+Mas

Plumaje Las voces de la Selva

El día que fui rockstar

Fernando Rivera me apuntó con su guitarra y me disparó un sol sostenido (¿o habrá sido un do?). Yo, de acuerdo a lo ensayado, me tambaleé ante el poder de la música, recibí una nueva ráfaga de notas y caí muerto de rock brindando a la audiencia la mejor actuación multitudinaria que he ofrecido hasta la fecha.

El día que fui rockstar

Fernando Rivera me apuntó con su guitarra y me disparó un sol sostenido (¿o habrá sido un do?). Yo, de acuerdo a lo ensayado, me tambaleé ante el poder de la música, recibí una nueva ráfaga de notas y caí muerto de rock brindando a la audiencia la…

Postergar el placer

¿Cuántos de nosotros hemos echado a perder lo que podrían haber sido grandes triunfos en nuestras vidas por no haber sabido esperar lo suficiente para colectar frutos maduros?

Escupitajos

Es cierto que alguna que otra vez me ha tocado estar frente a mujeres que me han escupido todo su odio, pero esa variación no entra en el porcentaje que refiero. La saliva expulsada hacia las banquetas -o hacia cualquier sitio público- representa un…

Tres cuentos (breves) con posibilidades de vida

Tomó sólo un par de años a partir de ese momento para que llegaran aquí los primeros. Aquel grupo inicial fue muy amigable. Luego llegaron más. Poco a poco fuimos notando que nos iban dejando de hablar. Para cuando nos dimos cuenta que resultábamos una…

La superficie más honda

Tal y como suele ser en la vida, los personajes de "La superficie más honda" van cruzando por las historias que habitan y súbitamente se encuentran enfangados en una situación salvaje de la que, adivinaron, nunca lograrán salir.

La marcha

¿Cómo es que quieren que uno "vibre" como se vibra en el estadio, un concierto o una carrera cuando en el fondo lo que se siente es una rabia que se parece mucho a la que trae Trump dentro de las vísceras diariamente, pero en otro sentido?

Corazón en tinieblas

Llevo días con el subconciente poblado por las imágenes de Donald Trump despreciando a todos cuantos se encuentran a su alrededor, y sólo puedo pensar en El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.