Menos impuestos, menos ISR

Los trabajadores asalariados formales que ganan menos de $10,300 pesos mensuales deberían pagar 0% del ISR de su salario.

Por: Luis Mauricio Torres Alcocer (@MauAlcocer)

¿Eres un trabajador que está registrado en la nómina de una empresa? ¿Pagas impuestos y contribuciones a la seguridad social? ¿Ganas menos de $10,300 pesos al mes? Tenemos una propuesta que te va a interesar. Si eres un trabajador informal y estás pensando en encontrar un trabajo que tenga seguro social pero no te agrada la idea de pagar impuestos altos por trabajar en la formalidad, también te va a interesar.

En el Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO) creemos que los trabajadores asalariados formales de menores ingresos deben pagar menos impuestos. En particular, menos Impuesto Sobre la Renta (ISR).

Estas son siete razones por las que los trabajadores que ganan menos de $10,300 pesos mensuales deberían pagar 0% del ISR de su salario. También te mostramos nuestra propuesta para que esto suceda.

  1. La tasa del ISR en México es alta. De acuerdo con datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) y del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), el salario base de cotización mensual promedio de sus afiliados es de cerca de $9,500 pesos. Un trabajador con ese ingreso no tiene derecho al subsidio al empleo que se entrega a los sueldos menores de $7,382 pesos. Sin embargo, sí tiene la obligación de pagar entre 9 % y 10 % de su ingreso del ISR. En países como Brasil, Chile, Colombia, Argentina o Perú, un trabajador con salario promedio paga una tasa efectiva de 0% por este concepto[1].
  2. El ISR cobrado a las familias de menores ingresos recauda muy poco. Del total de hogares en México, el 70 % más pobre contribuye únicamente con 8 % del total de recursos recaudados por ISR[2]. Cobramos impuestos a personas que aportan muy poco y necesitan más esos recursos.
  3. Las tasas efectivas del ISR que pagan los asalariados han aumentado silenciosamente durante la última década. Básicamente la Ley del ISR y las tablas para calcular cuánto se debe pagar de impuestos no se han actualizado de acuerdo a la inflación al menos desde 2008. Los trabajadores se enfrentan a productos con precios más altos por la inflación y a incrementos salariales en la misma proporción. Esto genera que puedan adquirir la misma canasta de bienes. Sin embargo, en el papel y ante la Ley ganan más (aunque les alcanza para lo mismo) y como resultado, deben pagar más impuesto. Por ejemplo, en 2008 alguien que ganaba en términos reales $9,500 pesos de hoy, pagaba 7.7 % de ISR. En 2017 destina 10 % de su salario a pagar este impuesto.
  4. El pago de impuestos laborales puede determinar la decisión de los trabajadores de permanecer en la informalidad. A nadie le gusta pagar impuestos y muy probablemente muchas personas que trabajan en la informalidad deciden permanecer ahí porque no quieren pagarlos cambiándose a una empresa formal. Un argumento que se explica por sí mismo.
  5. Se beneficiaría a más de 15.5 millones de trabajadores de bajos ingresos. Es decir, 74 % del total de trabajadores registrados tanto en el IMSS como en el ISSSTE verían un incremento real en su ingreso de entre 5 % y 11 % mensual. Para alguien que gana $9,500 pesos al mes significa que al año recibiría $11,400 pesos adicionales, más de un mes de sueldo extra.
  6. La propuesta tiene un costo relativamente bajo. De acuerdo con nuestras estimaciones, al implementar esta reforma el monto que dejaría de recaudarse por concepto del ISR de asalariados sería de $73 mil 900 millones de pesos al año. ¿Es mucho? No necesariamente. Esta suma representa 11.5% de la recaudación del ISR de asalariados; 5 % de lo ingresado por ISR total; o 2.7 % de los ingresos fiscales no petroleros[3]. Además, es una suma pequeña si se le compara con los ingresos excedentes que registró el SAT en 2015 o 2016 (177.7 y 177.9 miles de millones de pesos, respectivamente). Por otro lado, el ingreso liberado para las familias se convertiría en cierta proporción en consumo y regresaría a las arcas públicas a través del Impuesto sobre el Valor Agregado (IVA).
  7. Abre la oportunidad de aumentar las aportaciones de los trabajadores a su ahorro para el retiro. En una propuesta complementaria del IMCO planteamos la posibilidad de que se divida el ingreso del ISR que ya no se pagaría: una parte regresaría a los trabajadores y otra podría ser a destinada a las contribuciones obligatorias de los asalariados a sus Afores. De esta manera, pagarían menos impuestos, ahorrarían automáticamente más para su retiro y aún verían un incremento salarial real.

¿Cómo hacerlo realidad?

  1. Modificar las tablas de tarifas mensuales y anuales de los Artículos 96 y 152 de la Ley del Impuesto Sobre la Renta de manera que la cuota fija y la sobretasa para las personas con ingresos mensuales menores a $10,298.35 pesos sea 0.
  2. Cambiar las cuotas de trabajadores a ramos de cesantía en edad avanzada y vejez contenidas en el Artículo 168, inciso II de la Ley del Seguro Social para trasladar una parte del ingreso liberado al trabajador a su cuenta de Afore.
  3. Replantear la propuesta del Artículo 152 de la Ley del ISR que establece la actualización por inflación de las tablas del Artículo 96 cuando esta supere el 10 % acumulado[4]. Sería mejor que esta actualización de las tablas ocurriera de manera anual de acuerdo a la inflación acumulada de cada año.

 

*Luis Mauricio Torres es Investigador del @IMCO.

 

Síguenos en nuestra página y redes sociales: Twitter y Facebook.

 

 

 

[1] De acuerdo con datos de de la OCDE, CIAT, BID. Taxing wages in Latin America and the Caribbean, OECD Publishing, Paris, 2016. Esta tasa efectiva de ISR es calculada después de subsidios y deducciones. En algunos países las deducciones son el factor más importante para aligerar la carga fiscal del contribuyente. Disponible aquí.

[2] Es decir el ISR recaudado por salarios y otros conceptos como arrendamiento, actividades empresariales y otros.

[3] Cálculos propios con base en Informes Tributarios del SAT y SHCP 2016.

[4] Además, de acuerdo con las Disposiciones transitorias de la ley, el punto XXXI dice que el mes base para iniciar el cálculo de la inflación acumulada será diciembre de 2013. Se necesitan esfuerzos extra para reducir más el aumento del impuesto que ha sucedido al menos desde 2008 con una inflación acumulada de más de 40 %.

Close
Comentarios