Daniel Gershenson

Entropista

Perfil Me llamo Daniel Gershenson. A falta de un término más exacto, podría decirse que soy emprendedor social. Me dedico a temas que hasta hace poco: antes del advenimiento de las redes sociales según algun@s, se consideraban ociosos. Presido dos ONG sin fines de lucro desde mediados del 2006: ALCONSUMIDOR, y ALARBO, AC.

Ver Más

El Gran Pivote

Foto1 Topoleanu

Retrato del artista ex prisionero

Fueron 22 días de abuso, incertidumbre y humillaciones incesantes, pero Mircea Ioan Topoleanu Ciocolatescu ya está en Rumania. Su calvario comenzó mientras cubría los eventos que tuvieron lugar en San Lázaro y el Centro Histórico de la Ciudad de México, el primero de diciembre. Autoridades federales y locales decidieron que había que dar un ejemplo, arrestando por medio de métodos y cuotas -indistinguibles del modus operandi eminentemente priísta encarnado por los tristemente célebres granaderos de los años sesenta: especie de bienvenida a usos y costumbres desterradas que vuelven por sus fueros en la unción de Peña Nieto y su camarilla a la presidencia- a decenas de personas que nada tuvieron que ver con los desmanes y destrucción perpetrados por halcones u otros grupos organizados de choque.

Mircea había sido contratado para tomar fotos ese día por Vice, revista internacional que ya había publicadp en su edición rumana trabajos anteriores del fotógrafo. Con lujo de violencia fue llevado junto con otros inocentes al Ministerio Público 50 en el siniestro Búnker o sede de la Procuraduría General de Justicia del DF: encabezada entonces por Jesús Rodríguez Almeida, sucesor del actual jefe de Gobierno Miguel Ángel Mancera y hoy Secretario de Seguridad Pública por obra y gracia de su protector.

Me animé a visitarlo después de haber conocido a su hermana Ana en la explanada del Reclusorio Norte, donde Mircea se encontraba sin saber a ciencia cierta qué le iba a pasar. Ella había abierto una página en Facebook y cuenta en Twitter para informar en redes y presionar a las autoridades, en ausencia de apoyo por parte de la embajada rumana en México.

Testimonio de Ana María Topoleanu sobre el arresto arbitrario de su hermano y demás presuntos culpables del #1DMx. Vía Animal Político, YouTube

El nueve de diciembre, Topoleanu fue ‘liberado’ (es un decir) por la jueza 47 de lo penal, María del Carmen Patricia Mora Brito junto con cincuenta y cuatro detenidos más. Acto seguido, por órdenes de la directora del penal Laura Talamantes García, se trasladó esposado a la estación migratoria ‘Las Agujas’ en Iztapalapa. Allá permaneció hasta que el sábado 22 de diciembre fue enviado al aeropuerto internacional de la Ciudad de México, para partir a Rumania.

Historia digna de Ionescu, mezclada con fuertes dosis de Kafka autóctono y Juan Orol. A Mircea los granaderos le robaron su cámara y efectos personales en el camino al Búnker. Sufrió como sus demás compañeros en desgracia, torturas físicas y sicológicas a manos de los muchachos del orden y en el MP. Sólo se salvó de que le aplicaran toques en distintas partes del cuerpo porque dijo que era extranjero. ‘A dos de las personas que estaban conmigo, sí les pasó eso’. Fue una pesadilla que parecía no tener retorno.

Y fue testigo de primera mano, de los negocios y trafiques que han hecho de nuestro país, ejemplo de lo que no debe hacerse en materia de procuración e impartición de justicia. Todo a la venta, y a la luz del día. A otro migrante que se negó a pagar por algún servicio o favor no solicitado en Las Agujas, lo tundieron a golpes en la zona de baños, donde no hay cámaras de video.

Llegaron a México sus padres, para participar en la boda de Ana, quien también el 22 de diciembre (día elegido por el INM para dejar ir a Mircea de regreso a casa), contraería nupcias en Guadalajara con un médico mexicano. Visitaron a su hijo en Las Agujas durante sesenta minutos contados durante su estadía en el DF. Sabían que era virtualmente imposible que los acompañara a la fiesta de su hija, a pesar de que Mircea pudo haber enfrentado cargos por irregularidades en su estatus migratorios sin necesidad de ingresar al Limbo de Migración.

Pudo más la obtusa xenofobia y chovinismo de funcionarios acostumbrados a ver en las y los migrantes, como enemigos potenciales de la nación. Delincuentes ficticios, marcados con el estigma de la presunción de culpabilidad.

Para el abogado que se encargó de su caso,  e integrante de la Liga Primero de Diciembre Federico Anaya, la postura de la directora Talamantes fue la gota que derramó el vaso. ‘Su expediente migratorio inicia con el oficio RPVN/SJ/8052/2012, partida 9149/RN/2012, en donde se reporta liberación con copia de su boleta de libertad. Se entrega a una persona libre, con presunción de inocencia intacta. Mircea pudo haberse regularizado, con simple pago de multa pecuniaria. Pero cuando se asume que los extranjeros son perniciosos, algo como lo que sufrió él, es de esperarse…’

Lo que sucedió el primero de diciembre y las secuelas de esos eventos: la desmesurada reacción de una policía incapaz de realizar labores elementales de investigación; empeñada en quedar bien con el jefe, encabezada en esos momentos por Luis Rosales Gamboa, por uno de los principales responsables del desastre New’s Divine (rehabilitado por Manuel Mondragón –nombrado por Peña Nieto a la cartera de Seguridad Pública federal- cuando ocupó ese puesto después de la renuncia de Joel Ortega, flamante director del Servicio de Transporte Colectivo Metro gracias a Mancera), presupone un cambio de estrategia tras la llegada del PRI a la presidencia. Esto no quiere decir que los paradigmas cambiaron mucho durante administraciones distintas a la del tricolor, pero el enfoque futuro parece asemejarse peligrosamente a las glorias autoritarias pasadas.

Los catorce presos políticos del nuevo jefe de gobierno no celebraron la Navidad con sus familias en casa. La Asamblea deberá derogar pronto el artículo 362 del Código Penal del DF que equipara sus ‘delitos’ a la disolución social, tan socorrida por las fuerzas de seguridad durante los dorados años cincuenta y sesenta en nuestro país. A eso se comprometieron. Habrá que presionar para que esta exigencia se haga realidad.

Los gobiernos pretenden conducirnos, en reversa, a un callejón sin salida. Demasiado joven el sexenio -y muy cercano el fin de este año convulso- como para anticipar vísperas. Empero, sería en extremo irresponsable bajar la guardia ciudadana …

Foto2 mancera box

…ante un evasivo pugilista Miguel Ángel Mancera

--- que no es, ni de lejos, el Kid Gavilán de la política

— que no es, ni de lejos, el Kid Gavilán de la política

… sino más bien, Kid Avestruz

… sino más bien, Kid Avestruz

 

 

#LibertadYA a los presos de conciencia. Aún #faltan14 que deberán salir de la cárcel, sin cargos y cuanto antes.

Related

Deja un comentario