Rubén Aguilar

Lo que Quiso Decir

Perfil Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009)

Ver Más

Vandalismo

El vandalismo en ningún lugar del mundo es legítima expresión del descontento o el desacuerdo político y nunca puede ser reconocido como método de lucha; es simple y llanamente vandalismo.

Las acciones vandálicas de ciertos grupos que operan en el Distrito Federal se repiten de vez en vez. La última el primero de diciembre en el inicio de gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

El patrón de comportamiento es recurrente y nunca ninguno de los partidos o grupos políticos conocidos se hacen responsables de los hechos. En esta ocasión los vándalos se hicieron llamar “anarcos”. En un primer momento los hechos, que tuvieron lugar en las inmediaciones de la Cámara de Diputados y la zona de la Alameda, se adjudicaron al movimiento estudiantil #Yo soy 132, pero muy pronto éste se deslindó de los mismos.

Los actos vandálicos de estos grupos, nunca más de 300 o 400 personas, a veces menos, hacen un daño enorme a la izquierda, pues la primera reacción de un sector importante de la ciudadanía es adjudicar a esta la autoría de los mismos.

Lo que buscan estos grupos es ser cubiertos por los medios de comunicación, de manera particular la televisión y los fotógrafos. Estos vándalos, salvo excepciones, nunca agreden a los periodistas, sino que “actúan” para ellos, y así garantizar estar en las pantallas o en las notas de los periódicos.

La acción de estos grupos siempre parece seguir un determinado guión previamente establecido. El que fuera jefe de la policía del Distrito Federal, Manuel Mondragón, ahora Subsecretario de Gobernación, declaró a propósito de estos hechos que son grupos contratados pero sin decir por quién.

¿Quiénes son? ¿Quién los coordina? ¿Quién los paga? El nuevo gobierno del Distrito Federal debe responder ya estas preguntas y actuar en consecuencia. La autoridad de la ciudad que ahora deja el poder nunca hizo nada para aclarar la presencia de estos grupos o si lo hizo nunca lo dio a conocer.

En todo caso están ahí y hacen un daño a la ciudad y a sus habitantes. El nuevo gobierno debe poner fin a estos hechos.

Con voluntad política no debe ser difícil ubicar quién está detrás y a qué intereses responden. El esquema de actuación, como ya dijimos, es siempre el mismo.

Es alentador que Miguel Ángel Mancera, en unos días asumirá el cargo del Gobierno de la ciudad, haya condenado estos actos vandálicos, declarando que se deben de investigar para aclararlos y no deberían de quedar impunes.

Deja un comentario