Mi nain ileven

Nueva York 11 de Septiembre, 2011.

 

Como el ave fénix se han levantado de las cenizas nuestros vecinos.

 

Me subo a un taxi hoy domingo y al mirar al conductor descubro a un hombre extranjero con turbante y larga barba que fácilmente podría ser confundido con algún habitante del Medio Oriente. Espero que no le moleste, pero me dispongo a practicarle un exhaustivo interrogatorio: “Usted que estaba haciendo cuando ocurrió el ataque a las torres gemelas” “Yo venía de dejar a un cliente en el Aeropuerto de La Guardia, cuando la primer torre sufrió el impacto de un avión. No entendía nada hasta que 56 minutos más tarde ocurrió lo mismo en la segunda torre. Ahí supe que era un ataque terrorista”. “Dígame en qué sentido cambió su vida desde los ataques” “Muchas personas -por el hecho de tener barba y turbante- empezaron a tratarme de forma distinta. Una de tantas veces me quedé afectado por que un niño de 10 años le dijo a su mamá: – Mamá este señor se parece mucho a Osama Bin Laden, seguro que es su amigo- Su mamá le dijo que eso no se decía, pero yo sabía que la gente desconfiaba de mí y constantemente hacían comentarios por mi aspecto”.

 

El taxista en cuestión se llama Lakhwinder Singh y es originario de la India. No perdió a ningún familiar en los ataques, pero lo han atacado moralmente varias veces desde entonces. Esta es sólo una historia dentro de las miles que hay para contar en esta ciudad llena de cuentos y juglares. Y aunque abundan los casos de discriminación a partir de esa fecha, es imposible no desconfiar de todo y de todos después de lo ocurrido.

 

Francamente sí fue un día raro. La mayor parte de la gente se quedó en sus casas, la ciudad estuvo vacía y el ánimo era ilegible. Nunca me había pasado que en Nueva York la energía estuviera tan baja.

 

Mucha gente en mi TL se burló de todo lo que organizaron los gringos en Ground Zero para conmemorar a sus muertos, lo cual me parece una mamada. Ojalá que nosotros pudiéramos organizarnos como sociedad para darles un lugar digno a todas las personas que hemos perdido en nuestro país a causa de la extrema violencia por la que atravesamos actualmente.

 

No sé ni cómo ligar todo lo que pienso, pero lo voy a intentar.

 

Hay casos muy particulares que me impactan por el nivel de integridad y supervivencia. Con un gramito de eso en nuestros círculos de poder, lograríamos una diferencia sustancial en nuestras instituciones. Había una vez un Señor llamado Jimmy Dunne que en su momento (1988) co-fundó una compañía: Sandler O´Neil + Partners. Hoy es una reconocida firma de investment banking boutique dando servicio exclusivamente al sector financiero. Sandler perdió a 68 de los 171 partners y empleados en los Ataques del World Trade Center, incluidos a los otros dos co-fundadores. Entre ellos tres lidereaban empresa. Lo más fácil para él en esos días hubiera sido tirarse al drama y cerrar la compañía que sin duda presentaría grandes pérdidas. El mister Dunne ya era millonario, sin embrago al día siguiente de los ataques se presentaron varios a trabajar y a multitaskear. Se dieron a la tarea de localizar a sus víctimas, de hacer trámites burocráticos para enterrar a sus muertos y pagaron por todos los servicios a sus familias. Jimmy Dunne participó en incontables funerales.

 

Desde ese día no ha desamparado a dichas familias. Les dado escolaridad y apoyo económico. Hoy tiene más de 250 empleados.

 

Otra compañía que  cambió su destino a pesar de las circunstancias -o gracias a ellas- fue KBW (Keefe, Bruyette & Woods). Ellos perdieron a 67 personas, la tercera parte de sus empleados. De entre los muertos estaban el co-CEO, otros cuatro miembros del consejo, y Christopher Duffy de 23 años –hijo de John Duffy CEO de KBW- quién había empezado a trabajar con su papá un año antes. Ellos son ahora un Wall Street Firm sin la pretensión que caracteriza a estos personajes.  El común denominador entre estos dos ejemplos de éxito:

Lograron ponerse en pie con propósitos morales claros.

  1. Enorme sentido de supervivencia
  2. Recompensaron al talento
  3. Reclutaron nuevo talento
  4. Manutuvieron la prioridad de velar por los intereses y el bienestar de las familias de los desaparecidos.
  5. Se volvieron más arriesgados con más valentía profesional y más decisivos.

 

En 2009 la universidad de Columbia hizo un estudio acerca de las razones por las cuales Sandler O’Neil y otras compañías como la suya habían tenido un come back tan exitoso. El resultado: Moral Standards.

 

Para mí son una gran inspiración por su valentía y su encabronada determinación de salir adelante contra todo pronóstico.

 

Otro aspecto del nain ileven es #PorEjemplo  la admiración, el respeto y reconocimiento que reciben los policías, los militares, los marines y el departamento de bomberos en los acares. Me parece que eso se traduce directamente en el orgullo de servir a su país. En México, si podemos les escupimos a los pobres cuates que se rompen el alma y pierden la vida todos los días desempeñando su trabajo de seguridad local y nacional por cuatro pesos con cincuenta centavos. De acuerdo: Tenemos un alto nivel de corrupción, pero pagan justos por pecadores. Hay hombres rectos dispuestos a rifársela todos los días también y a ellos nadie les dignifica la labor con medio gramito de respeto, lo cual me parece lamentable, pues se pierde todo incentivo de sentirse motivado para estar dentro de un marco de integridad.

 

Y luego imposible no pensar en la contraparte: Las víctimas de las guerras manufacturadas que históricamente se han organizado estos dudes. ¿Por qué el sentimentalismo y la gran relevancia de todos los que perdieron sus vidas en los ataques terroristas contra la total invisibilidad de los casualties of war de Vietnam, Korea, Afganistán, Irak, y demás guerras? Uno piensa cómo esas madres, padres, hijos, hermanos, amigos, colegas, también perdieron a miles de seres queridos. Civiles inocentes que murieron en manos de estos sujetos y a esta gente le importa un pepino rebanado. A ellos nadie les hace homenaje…

 

11 de septiembre 2001

Me llama #ElGüeris por teléfono y me pide que encienda la televisión con una voz irreconocible.

Al ver las imágenes del primer impacto a la torre norte se me doblaron las piernas y caí de rodillas, y así de rodillas pasé un rato tratando de comprender la magnitud de lo ocurrido. Me faltaban 4 meses para dar a luz. Estaba embrazada de Luca y recuerdo que lo primero que pensé –y dije- llorando profusamente fue: “Cómo vamos a traer a nuestro bebé a este mundo. Qué vamos a hacer. Será el fin de la humanidad. Nadie puede protegernos” Raúl escuchaba mi llanto sin poder articular palabra.

 

El nivel de vulnerabilidad que sentí ese día es indescriptible. No pensé que pudiera haber un grado más alto de angustia. Me equivoqué pues al mes de que Luca nació, secuestraron a mis dos hijos grandes. El terror tiene espacio para cobijarnos a cada uno de nosotros. Es una fuente inagotable que en estos tiempos se presenta todos los días en la vida de miles de personas, sea cual sea su nacionalidad.

 

Hoy diez años después de lo ocurrido ese 11 de septiembre, no me siento más segura. Ground Zero estaba retacado de bomberos y había un despliegue enorme de hombres armados desde varias cuadras a la redonda sin embrago, cualquier loco puede meterse al metro a poner una bomba y ni quién pueda evitarlo. Sin irme más lejos, este fin de semana fuimos al US OPEN y habiendo incontables dispositivos de seguridad, ni la bolsa me revisaron. Pasamos como Juan por su casa.

 

Mucho ponga usted sus líquidos en el ziplock y enmúgrese sus patas, pero en otros puntos susceptibles ni media vigilancia tu…

2001 es un punto de inflexión para todos. Uno piensa en Estados Unidos, o pensábamos en él como indestructible, como la primera potencia del mundo mundial, sin embrago, ya vimos que:

  1. Nadie es invencible ni intocable.
  2. Los Yiunaited ha dejado de ser hasta potencia económica.

 

Mi conclusión acerca del asunto completo es que, sí, efectivamente el mundo está lleno de gobernantes pendejos pero a la hora de rendir homenaje aquí no hay diferencias people, ni entre muertos y protectores, ni entre republicanos y demócratas. La sociedad civil hoy hace a un lado sus conflictos y se toma de la mano con sus líderes mostrando una enorme solidaridad.

 

Todos estamos en el mismo barco y de nada sirve después de hechos tan trágicos, seguir apuntando dedos. Hay que poner manos a la obra y reconstruirse como país mostrando un alto nivel de fortaleza revuelta con dos cucharadas de ética. A nosotros nos vendría bien una pequeña dosis de eso…

 

Close
Comentarios
  • Algo te habría resonado para que te provocara tanto apasionamiento querido. Lo siento por ti y por todo lo que la vida no te haya regalado, ofrecido o cumplido. No necesito tu reconocimiento y lo que hago/digo es con honestidad. sin esperar estar en la fingida lista de popularidad de los que se someten, se acostumbran, se resignan, se acomodan y escriben sin nombre ni apellido.
    Te mando un tronado beso con mis labios que tanto te disgustan…

  • Laura

    Creo que Snake tiene problemas sociales, tan simple como no saber respetar la opinión de los demás!! Que triste ver a estas alturas de la vida a personas con pobre criterio!

    Muy divertidos los artículos!!! 🙂

  • Valeria Stoopen

    Me encanto Mana! Beso

  • R. Snake

    Pues, la verdad yo no escribo sobre el blog, (que por cierto no tiene visitas, mucho éxito, ¿verdad?) sí no por una entrevista que escuché con Gustavo Infante, y quiero decirte: que mamila eres. Dártelas de intelectualoide no te queda, tus pochísmos son horrorosos, y lo que peor me cayó fue tú pseudo crítica a la forma de vivir de los demás… sí yo soy feliz en mi hogar, mis cosas, mi estabilidad, ¿por qué estamos muertos en vida, cómo tú dijiste? al revés, es egoísta dejar la estabilidad de tus hijos con tal de “vivir”, seguro alguien te estará apoyando para seguir tus proyectos, así cualquiera.

    Francamente me molestó tu actitud, ¿quieres que se te haga un altar? ¿qué te admiremos por tù “valor?, mejor siéntate a esperar, no vayas a cansarte. Ahora resulta, Monsivaís reencarnó, nada más que con los labios extra hinchados de botox.

  • #Rufiana. Me gustó mucho tu texto, sobre todo porque me recuerda que algo nos falta a tantos: La compasión.

    Te leo de hábito y éste en especial me ha emocionado very much.

    Te manda un saludo afectuoso,
    Tu Vecino, el Ciudadano Cane.