Sweet and sad is not so bad

La dimensión de la simbología es profunda, dado que es la traducción del lenguaje a un metalenguaje. Los arquetipos son universales como también lo son los criterios de valor. El símbolo es el lenguaje del espíritu, y ése lo tenemos todos aunque el de algunos sea oscuro o siniestro.

Como la sopa china de sweet and sour: Se me retuerce la cara ante el mal sabor de algunas personas, aunque al final termine siendo una experiencia agradable. Porque la sustancia de un ser humano que vale la pena está hecha de capas gruesas en dónde todo se entrelaza (lo bueno, lo malo, lo jodido y lo pinche) y la variedad de sabores es infinita. El meritito cliché de la luz y la oscuridad, mana. El de los cuentos de hadas, y las realidades obscenas.

Duro discernir cuando la línea es fina…

 

Se me ocurre Ícaro y su afamado mito:

“(…) Su padre conteniendo su infinita desesperación, busca el cadáver de su hijo, sobrevolando mil veces el lugar donde cayera, pero sólo las alas blancas, señal de la muerte del joven, flotan deshechas en el mar. El pueblo de la isla se apiada del pobre Dédalo. Al escultor descendido a tierra ya casi no le importa nada, aunque Minos sigue con su idea de venganza. Como una sombra camina entre los arbustos, como un poseso.

Después ve a la multitud que lo sigue; apenada, le ofrecen un barco para que reanude su interminable fuga.

En medio del dolor, vuelve a él el impulso de vivir. Dédalo acepta el ofrecimiento. Después de días y semanas en pleno mar, llega a la isla de Trinacria donde su fama lo había seguido.”

 

Tan misterioso me parece el lugar de donde proviene el impulso de vivir, como el del que viene el impulso de morir…

 

Todas éstas insulsas reflexiones, cobraron gran importancia para mí durante el fin de semana porque me tomé muy en serio la sección de mi vida denominada #MyRomanceWithArt. Siiii mi vida, si mi amooorrr, estuve nalgoteando de arriba para abajo en obras de teatro, documentales, películas y lecturas. Mainly por el sentido del deber (tarea) pero también por puritito placer…

Le viene bien a una chica que a duras penas terminó el tercero de secundaria andar chancleando en los laberintos del arte. Ni me metas ninguneada mental people, porque en cuanto dejé de parir chamacos (por un corto periodo, coff coff) me eché el examen de la prepa completita, y una que otra cosilla más que vino a convertirme en una fulanita digamos que menos pendeja de lo que te imaginas #Dedo

En finch.

Ahí te va:

Mountaintop” con Samuel L. Jackson como el Doctor Martin Luther King y Angela Bassett como una “made” de motel.

 

Moquié tupido porque es una pieza que me obligó a la reflección. ¿Ves cuando no tienes ganas? ¿Cuando sólo vas a la distracción ligera y el entretenimiento y de pronto resulta que te encuentras nadando cual crustáceo en la profundidades del existencialismo de líquido denso? #HazDeCuenta

La obra plantea un Martin Luther King imperfecto. Es el 3 de abril de 1968, una noche antes de su asesinato y el día que dio su legendario speech “I´ve been to the mountaintop”. Aún siendo un planteamiento absolutamente ficticio el hecho de que no lo santifiquen y que hagan un retrato egocéntrico, temeroso, inseguro y gracioso de este líder defensor de los derechos humanos fue sumamente refrescante.

La fuente del odio, pero también, la fuente de la aceptación ante lo que la vida nos plantea, sin rebatingas de por medio…

 

Luego el documental “Objectified”

El concientización de encontrar en cada objeto un pedazo de reconocimiento a los seres que diseñaron nuestro entorno. Todo en nuestra vida es un objeto desde que #Dior amanece hasta que anochece. El arte de curar el “visual desease” a través del diseño.

Soy lo que elijo que me rodee. Mi gusto por tal o cual objeto me define en cierta medida.

“Cada objeto guarda una lectura si lo sabes leer” decía Henry Ford. Me quedé girando en un tacón.

 

Por último “Sweet and Sad”

Una obra escrita y dirigida por  Richard Nelson.

(La de la izquierda J.Smith-Cameron está en la ecul de Luca)

 

La intimidad familiar. La enorme disfuncionalidad accesorio inevitable de toda relación humana.

Una cena de esas que yo ya no voy a tener porque la calidad de hermana se partió en dos el 25 de noviembre cuando mi madre murió. Las muertes unen pero también dividen.

Estos hermanos se reúnen en 11 de septiembre, un día oficial dedicado a la remembranza y la pérdida.

De puntitas se la pasan alrededor de temas políticos y personales, y es que todo es político y todo es personal people, por lo menos para mí…

Me pregunto si a mis ancestros les ocurría lo mismo, o somos producto de la sobre exposición a los temas…

La obra transcurre y sientes que estás de metiche hurgando en una cena real, con personas dislocadas reales. El juicio que cada uno hace del otro y las cosas que no se están diciendo son lo que conforma el permanente estado de vulnerabilidad y de tensión dramática.

John Lithgow –quién estaba en el publico- aplaudió de pie, así que tu dirás…

¿Cómo asimilar la pérdida y el miedo que ésta representa?

¿Cómo hace una madre para seguir viviendo después de perder a una hija muerta por su propia mano?

¿Por qué no tocamos el tema del suicidio con los hijos para que estén prevenidos?

¿Por qué se suicidan los jóvenes?

¿Por qué el gobierno de Estados Unidos les sigue dando lana a las familias de los desaparecidos en las torres gemelas ése trágico 11 de septiembre?

Estas son algunas de las preguntas que se quedan flotando en el aire.

Y flotando me fui a echar cenita con mi Güeris al Indochine, echamos vinos, platicamos harto, tuve standing ovation con mis ocurrencias, cenamos delicioso e hicimos infinitos planes para el futuro.

 

¿El futuro??????

¿Cuál pinche futuro?

So sad.

Well sweet and sad is not so bad.

Después de todo, la vida como toda buena función tiene un principio, un desarrollo y un final. Las dos primeras como sea mana, es la última la que requiere de horas extras.

 

FIN

 

 

PS: En verdad os digo que un día -no muy lejano- regresaré. Mientras un merecido #BolaDePutos al que no me extrañe.

Atte

#Rufiana

 

Close
Comentarios