Perfil IMCO es un centro de investigación aplicada independiente, apartidista y no-lucrativo. Estudia fenómenos económicos y sociales en el contexto de una economía globalizada. Nace en 2003 a partir de una iniciativa del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios. Valentín Díez Morodo preside el Consejo de Administración, y el director general es Juan Pardinas. Síguelos en Twitter: @imcomx

Ver Más

¿Cuántos empleos se generan por millón de dólares de inversión?

Por: Manuel Molano

 

En México en la última década hemos generado 5.3 empleos por millón de dólares de inversión fija bruta. La inversión fija bruta es la suma del ahorro doméstico y externo que llega al país menos el ahorro doméstico que enviamos afuera.

 

IMCO mide la competitividad de 46 países, con un sesgo hacia economías más avanzadas e igual de avanzadas que la nuestra en términos de ingreso per cápita; es decir, la muestra de IMCO no considera países pobres. Dentro de estos, México es el 28º más caro en creación de empleos. Es interesante que no estamos muy lejos de China en términos de las inversiones necesarias para crear un empleo. Dentro de la muestra de IMCO, a nivel latinoamericano somos el país donde es más caro crear un empleo. Chile, cuya productividad promedio es ligeramente más alta que la de México, genera más empleos por millón de dólares invertido. No es sorpresa que nuestros socios comerciales al sur sean campeones en generación y atracción de inversiones.

 

 

Los datos se construyeron sumando los cambios en la población económicamente activa año con año, y los datos de inversión, de 2001 a 2010.

 

El inverso de la moneda es cuánta inversión necesitamos para generar un millón de empleos.  Cada empleo creado en México requiere 188,680 dólares de inversión, lo cual implica que necesitamos anualmente 188.7 miles de millones de dólares de inversión total para crear un millón de empleos al año.

 

La buena noticia es que en promedio, en la última década, México ha captado un promedio anual de 202 mil millones de dólares de inversión, consistentes con una creación de 1,068,359 plazas de trabajo por año. Es decir, ya estamos generando más de un millón de empleos al año.

 

Un detalle: no todos esos empleos son formales, y la mayoría no están muy bien remunerados. Nuestra productividad es baja, especialmente para el tipo de trabajos del sector informal, y por lo tanto, nuestros salarios reflejan nuestra baja productividad. Pero eso implica que si le bajamos el costo a la formalidad económica, de manera que no haya trámites burocráticos, riesgos de demandas, ni impuestos altamente onerosos al trabajo, y utilizamos los apoyos públicos para elevar la productividad de las personas, ya podríamos estar generando suficientes empleos para todos los mexicanos.

 

El Estado debería invertir los recursos en hacernos más productivos; ¿cuánto cuesta el transporte público urbano lento, inseguro, insalubre? ¿Cuánto pagamos por servicios médicos que cuestan más de lo que aportan? ¿Cuánto cuesta no tener un servicio telefónico o de banda ancha que sea confiable y accesible en precio? Todos estos factores se resuelven en otros países. El trabajador agrícola mexicano es 10 veces más productivo allá que acá; si hay agua potable en el campo que estás trabajando, hay escuela, pasan por tus hijos para llevárselos a la escuela, el correo funciona, hay competencia en los bienes y servicios que consumes lo cual implica precios accesibles y posibilidades de ahorro, necesariamente eres más productivo.

 

Related

Deja un comentario