La brújula perdida

El antimonumento #ABC49, segunda muestra en su género montada sobre el Paseo de la Reforma (frente a la sede del Instituto Mexicano del Seguro Social, justo en la explanada ubicada en el camellón paralelo a su entrada principal), es un proyecto cien por ciento ciudadano -inaugurado por papás y mamás de niños muertos y lesionados a raíz el incendio de la Guardería ABC de Hermosillo– colocado justo en el octavo aniversario de este siniestro, exactamente un día después de las elecciones amañadas en el Estado de México y Coahuila y dos más (y que han vuelto a encumbrar, con renovados bríos peñistas, al autoritarismo más acendrado del PRI en una suerte de huida hacia adelante, con especial dedicatoria para los comicios federales de julio 2018).

El triunfal resurgimiento del PRI dinosáurico, narcisista y avasallador en las gubernaturas de ambas entidades, son un signo ominoso de los tiempos que corren y por venir en la Era del Trumpiato. Tendrán que verse obligados a remar fuerte, con las manos bien atadas, y a contracorriente. Ése parece ser el mensaje principal emanado de Los Pinos (y de sus sucursales en Toluca y Saltillo), porque de lo contrario caeremos todos en el despeñadero que se asoma al final inminente del actual sexenio. Si los cierres de gobierno de Vicente Fox y Felipe Calderón delataron una absoluta falta de oficio y criminal santurronería -algo representado a plenitud las dos administraciones panistas, en el ocaso de sus respectivos mandatos- el de Peña Nieto podría definirse como el de la gandallez desenfrenada. Nada impedirá que el deleznable Experimento Mexiquense (con su probada capacidad de seguir arrebatando éxitos sólo vistos antes en la salinista década de los ochentas) se propague hacia los distintos, y variados, rincones de la República Mexicana.

Es precisamente para rescatar la memoria familiar y colectiva de las fauces del olvido sistemático, que ejemplos como el de los antimonumentos a los jóvenes normalistas de la escuela Raúl Isidro Burgos desaparecidos por fuerzas del Estado en Iguala (develado en Reforma y Bucareli, en abril de 2015) junto con el capítulo recién escrito, frente a las calles de Reforma y Toledo –que conmemora para la posteridad, la muerte por negligencia de cuarenta y nueve bebés en Sonora, y por extensión la de decenas de casos adicionales en estancias infantiles del país- deben replicarse en otras regiones del país. Empezando por la capital de Sonora, donde a pesar de que autoridades de los gobiernos del presidente Peña, la gobernadora Pavlovich y el alcalde Manuel Ignacio Acosta se resisten a aceptarlo, tendrá eventualmente que construirse un MemorialABC en el lugar preciso de los hechos. Así les fue prometido a familiares de niños fallecidos y lesionados –pues ellos lo exigieron, en distintas oportunidades y tiempos- por Guillermo Padrés cuando él todavía era titular del Ejecutivo en Sonora.

En la versión azul del priismo, y tal como sucede en la Casa Matriz, prometer no empobrece ni cuesta nada. Avanzan, contra toda lógica y justicia, las tentativas por transformar la manzana completa en la colonia Y Griega de Hermosillo -que comprende las calles Mecánicos, Ferrocarrileros, Vaqueros y Periférico Sur- en un centro comercial sui generis, donde la identidad de las víctimas fatales del incendio no podrá ser recuperada. O si, por casualidad, lo es -y dependerá en primerísimo lugar, del empuje de la sociedad hermosillense que así suceda- será con simples soluciones coyunturales, diseñadas para salir del paso: con placas de acrílico y textos mal hechos, empotrados en fuentes de agua inservibles (que ya se intentó, para vergüenza de todos, en el desastroso recuento negociado de los muertos en el antiguo Casino Royale de Monterrey y el absurdo ‘Memorial’ correspondiente que puso -prácticamente a escondidas, y sin participación genuina de las familias agraviadas- el municipio panista y el gobierno estatal del PRI, en el lejano agosto de 2014), en camellón de vía rápida y muy lejos del sitio exacto del crimen donde murieron cincuenta y dos personas.

‘Memorial Casino Royale’. Fiasco descomunal, cortesía de EPN, Margarita Arellanes (alcaldesa panista de Monterrey) y el inefable Rodrigo Medina (PRI), cleptócrata gobernador del estado de Nuevo León. Imagen tomada del blog Letra en Movimiento

Porque los que votaron por el tricolor por fuerza y de grado, para perpetuar a ese partido/forma de vida en el poder –y todo lo que representa su permanencia- durante seis años adicionales en Edomex y Coahuila, comparten el talante de aquellos mismos que exigen airadamente que los padres ABC dejen descansar a sus hijos, o los culpan directamente –la cima de la demencia, y cobardía moral si se quiere- de ocasionar sus muertes o lesiones.

Aristegui Noticias

En resumidas cuentas, han sido -desde aquella pesadilla sin retorno- ocho años de victorias parciales y derrotas momentáneas. Quedan resabios de las últimas, que seguirán doliendo en la conciencia, por la memoria efímera, tachoneada con grafitos posteriores, y el consentimiento tácito de la delegación/señorío perredista de Coyoacán, que nunca se hizo responsable de su protección o mantenimiento en el caso del MuralABC: obra pintada en la valla exterior de Avenida Universidad número 1953 y que se inauguró -con presencia de un grupo de papás y mamás, que viajó para tal efecto de Hermosillo a la capital- el cuatro de junio de 2014; abandono oficial que contribuyó a que del espacio habilitado quedaran, únicamente, numerosos registros gráficos y un tenue recuerdo en las redes.

¿Qué debe esperarse de los demagogos: piltrafas peñanietísticas, herederas directas del Calderonato, que firmaron compromisos y prometieron dar prioridad al tema de la JusticiaABC en reunión electoral (mayo de 2012) con un nutrido grupo de padres afectados por la tragedia, en Ciudad Obregón?

Que, en su afán por escurrir el bulto (uno de miles, o millones en el conteo interminable de los daños), dejarán en manos de las que vengan a sustituirlos, la elusión institucional de estos menesteres y responsabilidades.

La épica ceguera de políticos, empresarios y un sector grande de la sociedad pasiva, no podría ser mayor.

ABC Nunca Más. Justicia.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios