Peña Nieto y la Internacional Reaccionaria

Es cada vez más reducido el trampolín desde el cual Peña y su pandilla pretenden dar el clavado hacia una solución de continuidad después de este sexenio, pero los resultados en dos estados clave a favor del PRI le inyectan esperanzas.

El homúnculo de Atracomulco, e infierno real en una torre de Londres

Imagen: Rato Movie Posters

En la lógica alrevesada que define la carrera presidencial mexicana -tema único que suplirá cualquier otra consideración, hasta que se oficialice el cambio de gobierno el primero de diciembre de 2018- los fracasos y encogimiento acelerado del Increíble Hombre Menguante Peña Nieto (y el empequeñecimiento proporcional de una sociedad abúlica por autoelección, o naturaleza) van a ser vendidos como éxito indiscutible de un régimen en la lona que, tras el descalabro relativo de los comicios del cuatro de junio, pudo retener gubernaturas en la casa matriz en el estado de México y la sucursal moreirista de Coahuila.

Esta brutal reducción en las urnas de expectativas reales de cambio, se suma a la de nuestros virreyes, que incluyen en primerísimo lugar al liliputiense jefe de gobierno –y clon peñista, en su modalidad capitalina- del ex Distrito Federal.

Lo paradójico es que, como ocurre en los Estados Unidos de Trump, allá los recientes comicios locales se han inclinado a favor de opciones republicanas a pesar de que el ocupante de la Casa Blanca en Washington enfrenta crecientes indices de impopularidad y repudio popular.

Pero la realidad es terca. Reza un refrán gringo que nada es tan exitoso como el éxito mismo. Nothing succeeds like success. La gran Tautología Americana es aplicable al futuro inmediato del PRI, que ya obtuvo oxígeno en el estado de México y Coahuila, en su esfuerzo institucional por librar el escollo de 2018 arrancando una tercera parte del voto popular (nuevo umbral o techo, tras el cincuenta por ciento más uno salinista de 1988 o la proporción parecida de Zedillo, seis años más tarde) en connivencia con sus cómplices politicos y empresariales.

Es cada vez más reducido el trampolín desde el cual Peña y su pandilla pretenden dar el clavado hacia una solución de continuidad después de este sexenio, pero los resultados en dos estados clave a favor del PRI le inyectan esperanzas. De conseguir en el dieciocho una atomización del voto similar a la de los dos procesos cruciales que le han dado sendos triunfos en el Norte del país y el Valle de México, aún tendremos tricolor para rato: cuando menos, con Osorio o Meade o Narro o un candidato emergente bien pertrechado por las fuerzas vivas del gobierno federal a la cabeza del nuevo asalto a Los Pinos, hasta el lejano 2024.

En Estados Unidos le llueven duras críticas y señalamientos a Trump, pero los zombies y vampiros del partido republicano mantienen su racha triunfadora a costa del partido demócrata, agrupación que exhibe una peligrosa vocación minoritaria que bien podría volverlo a condenar en las elecciones intermedias, que renovarán al Congreso y a una tercera parte del Senado, el año entrante.

No habrá Fiscalía independiente, porque la Nomenklatura autoctona está bien informada, y sabe que lo que pasa en Brasil no puede, bajo ningún concepto, repetirse en México. No es fácil conservar el poder mal habido soltando las amarras del control vertical y comprometiéndose a tener jueces verdaderamente autónomos, del estilo de Sérgio Moro.

Por consiguiente, e independientemente del desenlace electoral mexicano, las esperanzas se cifran en contar con una Comisión Internacional contra la Impunidad, análoga a la que ya existe y funciona en Guatemala. Algo que difícilmente tendremos en el futuro inmediato.

Aunque se valga seguir soñando.

