Andrés Lajous

Espacio en disputa

Perfil Politólogo y urbanista. Es editor en línea de la revista Nexos y comentarista político en diversos medios electrónicos.

Ver Más

Por qué dejé de escribir en El Universal

Hace unos meses dejé de escribir la columna que tenía en el periódico El Universal. No me corrieron, tomé la decisión de renunciar. El motivo de mi renuncia es que no encontré satisfactorias las explicaciones de los editores sobre decisiones que tomaron en relación a textos que envié, algunas de ellas sin consultarme.

Desde hace un par de años he participado en varios medios de comunicación aparte de El Universal. En Radio Fórmula con Denise Maerker, en la revista Nexos, en La Hora de Opinar en Foro TV, algunas publicaciones en el Enfoque del periódico Reforma, en el periódico El País, en ADNpolítico de Grupo Expansión, algunos comentarios en W Radio, y ahora en Animal Político. Nunca, en ninguno de ellos, me han dicho de qué sí puedo hablar o publicar y de qué no.

En el caso de El Universal, hasta hace poco tenía la impresión de que podía escribir libremente. Aunque la columna que tenía estaba definida como una columna para hacer “crónica” de la ciudad de México, a lo largo del tiempo escribí textos de diversos géneros periodísticos. En temas políticos escribí cosas que es difícil considerar crónica, como esta crítica a la supervía y a Marcelo Ebrard, esta revisión de los spots en las recientes campañas para la elección al GDF, reflexiones sobre temas no sólo locales aunque basados en sucesos en el DF, como lo fue una de las marchas convocadas por Javier Sicilia (y otra de la reunión con legisladores en el castillo de Chapultepec o incluso sobre eventos fuera de la Ciudad de México), o una crítica al PRD del DF por los cambios que hicieron en la ley electoral local. Estos ejemplos los pongo aquí porque, aunque reconozco que el género de la columna en un principio era crónica, poco a poco fui publicando una variedad de artículos que no son propiamente crónica, aunque no dejé de escribir crónica. En ningún momento a lo largo de más de un año recibí algún comentario de los editores del periódico sobre el contenido de mis columnas o una sugerencia de que debería apegarme a la crónica. Fue en momentos electorales que empezaron a usar el genero periodístico como excusa para justificar su incomodidad.

Sin embargo a mediados de abril, ya iniciadas las campañas presidenciales, los editores (o algún editor) decidieron—sin consultarme—cambiar el título y contenido a una columna que envié sobre el robo de vehículos durante el gobierno de Peña Nieto en el Estado de México. Ésta es la versión original  y ésta la versión publicada. Los cambios no son mayores, excepto que borraron las palabras “Peña Nieto” del título y del texto, y cambiaron la conclusión del texto para generalizar las preguntas en vez de que éstas estuvieran dirigidas al candidato presidencial del PRI.

Al ver los cambios busqué una explicación con los editores, y después de varios intentos de comunicarme y sin respuestas claras, uno de los editores me dijo que “la decisión fue de último momento y vino desde arriba”. Cuando logré hablar con el director del periódico, éste me dijo que era un error editorial y que resarcirían el daño hecho, pues él no había autorizado ese tipo de cambios y menos sin consultar al autor. Escuché y agradecí la disculpa. El compromiso fue volver a publicar la columna en la sección nacional de “Opinión” pues, argumentaban, no era una crónica. Expliqué que así eran mis columnas en general y que era la primera vez que les parecía que había un problema con el género periodístico. Esperé varios días y no publicaron el texto. Me pidieron una versión modificada (esa sí, sin crónica) y sólo la publicaron en la versión online en el periódico. Les hice saber mi inconformidad por no cumplir lo acordado.

Un mes después, la semana siguiente a la protesta en la Universidad Iberoamericana en contra de Peña Nieto, volví a enviar mi columna. Considerando lo que me habían dicho con el texto del robo de vehículos, aunque sí escribí una opinión, también metí una narración de los hecho en la Ibero (todos eventos en la ZMVM). Este es el texto que envié y en esta ocasión decidieron no publicarlo. Dijeron que pese a contener crónica, mi columna debería  sólo atender “los rincones de la ciudad”.

Una vez que no publicaron mi artículo, me reuní con uno de los editores. Me explicó que no estaban protegiendo a Peña Nieto ni a nadie más. Insistí en que era al menos raro que sólo dos textos hablando de Peña Nieto hubieran causado problemas y que, en el primer caso, al editarlo no lo convertían en crónica, sino simplemente borraron el nombre de un candidato presidencial. El editor me ofreció que una vez pasada la elección viéramos si podrían pasarme a la sección nacional (porque ahorita tenían “muchos compromisos”). Le dije que no y que quería publicar otros artículos sobre el gobierno del Peña Nieto en el Estado de México. Me dijo que habían “muchas presiones” pero que vería que se publicaran. Escribí cinco o seis columnas más, dos de ellas (1, 2) sobre el gobierno de Peña Nieto.

La razón por la que terminé renunciando al periódico es que ya no sentía que tenía garantizado un espacio libre. Después de la conversación con el editor, me quedé con la sensación de que si no publicaba algo criticando a Peña Nieto, entonces me estaba autocensurando. Esto me obligaba a publicar algo sobre él, lo cual hacía más pensando en cómo poner a prueba al periódico que pensando en el público.

El Universal por desgracia es un periódico particularmente inconsistente en términos de calidad. Tiene cortas épocas buenas y largas épocas malas. Probablemente es el periódico en México que más seguido cambia de cuerpo directivo y editorial. En los últimos meses mi impresión es que su línea editorial cada vez se ha vuelto más cercana a las posiciones del PRI y a Peña Nieto. Si así lo decidieron los editores deberían ser explícitos al respecto para que el público evalúe la calidad de lo que publican dentro de la línea editorial de su elección. También, de haber sido explícitos, yo podría haber evaluado escribir ahí sin el jaloneo de que editaran mis columnas sin consultarme, intentando obligarme a aceptar su línea editorial. Lo que me preocupa de su decisión editorial son las razones no dadas para tomarla: ¿es una idea de conveniencia frente al poder? ¿es una amenaza explícita de quienes llegan al poder? ¿es un infundado cálculo de autodefensa frente al miedo a la censura? ¿es una convicción política? Mientras El Universal no explique su línea editorial, creo que hay razones para preocuparse sobre qué le depara al periodismo en nuestro país. Si los elementos que los llevaron a definir esa línea editorial no contienen razones que se puedan justificar públicamente, es probable que no sea el único medio en esa situación. Lo que más me preocupa no son los mecanismos directos de control de la prensa, al fin y al cabo eso se nota. Me preocupan más los informales y los indirectos. Los que parecen voluntarios.

Los medios de comunicación, pese a ser empresas privadas, no dejan de tener la responsabilidad de tener un poder público. Es en la generación de información y formación de opinión pública que se construyen instrumentos indispensables para la democracia como son la vigilancia, la denuncia y la evaluación de quienes están en posiciones de mando. Es con esos instrumentos que—dice Pierre Rosanvallon—se construye la desconfianza que requiere un sociedad que controla a sus autoridades para no ser controlada por ellas. Y también es con esos instrumentos que un medio de comunicación se gana la confianza de su público. El Universal perdió mi confianza y sospecho que cada día que pasa va perdiendo la confianza de su público.

Related

Deja un comentario