La última zambullida

La película es un remake de La Piscine, de 1969, un clásico del cine francés del director Jacques Deray, que da nombre a una pintura de David Hockney.

La última zambullida 

Título original: A bigger splash

Producción: Francia e Italia, 2015

Dirección: Luca Guadagnino

Guión: David Kajganich

Fotografía: Yorick Le Saux

Con: Tilda SwintonMatthias SchoenaertsRalph FiennesDakota JohnsonCorrado GuzzantiAlessandro FerraraDavide Maddalena

Sinopsis: Marianne Lane (Tilda Swinton), estrella de rock, y Paul, un documentalista, su actual pareja (Matthias Schoenaerts),       pasan vacaciones en la Isla de Pantelleria en Italia donde ella se recupera de la operación de una rodilla. Marianne ha perdido la voz y se comunica a señas. Su vida tranquila y rutinaria es interrumpida con la llegada de la expareja de la roquera, Harry Hawkes (Ralph Fiennes), promotor de música, y su hija Penélope (Dakota Johnson), de 22 años, que tuvo en un matrimonio anterior y que Marianne no conocía.

Harry quiere que Marianne vuelva con él. Tiempo atrás, él se la presentó a Paul. Está ahí para tratar de convencerla que éste no le da nada y que es un personaje menor para ella, y que sería bueno para los dos retomar su relación. En el recorrido por el pueblo Marianne y Henry empiezan a acariciarse, la atracción está ahí y no se ha terminado, pero ella pone un alto. Le insiste que está contenta con Paul y que éste le da amor y tranquilidad. Que nunca va a regresar con él.

Penélope, desde su llegada a la casa, intenta seducir a Paul. Él se mantiene a la distancia y no acepta la provocación. Un día que Harry y Marianne van a pueblo, Penélope la pide a Paul que la invite a conocer el lugar. Salen a pasear y en una laguna, ella se desnuda y se le ofrece. Tienen relaciones. Cuando regresan a casa ya están Marianne y Harry.

Una noche Henry sale al pueblo y regresa borracho. En la terraza de la alberca está Paul. Ya en la alberca discuten y pelean. De manera accidental Harry se golpea y muere. Paul trata de resucitarlo, pero ya no puede hacer nada. De manera cuidadosa va a su recámara y se acuesta a un lado de Marianne. En la mañana la mujer que les ayuda encuentra el cuerpo de Harry. Avisan a la policía, que se hace presente. Marianne no sabe lo que pasó, pero sugiere que el asesino pudo ser un migrante de los que pasan por el lugar.

Paul, en la investigación de la policía, se da cuenta que Penélope tiene solo 17 años. El detective encargado del caso no sospecha de que alguien de la casa haya matado a Harry. Marianne y Paul llevan a Penélope al aeropuerto. De regreso a su casa, un carro de la policía los sigue. Se detienen. Paul teme que vienen por él. El detective solo quiere que Marianne le autografíe un CD con sus canciones, él es uno de sus grandes admiradores.

Comentario: La película es un remake de La Piscine, de 1969, un clásico del cine francés del director Jacques Deray, que da nombre a una pintura de David Hockney. En ese entonces la protagonizaron Alain Delon, Romy Schneider y Jane Birkin. El director italiano Guadagnino traslada el escenario del sur de Francia, de la película original, a una isla de la costa Siciliana. Un ambiente denso, cargado de tensiones, emociones, sensualidad y sexualidad. Las conversciones alrededor de la alberca, el sol, los cuerpos tal como son. En cualquier momento algo puede pasar. Lo imprevisible hacerse realidad y el equilibrio romperse.

La sensación del vacío está presente a lo largo de la película. Los personajes están acompañados, pero al final están solos. Me interesó y mantuvo en tensión, pero coincido con un crítico que la ve como “vacía y esencialmente intelectualizada …”. Los diálogos, que tienen mucho peso, contribuyen a forjar el discurso intelectual que tiene la película. La fotografía contribuye también a esa narrativa. La actuación de Ralph Fiennes y Tilda Swinton, con un vestuario particular, son muy buenas.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios