El desarme de las FARC

La paz va a cambiar la realidad de Colombia sobre todo en las zonas donde tuvo mayor presencia y fue el centro de operaciones de las FARC. A partir del 1 de junio Colombia será otra.

El pasado 1 de marzo inició el desarme de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), la guerrilla constituida hace más de 52 años, al entregar a la ONU el 30 % de su armamento.

De acuerdo al plan, en el marco de los Acuerdos de Paz, el próximo 1 de mayo se hará entrega de otro 30 % y antes del 1 de junio el 40 % restante, para completar el 100 %.

A inicio del pasado febrero, la guerrilla se concentró en 26 zonas de transición, repartidas en 14 departamentos, conservando todavía en su poder el armamento ligero.

De marzo a junio los 6,500 integrantes de las FARC, el total de su fuerza, van a entregar las armas para su destrucción bajo la supervisión de la ONU, tal como lo pactaron el gobierno y la guerrilla.

El próximo 1 de junio termina el proceso de desmantelamiento de la estructura militar de las FARC, para incorporarse a la vida política. Así se pone fin a la guerra más larga que ha tenido lugar en el Continente.

La guerrilla, al momento de la entrega del primer grupo de armas, pidió “que en paralelo a la dejación de las armas se debe de garantizar la seguridad jurídica y física de los guerrilleros”. El Ejército colombiano tiene ahora esa responsabilidad.

Las negociaciones duraron más de cuatro años y al fin se llegó al acuerdo. En Colombia hubo fuerzas políticas que intentaron abortar el proceso, pero la paz finalmente se impuso y ahora es una realidad.

La paz va a cambiar, ya lo está haciendo, la realidad de Colombia sobre todo en las zonas donde tuvo mayor presencia y fue el centro de operaciones de las FARC. A partir del 1 de junio Colombia será otra.

La guerra de 52 años tuvo costo terrible: 220,000 muertos, de ellos 177,307 civiles; 25,000 desaparecidos; 21,000 secuestrados; siete millones de desplazados en el territorio por la violencia.

Hay también 75,000 personas afectadas en sus propiedades y bienes; 55,000 que sufrieron actos terroristas y 11,000 afectadas por las minas personales.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios