: Libertad YA

Muy poco se habla de Mircea Ioan Topoleanu, fotógrafo rumano que cubrió la toma de posesión para la revista Vice, también víctima de la pesca indiscriminada y ‘liberado’ del Reclusorio Norte, pero trasladado inmediatamente a la estación del Instituto Nacional de Migración Iztapalapa. Un profesional reconocido, que debió enfrentar la acción de la justicia desde su casa. Su aislamiento, la falta de comunicación con el mundo externo delatan por enésima vez nula sensibilidad, y una guerra declarada contra ciudadanos extranjeros que para el INM son delincuentes en potencia.

Amerita mención el hecho de que el 9 de diciembre pasado, la directora del penal de referencia, Laura Talamantes García, reporta sin ambages a Migración que Mircea ha sido, en efecto, liberado. Su equipo legal indica que en el expediente migratorio incluye la boleta correspondiente.

La forma migratoria del fotógrafo no se había renovado, por lo que Topoleanu no tiene sus papeles en orden. Empero, el simple pago de una multa hubiese resuelto la cuestión, pero abordándola en libertad y no desde la antesala del infierno llamada estación Las Agujas.

Mircea ha sido testigo de agresiones a otros internos por parte del personal en la zona de baños, donde no hay cámaras para dar fe de los hechos. Fue obligado a firmar una carta con fecha 26 de diciembre (cuando se supone terminará su calvario y aborde el avión que lo lleve de regreso a Bucarest), certificando que no sufrió maltrato alguno y que goza de buena salud.

La hermana de Topoleanu contraerá nupcias el sábado próximo, en Guadalajara. Lo ha acompañado a lo largo de esta odisea chafka. Sus padres ya se encuentran en el país. Será una terrible Navidad para todos ellos.

Exijamos la liberación inmediata de Mircea, y de l@s otr@s catorce Presuntos Culpables injustamente encerrados.

Los casos #Walmart y #Topoleanu son indicios de que algo está podrido en nuestro Estado de Chueco. De nosotr@s depende que el trastorno no sea terminal.

Related

Deja un comentario