Rubén Aguilar

Lo que Quiso Decir

Perfil Rubén Aguilar Valenzuela: Socio fundador de Afan Consultores Internacionales, S.C. Doctor en Ciencias Sociales. Profesor en el Departamento de Comunicaciones y Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana. Publica semanalmente en diversos periódicos y revistas del país. En los años de la Guerra Civil en El Salvador fundó y dirigió la Agencia Salpress del FMLN. En la administración del presidente Fox fue coordinador de la Secretaría Particular de la presidencia (2002-2004) y coordinador de Comunicación Social y portavoz del gobierno (2004-2006). Sus últimos libros en conjunto con Jorge Castañeda son: La Diferencia: Radiografía de un sexenio (2007) y El Narco: La Guerra Fallida (2009)

Ver Más

El asesino de policías

Un caso del inspector Martin Beck

Maj Sjöwall y Per Wahlöö

RBA Libros

Barcelona, 2012

pp.346

 

el asesino de policias El inspector Martin Beck investiga en esta ocasión, junto con su compañero Lennart Kollberg, el asesinato de una mujer. El caso lo vuelve a relacionar con dos viejos conocidos; Folke Bengtsson, el principal sospechoso del asesinato, es vecino de la víctima, al que años atrás había detenido, y también al periodista Ake Gunnarson, que se ha refugiado en un pueblo de la región, para cambiar de vida y dejar atrás una tragedia personal.

Desde el inicio del caso Beck está convencido que Bengtsson no es el asesino, pero sufre presión de sus jefes y de la prensa para que proceda en su contra. El tema hay que cerrarlo pronto en independencia si se hace o no justicia. Poco después, unos policías de patrulla sorprenden a dos jóvenes que han robado. Al verse descubierto uno de ellos dispara y mata a un policía, pero también él muere. El otro joven escapa.

Ese hecho accidental, que no tiene relación alguna con los sucesos que investiga Beck, lleva, finalmente, a descubrir al verdadero asesino, que es un padre de familia tradicional que en los últimos años ha sido el amante de la mujer a la que mata. Los jefes policiales quedan evidenciados en su incompetencia, pero también en que realmente no les importa se haga justicia. Sólo quieren los éxitos políticos.

Los personajes, la novela está poblado de ellos, son reales y creíbles. Se apartan de todo estereotipo. Cada uno con su historia de alegrías y tristezas que le es propia y los hace singulares. El tratamiento de la figura del inspector Beck es particularmente amorosa. Representa al ciudadano de carne y hueso, pero también al funcionario honesto y responsable.

La escritora sueca Liza Marklund escribe en el prólogo de esta edición que “la serie de Martin Beck es una parte de mi infancia, de mi educación, de mis referencias a Suecia y a su realidad” como lo es también para otros muchos suecos. Ella plantea que “a mi modo de ver, la novela policíaca moderna fue creada por Maj y por Pet con la serie de Martín Beck, Gunvald, Kollberg y todo los demás”.

Ellos, agrega, establecieron “un nuevo estándar para la narrativa político-criminal, conjugando una alta calidad literaria con hábiles intrigas dramáticas, así como añadiendo un compromiso social que proporcionó un especial ardor a sus páginas. La explicación de su gran éxito creo que radica en la combinación de estos tres factores, y el tercero es quizá el más importante”.

De esta obra comenta que “se publicó por primera vez en 1974 y evoca de manera precisa una atmósfera y un colorido propio de un lugar y de una época concretos. Al mismo tiempo, se trata de una novela muy moderna. Lo que me sorprende cuando la vuelvo a leer son los temas tan enormemente actuales que analiza: el problema de la distribución social de los recursos, las consecuencias del crimen y el castigo, o la cuestión de lo que la alienación y los prejuicios hacen con nosotros, los seres humanos”.

El texto ofrece un análisis a problemas sociales de la Suecia moderna y hace una crítica al aparato de poder,  nunca ideológica y panfletaria, de una manera directa, fresca y escrita de manera ágil y sencilla, pero no por eso simple. La novela ofrece literatura de calidad. Hay gran rigor en la construcción de la trama, de las situaciones, de los personajes. Siempre mantiene la atención y el interés.

Esta es la penúltima de las diez novelas que integran la serie del inspector Martin Beck, que fueron publicadas en Suecia entre 1965 y 1975. La saga termina con la muerte de Wahlöö, después de publicar la que será la última de las novelas, Los Terroristas, en ese mismo año. Suecia en la década de los sesenta era un país idílico y un ejemplo para el mundo. En este contexto los autores se dan a la tarea de mostrar lo que estaba detrás del escenario, para ofrecer una visión de lo que  permanecía oculto y no se quería ver. Se proponen, pues, mostrar que el famoso “modelo sueco” era en muchos aspectos una farsa o no funcionaba tan bien como se decía. Wahlöö definió su trabajo y el de Sjöwall, su esposa, como “un bisturí para abrir el vientre de una ideología empobrecida y exponer la cuestionable moral burguesa del pseudobienestar”.

Título original: Polismördaren (1974). Traducción del sueco de Elda García-Posada. Edición en español de 2012.

 

Related

Deja un comentario