+Mas

Plumaje Las voces de la Selva

¡Te cambio a una escuela pública!

Como que nos ha faltado ser solidarios con la educación pública. Para no abandonarla a su suerte porque se ha dejado de invertir en ella. Para no volverla un asunto de clases. Para no desaprovechar la indispensable y necesarísima oportunidad de que los…

Y Acapulco #VuelveAlaVida

Esto no es una reseña de cine. Es sólo el sentimiento que le provocó a una veracruzana-chilanga la docu-peli de Carlos Hagerman, Vuelve a la vida. No se aceptan reclamaciones.

¿Y si fuera lesbiana, qué?

Una amiga de mi hija cree que es una cosa muy fea que te digan “lesbiana”. Mi niña sostiene que es peor que te digan “homófobo”, y que además, lo seas.

Puedes tener otros hijos

Los escogimos como padres o madres de nuestros hijos y luego no sabemos quiénes son ni qué hicieron con la persona que amábamos. Y menos cuando en medio del pleito ponen a los pequeños.

Dinero merecido

Dice Elba Esther Gordillo que ella sudó hasta el último quinto. Que casas, ropa, cuadros y viajes se los merecía porque en algún momento de su vida limpió mesas, lavó trastes e hizo carrera en el magisterio y la política, sin amante ni empresario…

Pégame, pero no me dejes

Últimamente no me gusta lo que oigo. Varias de las amigas de mi hija ya tienen broncas en sus noviazgos de apenas unas semanas, tiempo récord en el mundo de estos jóvenes imberbes.

Ni cómo ayudarles

Nunca ha dejado de sorprenderme la lealtad del turista que visita Acapulco. Ya podrá devastarlo un huracán que ponerlo en jaque el crimen organizado y hasta su propia gente, que la nota jamás dejará de ser “97 por ciento de ocupación hotelera”.

Soy de lo peor

En casa tengo helechos, teléfonos y una cuna de moisés. Qué me dura un árbol de navidad.

De vuelta la mula al trigo

Me pregunto a quién se le habrá ocurrido que la mejor forma de vender un tiempo compartido es con engaños y cometiendo delitos. Y no entiendo cómo hay gente que compra sus productos.

Mi hija favorita

Ahora que han crecido mis niñas, y empiezan los problemas, he llegado a la conclusión de que nuestros abuelos tenían un montón de hijos para que, por probabilidad, alguno les saliera bueno.

Odio el Ipod de mi hija

En qué mal momento apareció en nuestras vidas este invento del demonio, que con sus decenas de apps arruinan la relación madre e hija.

Cuando los hijos aterran

Veo en el blog de Liza Long a una madre sola y desesperada, que usa un foro para desahogarse con las teclas de su computadora y no con la humanidad de sus escuincles

Que ya no crezcan mis hijas

Quisiera regresar el tiempo unos cinco años, a esa edad en que tenía a mis hijas protegidas del mundo hostil y el momento de independizarse se veía todavía muy lejano. Y congelarlo hasta que la situación mejore y la autoridad haga su trabajo sin…

Me quedo con los jóvenes

Por primera vez en los últimos seis años, coincido con Andrés Manuel López Obrador respecto a que no había motivo para usar la fuerza policíaca contra los manifestantes

El papá de Sofía descubre a los pobres

Reparemos en cómo cambiará la vida de esas criaturas cuando Sofía and friends lleguen con los juguetes, las despensas y puede que hasta con una posada organizada, a una colonia pobre. Aunque igual no sucede si les gana la flojera

Quiero seguir yendo al cine

No concibo la posibilidad de alterar o cancelar las idas familiares al cine, por la posibilidad de que el crimen cometido contra el pequeño de 10 años en Cinépolis no se resuelva. O peor aún, se repitiera.

Que me damnifiquen en Nueva York

Durante los últimos 40 años el centro de mi ciudad natal se inundó durante la temporada de lluvias. ¿Huracanes categoría 5? No. Sólo falta de prevención y un buen drenaje público.

Ojalá no se hayan robado a la niña

Alondra e Irma padecieron siete meses de negativas y discriminación por parte de las autoridades, hasta que pudieron registrar a Aimée como hija de ambas. Éste es un hecho histórico para el DF y el país, que merece festejarse.

Los peores años de la mamá de Fanny

Los padres de Silvia Stephanie han buscado a su hija los últimos ocho años, a pesar de la negativa de las autoridades para hacer su trabajo. Ahora exigen que la muerte de El Lazca no sepulte la esperanza que aún les queda por encontrarla.

Vieja el que cuide a sus hijos

A los diputados no les gustó eso de que los hombres tuvieran una licencia de paternidad con 10 días de goce de sueldo y decidieron dejarla en cinco. Para superar el estrés de ser papás son suficientes, ni que ellos se fueran a hacer cargo de los…

No doy permiso para que mis hijas tengan sexo

A mediados del 2006, cuando mis hijas contaban con 6 y 4 años de edad, el pediatra me informó que agregaría la vacuna contra el virus del Papiloma Humano (VPH) al esquema alterno que llevábamos de la Cartilla Nacional de Vacunación. La nueva vacuna…

Peatones zopencos

El viernes de la semana pasada fui testigo de un atropellamiento anunciado. El desafortunado protagonista fue un joven que intentaba cruzar la avenida Cerro del Agua en su esquina con Eje 10, frente al Burguer king, a una cuadra del Metro Copilco. El…

En mi familia no hay gays

Una amiga muy cercana me soltó la frase así, sin amortiguar el golpe. “Yo respeto. Pero gracias a dios en mi familia no hay gays”, y muy aliviada se persignó.

Periodismo como acto de fe

  Cuando empezaba como reportera en la sección Ciudad del periódico Reforma, a mediados de los 90’s, me tocó hacer una nota sobre el cambio de dirigencia en el PRD capitalino. Mis fuentes me habían contado que un grupo impulsaba la postulación por…

Un sentido regreso a clases

  La primaria de mis hijas se encuentra lejos, muy lejos de casa. Fue escogida por su filosofía educativa, por la dedicación de sus maestros, por el énfasis que le ponen a la participación de los niños en el proceso de aprendizaje, por sus…

La edad de la punzada

Mi hija mayor, que acaba de cumplir 13 años, me preguntó el otro día si podía hacerle un favor a una amiga suya. Aunque traía cara de ¿verdad que lo que te voy a decir no se hace?, me soltó la petición. Resulta que la amiga quería que le hablara a su…

Perder la inocencia

  Mis hijas, de 11 y 13, han seguido conmigo la participación de los deportistas mexicanos en los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Primero porque no tenían opción (en mi casa se ven de forma reglamentaria, ya saben que aquí no hay democracia). Y…