***

 

Vía Profil

Peñanietato, igual a Mal de Muchos. Consuelo de Tontos es constatar que no somos los únicos que padecemos la infinita estupidez humana. También Gran Bretaña conserva, incólumes, cánones y principios de una guerra despiadada contra los sectores pobres -y por extensión, prescindibles– de la ciudadanía. Los saldos más elocuentes son los que arrojó el incendio (el 14 de junio pasado) de la totalidad de la torre o multifamiliar Grenfell (una bomba de tiempo de 24 pisos de altura, que contenía en su interior 127 departamentos) cuyo origen aparente es el cortocircuito en un refrigerador en pisos inferiores que se extendió hasta la azotea con sus -hasta ahora- 79 víctimas mortales.

La torre, tras su intervención. Foto vía Buildings.com

Grenfell era un enclave de vivienda pública en zonas restringidas de privilegio, enmedio del barrio trendy de North Kensington. Su fachada fue remodelada con revestimientos flamables, cuya única función era ‘embellecerla’,y que la convirtieron en trampa mortal. Se pudo haber invertido un poco más en materiales que garantizaran, en su caso, siniestros mucho menores. Pero había que economizar en una de las zonas de mayor plusvalía de Londres. El negocio del partido conservador que lidera Theresa May (versión inglesa del partido republicano), todavía en el poder en el Reino Unido, era y es negar derechos elementales a los que se atreven a votar en su contra.

En eso se parece la insensible primer ministro, aventajada representante de la Internacional Reaccionaria que aquí se consolidó con el panista Felipe Calderón, y antes con Vicente Fox (y el neoconservador Ernesto Zedillo Ponce de León, y Carlos Salinas, y Miguel de la Madrid, y López Portillo, y Echeverría, y Díaz Ordaz, y …) a los imaginarios retos de la privatización en el ámbito de las estancias infantiles del Estado, y el repliegue de esta obligación fundamental por parte de los gobiernos presididos por ellos.

V/Evening Express

Su emblema y símbolo es el cladding vistoso, para efectos visuales y de comparación estética de la zona gentrificada. Una vez más: de haberse gastado modestas cantidades adicionales, no habría acaecido el siniestro en estos terminos.

Pero para May y sus predecesores y los politicos que toman este tipo de decisions de vida o jmerte, los ocupantes de la torre no se lo merecían.

 

Protesta en Londres. El ahorro y ‘corte de esquinas’, como licencia para depurar sectores pobres. Daily Mail

Las autoridades responsables, a nivel local y en el gabinete de la primer ministro, en su momento tuvieron pleno conocimiento de los numerosos reclamos de vecinos y expertos (incendio anterior, con seis muertes). No hicieron nada al respecto, porque carecen de peso politico real los habitantes pobres de inmuebles como el Grenfell: familias de Eritrea, musulmanes, hombres y mujeres de la tercera edad, jubilados sin ahorros ni derecho de picaporte.

Las poblaciones invisibles: aquellas que no cuentan, para May Trump Peña Calderón Mancera y compañía, ameritan ser sacrificadas en el altar de la gentrificación.

Cientos, si no es que miles de inmuebles en Gran Bretaña se encuentran igualmente comprometidos.

Gloucestershire Live

Theresa May podría no sobrevivir en su puesto. Uno supone que habrá investigaciones independientes, y castigo a los culpables (aunque sea demasiado tarde para las familias directamente afectadas). Se van a revisar los inmuebles que sufrieron los mismos remozamientos, en Londres y distintas ciudades británicas. Uno quisiera pensar que no quedará esta tragedia en el olvido, y se tomarán providencias para que un desenlace como el de la Torre Grenfell no se repita en el futuro.

No, en México. Por acá prevalece el dominio -la doctrina- del Eterno Retorno: insistimos en Tropezar con las Mismas Piedras de siempre. Mueren niños en guarderías públicas y privadas, en todo el país. Nosotros ya estamos pensando seriamente, en el destino que nos depara otro sexenio de prácticas priístas, fomentadas por un nuevo Caudillete en cuanto éste recabe la cifra mágica de una tercera parte de los votos totales emitidos en julio de 2018. Cantidad apenas suficientes para presumir, como lo hizo Del Mazo en Edomex, ventajas ‘insuperables’ infladas con votos fantasma y trampas mortales que creíamos superadas en el distante año dos mil.

 

@alconsumidor

Close
Comentarios