¿Qué hacer para detener la violencia en México?

¿Qué hacer? ¿Para dónde le damos? México no está sólo en esto. Edgardo Buscaglia es un experto internacional en seguridad que ha vivido y estudiado experiencias en otros países que han logrado salir de situaciones de terror como la nuestra y en esta entrevista nos cuenta cómo le hicieron.

soc civ1

Muchos sentimos que el país vive su momento más triste y más cruel en décadas. Nuestra indignación ha tocado fondo y nuestra exigencia de justica y paz no admite prórrogas. Las manifestaciones civiles se están volviendo masivas. Con cada minuto sin una respuesta efectiva del gobierno se van sumando más ciudadanos inconformes dispuestos a transformar de fondo al país.

Pero ¿qué hacer? ¿Para dónde le damos? México no está sólo en esto. Edgardo Buscaglia[1] es un experto internacional en seguridad que ha vivido y estudiado experiencias en otros países que han logrado salir de situaciones de terror como la nuestra y nos cuenta cómo le hicieron:

La corrupción política en México es la madre y el padre de la delincuencia organizada. Existe en México un pacto de impunidad. Esos pactos de impunidad que se han dado en países como Italia o Colombia, hacen que estas masacres solo puedan ser abordadas penalmente si hay mucha presión internacional y mucha presión desde la sociedad civil.

Este tsunami de sangre ha despertado a la sociedad civil en México, pero hay que ir más allá de pedir justicia por la tragedia en Iguala; hay que prevenir que más masacres ocurran. Hay que rescatar al Estado de los gobernantes que lo han secuestrado. Se trata de salvar vidas y para ello se necesita un movimiento social fuerte y unido.

La sociedad civil tiene que estar en las calles y paralizar el sistema económico y mafioso que tiene México. Eso es lo que hicieron en Colombia y en Italia. En el movimiento de “ manos limpias”, por ejemplo, millones de italianos en los años 90´s salieron a las calles , paralizaron el gobierno y la economía, liderados por figuras de la sociedad civil, tenían una agenda clara y concreta con la que consiguieron someter a proceso penal a la mitad del Parlamento y a muchos otros altos funcionarios del gobierno italiano.

Esta experiencia para desarticular la corrupción es replicable si:

Primero, hay un movimiento social con millones de personas en las calles. Se necesitan movilizaciones en cada uno de los estados de la república. Estas manifestaciones no pueden ser meras reacciones sociales de indignación, deben mantenerse articuladas hasta generar la presión suficiente y lograr resultados que modifiquen de fondo el actuar de las instituciones.

Segundo, la movilización social debe ser plural y unida en la que quepan todos los ciudadanos. Se pueden reunir en torno a liderazgos ya constituidos, reconocidos y respetados por todos los mexicanos como puede ser el Padre Solalinde o pueden surgir nuevos liderazgos. Lo importante es que sea un movimiento ciudadano sin infiltración de liderazgos políticos que puedan fragmentarla.

Tercero, las movilizaciones sociales deben ir acompañadas de una agenda de exigencias compartidas entre la sociedad civil. No se trata sólo de salir a gritar y desahogarse en las calles. Hay que tener claro qué queremos con tres o cuatro exigencias muy puntuales.

Para lograr un cambio real se necesita desarticular los mecanismos que permiten la impunidad. Por ejemplo, las leyes contra la corrupción en México nacen muertas. Son una gran simulación. Están hechas para que los responsables no vayan a la cárcel. El Código Penal Federal no contiene una definición adecuada de trafico de influencias, ni de conflicto de interés, ni de malversación de fondos públicos. Si no se tiene una regulación adecuada, el camino es libre para que funcionarios públicos desvíen dinero para beneficiar a empresas de familiares, amigos o a la misma delincuencia organizada. La corrupción legalizada es el aparato circulatorio de la delincuencia organizada y es lo primero que hay que cambiar.

Después hay que tener un nuevo aparato verdaderamente independiente que permita actuar de manera eficiente contra a los funcionarios públicos que hayan incurrido en este tipo de prácticas. Un ejemplo puede ser crear Unidades Autónomas de Investigación Patrimonial, vigiladas por la sociedad civil en cada Estado para identificar si los patrimonios y actividades comerciales de los políticos son o no justificados. Hay que hacer investigaciones retroactivas a 10 años, empezando por el Presidente de la República, sus familiares y socios. Para limpiar el Estado hay que empezar de arriba hacia abajo.

Esa limpieza de Estado después va a permitir combatir los demás delitos. Esto no es utopía, se ha logrado en varios países. En Italia pasó, y también en Indonesia y en Colombia donde más del 60% de los legisladores, incluyendo los del partido de Álvaro Uribe, fueron procesados penalmente por vínculos con grupos criminales.

Además hay que entender que Iguala y las demás masacres, que ya son muchas en México, son crímenes de lesa humanidad motivados por razones políticas e ideológicas y están ligadas a la corrupción de los gobiernos que administran y han administrado al Estado. Por ello hay que exigir que los responsables sean juzgados en la Corte Penal Internacional en la Haya y no en la Corte Interamericana, donde el gobierno mexicano puede tener injerencia. En la Haya se puede esperar que la Unión Europea y otros actores puedan presionar para que esas denuncias prosperen.

Entonces y resumiendo, aquí hay tres primeras propuestas que han tenido éxito a nivel internacional y pueden ser parte de esa agenda de exigencias:

  • Modificación de los Códigos Penales, estales y federal para eliminar la corrupción legalizada.
  • Contar con un organismo verdaderamente autónomo con vigilancia ciudadana para actuar contra políticos y empresarios que hayan cometido ilícitos.
  • Llevar a los responsables de las masacres a la Corte Penal Internacional.

Cuarto, el movimiento social debe ser pacífico. Hay que tener muy claro que la violencia organizada está formada por grupos que se convencen los unos a los otros en una especie de simbiosis perversa, de que lo que hacen lo hacen con un propósito superior, como el caso del Nazismo o los paramilitares que hacen las masacres en Sudán.

El virus que permite que la delincuencia organizada en México -en la que participan funcionarios de gobierno, empresarios y operativos que aprietan el gatillo- asesinen a 50 personas por día y los entierren en fosas comunes obedece al mismo virus que explica el Nazismo o los genocidios en Sudán. Si bien las motivaciones son diferentes, el virus de la violencia colectiva que los engendra es igual, y no hay que parecerse en nada a ellos.

Las movilizaciones violentas sólo generarán más violencia y justificarán acciones represivas del Estado. Si se deciden realizar acciones para paralizar la economía como cerrar aeropuertos o carreteras, siempre deben de ser pacíficas. Ghandi, por ejemplo, paró el sistema económico sin violencia, él logró parar la exportación y distribución de sal de forma pacífica. Hay que demostrar con hechos el cambio que se quiere. Además, este tipo de acciones deben tener un propósito concreto. No sirve de nada solamente paralizar la economía si no se tiene una agenda clara de exigencias.

soc civ 2

Quinto, no hay que cansarse ni darse por vencidos. No hay que dejar las calles hasta que las exigencias de lo sociedad civil sean cumplidas y haya una transformación de fondo que limpie el Estado. Hay que transformar la rabia en construcción y mantener la movilización social el tiempo que sea necesario. El mejor amigo del crimen organizado es la apatía ciudadana, por eso lo más importante es no dejarse doblegar ni perder la esperanza.

 

@PAOLASAEB

 

 

[1] Edgardo Buscaglia Investigador Principal en la Universidad de Columbia, Ex Asesor de la ONU y Presidente de Acción Ciudadana en México

Close
Comentarios