Las dirigencias de los cárteles mexicanos

De seguir con la actual estrategia contra el crimen organizado, en 2018 es muy probable que caigan abatidos algunos de los actuales dirigentes, para pronto ser sustituidos por otros. Habrá nuevos nombres, pero el problema seguirá igual.

Al inicio del 2018, las cabezas de los nueve grandes cárteles que operan en el país, según una investigación reciente de la PGR, con información también de la DEA, son los siguientes:

Cártel del Pacífico. Iván y Alfredo Guzmán, hijos de Joaquín Guzmán, ‘El Chapo’, junto con Ismael Zambada, ‘El Mayo’. Ha habido fraccionamientos, pero son menores.

Cártel del Golfo. José Antonio Romo López, ‘Don Chucho’, y José Alfredo Cárdenas Martínez.

Cártel Jalisco Nueva Generación. Nemesio Oseguera Cervantes, ‘El Mencho’, y José Luis Mendoza, ‘La Garra’.

Cártel Los Zetas. Maixiley Barahona Nadales, ‘El Contador’, y Juan Gerardo Treviño Chávez, ‘El Huevo’, sobrino de los hermanos Treviño Morales, el ‘Z-40’ y el ‘Z-42’, los fundadores de la organización ya fallecidos. Hay fraccionamientos relevantes.

Cártel La Familia Michoacana. Ahora no están identificados.

Cártel Caballeros Templarios. Fernando Cruz Mendoza, ‘El Tena’, y Homero González Rodríguez, ‘El Gallito’.

Cártel Arellano Félix. Ahora no están identificados.

Cártel Beltrán Leyva. Fausto Isidro Meza Flores, ‘El Chapito Isidro’, y José Luis Ruelas Torres.

Cártel de Juárez. Carlos Arturo Quintana, ‘El 80’, y Julio César Olivas Torres, ‘El Sexto’.

La dirección de los cárteles está siempre en continuo cambio por la muerte de sus dirigentes, por encarcelamiento de los mismos y también por divisiones al interior de éstos. Así ha sido en los últimos 60 años.

En 2018, de seguir con la actual estrategia contra el crimen organizado, es muy probable que caigan abatidos algunos de los actuales dirigentes, para pronto ser sustituidos por otros. Habrá nuevos nombres, pero el problema seguirá igual.

La estrategia punitiva y prohibicionista contra las drogas produce un círculo perverso que no tiene solución. Si se continúa haciendo lo mismo se van a obtener los resultados de siempre. Será la continua repetición de lo que se ha vivido desde hace décadas. Es la víbora que se devora así misma.

Urge cambiar de estrategia y explorar nuevas posibilidades. Lo único que no se debe repetir es lo que ahora se hace. Aferrarse al fracaso es no querer solucionar el problema. Si se quiere resolver hay que diseñar nuevas alternativas.

 

@RubenAguilar

Close
Comentarios