Perfil IMCO es un centro de investigación aplicada independiente, apartidista y no-lucrativo. Estudia fenómenos económicos y sociales en el contexto de una economía globalizada. Nace en 2003 a partir de una iniciativa del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios. Valentín Díez Morodo preside el Consejo de Administración, y el director general es Juan Pardinas. Síguelos en Twitter: @imcomx

Ver Más

Cuando lo gratuito cuesta: parquímetros en la Condesa

 

Por: Carlos Grandet

La consulta para la instalación de parquímetros en la Condesa y la Roma ha generado diversas opiniones. Una de ellas argumenta que esta medida sólo impone un costo adicional a la población. Nada más  alejado de la realidad. El llamado estacionamiento “gratuito” nos cuesta mucho y nos cuesta a todos. Los usuarios de coche pierden horas de valioso tiempo, los vecinos tienen calles saturadas y todos los habitantes de la ciudad sufrimos los estragos de niveles de contaminación más elevados. Los parquímetros son, en realidad, una de las soluciones a los grandes problemas de movilidad y del deterioro del espacio público que aquejan al Distrito Federal.

Imaginen poder reducir el aforo vehicular en 30% de un día para otro. Suena demasiado bueno para ser cierto, pero tal vez lo sea. Diversos estudios alrededor del mundo han demostrado que ése es el porcentaje de vehículos en circulación que están buscando un lugar de estacionamiento[1]. ¿Quién de nosotros no ha dado vueltas y vueltas alrededor de una manzana esperando un milagroso espacio vacío? Los bienes gratuitos generan una demanda desmedida que siempre rebasará a la oferta, en este caso, de espacio en las calles. El objetivo de los parquímetros es precisamente poner un precio que promueva un uso más eficiente de las calles como estacionamiento. Actualmente, las personas pueden dejar el coche el día entero y monopolizar la calle. Con los parquímetros se liberaría espacio para que más de una persona pueda estacionarse a lo largo del día. Además, las calles serían un espacio más transitable y disfrutable al ordenar el tiempo y la densidad de automóviles, ¡adiós al estacionamiento en banquetas y en doble fila!

Los parquímetros también desincentivan el uso de uno de los bienes más costosos para cualquier ciudad, el automóvil. Un estudio realizado por el Banco Mundial muestra que 76% de la contaminación de la Zona Metropolitana del Valle de México proviene del transporte (ver aquí). Además, las horas perdidas en el tráfico costaron 33 mil millones de pesos al año, una cifra equiparable al presupuesto de la UNAM en 2013 (ver aquí). Una tarifa de estacionamiento es un modo de cobrar a los usuarios de automóviles por los costos sociales que generan a la ciudad y promover, al mismo, tiempo, medios alternativos de transporte.

La efectividad de los parquímetros ha sido comprobada en Polanco. Hace un año, esta colonia era sinónimo de pesadilla vial. Los más de 105,000 viajes en automóvil en la zona generaban un ocupación de 116% del estacionamiento en la vía pública y una velocidad de 7.2 km/h en horas pico. A un año de establecer tarifas de estacionamiento, la ocupación de automóviles de la vía pública es de 82% en horas pico y el tiempo de búsqueda de estacionamiento se redujo de 13 a 4 minutos. Un estudio del ITDP muestra que esta reducción significó una reducción de 18 mil toneladas de dióxido de carbono al año (ver aquí). La medida también impactó en un ahorro para los bolsillos de los automovilistas, la gasolina que se dejó de consumir representa 81 millones de pesos al año, alrededor de 800 pesos anuales por viaje realizado.

Gráfica 1. Ocupación de la vía pública en Polanco antes y después de los parquímetros.

Gráfica 1. Polanco antes parquimetrosGráfica 1. Polanco despues parquimetros

Fuente: ITDP

La situación hoy en día en la Condesa y la Roma es similar al caótico Polanco de hace un año. Diariamente, los 95,000 vehículos que entran a esta zona para trabajar o divertirse deben competir por uno de los 19,000 lugares de estacionamiento “gratuitos” disponibles[2]. Además, la “gratuidad” es sólo una ilusión. Los usuarios de coche están pagando tarifas arbitrarias a individuos que se adueñaron de las calles sin ningún derecho, los franeleros. Si consideramos una tarifa promedio para “cuidar tu coche” de 30 pesos y una rotación diaria de dos vehículos por lugar de estacionamiento, tendríamos ingresos diarios de 1.1 millones de pesos, distribuidos entre franeleros y autoridades corruptas. ¿No sería mejor que ese dinero lo concentrara el gobierno para mejorar vialidades y banquetas o invertir en transporte público?

Como en todo, la política de estacionamiento en México tiene oportunidad de mejora. Hoy en día es posible conocer fácilmente los recursos que se generaron por parquímetros en Polanco (ver aquí), la información es menos accesible en el caso de la colonia Juárez y Cuauhtémoc. Otro punto importante sería desglosar el costo de instalación y operativo del programa para asegurar a la ciudadanía que la empresa adjudicada tiene costos competitivos. Además, los ciudadanos necesitamos saber cuánto dinero se está destinando a gasto social y qué proyectos específicos han financiado los recursos que provienen de los parquímetros.

Finalmente, para que esta política mejore la movilidad urbana es indispensable encontrar el precio adecuado. Un precio muy bajo generará una sobreocupación del estacionamiento, pero un precio muy alto afectará a los negocios del área. ¿Cómo encontrar este precio? La ciudad de San Francisco tiene una solución innovadora. La iniciativa SFpark consiste en la instalación de sensores en la vía pública que midan la disponibilidad de estacionamiento por calle. El objetivo es siempre tener 15% de los lugares libres para evitar la circulación de coches buscando estacionamiento. De este modo, el precio se determina por la oferta y demanda por calle y se actualiza constantemente. El precio en los fines de semanas es más bajo que en días laborales, el precio en una calle aledaña a un edificio de oficinas es más alto que en una habitacional. Esta información está disponible en línea y las personas pueden consultar al momento las tarifas de estacionamiento y cuántos lugares disponibles hay. Los parquímetros en la Condesa, y en el resto de la ciudad, podrían seguir un sistema similar para que el precio refleje las necesidades de los usuarios.

Gráfica 2. Sistema SFpark en San Francisco

Gràfica 2. SFpark

Fuente: www.SFpark.org

Los parquímetros, al igual que mayoría de las nuevas políticas, se enfrentan a la falta de información como principal causa de oposición. Sin embargo, los beneficios de instalarlos han sido probados en el Distrito Federal y otras ciudades del mundo. Lo verdaderamente costoso sería seguir con políticas de movilidad que privilegien el uso de coches y permitan que los automovilistas hagan un uso desmedido de la vía pública.  Como ciudadanos hay que exigir información y transparencia sobre el programa y los recursos que se generen, pero también deberíamos apoyar iniciativas que busquen solucionar el problema de movilidad en nuestra ajetreada ciudad.

 

* Carlos Grandet es investigador del IMCO


[1]Shoup, Donald (2005)  “The High Cost of Free Parking” Chicago: American Planning Association

[2]Setravi (2009) Encuesta Origen-Destino 2009

 

 

 

Related

Deja un comentario