Hablémonos de tú

No me cabe en la cabeza el hecho de que el jefe de Gobierno del Distrito Federal se haya tardado ONCE DÍAS en salir a dar la cara después de lo del Heaven. ¿Cómo no le manejan la estrategia de comunicación igual que la obscenamente estúpida agenda social?

Estar seis días en el hospital encerrada con mi Benjamín por un tema de vómitos exorcistas y diarreas con carácter de inamovibles no es como para que se le despedace la vida a nadie y, sin embargo, sí me la pasó –como mínimo- a desgreñar.

No quiero sobre analizar lo que me ocurrió, ni a mí, ni a mis bubus, pero por poco y le levanto la canasta a esta vida de ensueño y maravilla familiar; estaba lista para salir corriendo a un remoto lugar a “reencontrarme”.

Tú dices crisis de la mediana edad, yo digo chinga tu madre…

Esa crisis ya me dio y ya me la sacudí.

En estos menesteres no hay gemelos…

Creo.

En fin, nada original; yo muy en papel de burguesa victimoide chafa. Muy en “me voy a Bhután para averiguar por qué miden ahí la felicidad, en lugar del PIB per cápita”. *Léase con voz nasal y chillona…

Me di cuenta de que de un tiempo para acá (como 23 años #PonTú) soy aquel individuo acostumbrado a ser el pariente cercano de alguien y, en medio de tantos (y tan amados) afectos, digamos que se me fue perdiendo un pedazo de identidad, víctima de las fauces de la cotidianeidad.

No soy ninguna desfavorecida, no me estoy quejando, simplemente dejé de escuchar mi propia voz. De eso soy responsable únicamente yo, nadie más. Nadie me obliga a nada, nadie me trata mal, yo no hago la comida, ni barro, ni plancho, nadie me pulveriza la autoestima, ni ningún drama por el estilo. Es justamente eso lo que más culpa da al final del día.

Da culpa ver que en un país que se está cayendo a cachos y tú todavía te das el lujo de sentirte triste cuando se supone que deberías de estar eternamente en deuda con la vida (y con pompones en mano) por tantas bendiciones.

Pero a veces el amor es tan poderoso, que tus días se convierten en un compás de espera. Sin que te des cuenta, de repente te cachas en franco entretenimiento con distracciones indisciplinadas que te vas inventando para que se pase más rápido el día. En un abrir y cerrar de ojos ese rigor eterno que te habías jurado para ejercer tus oficios -ésos que son tus grandes amores y que representan #CucharadasQueAportan- se ha esfumado. La informalidad de los domestics y los arduos servicios de enfermera se apodera sigilosamente de tus días, y para cuando lo notas ya sólo existes entre evacuación y evacuación diarreica…

Como a Mancera que a últimas horas le ha dado por tener manifestaciones como parte esencial de una exhibición que se da, entre cagada y cagada y que encima dicho pronunciamiento no tiene ninguna consecuencia para la vida institucional del país, de la ciudad, ni para nadie en el DF que no sea la fabricación de datos.

Mancera está –igual que yo- en plena crisis de identidad como Jefe de Gobierno.

Esa diferencia abismal con la que ganó, nos llenó de expectativas. El PRD nos había dado constancia de poder manejar -más o menos-la seguridad de la ciudad con razonable éxito durante 15 años. Mancera parecía tener más “angel” que Mario Delgado y de alguna u otra forma había logrado pactar con los Chuchos y medio ponérsele al brinco a Bejarano. Luego encima el dude viene de la Procuraduría del DF, así que como no sentirnos dos tres en Agustín Lara con su brinco a la dirigencia.

Digamos que había sectores que tenían un sentimiento de seguridad por que jurábamos que Mancera haría un buen trabajo. Por supuesto que era claro que no lo haría de la mano del Chelo, pero por lo menos la ciudad estaría con cierto orden, mismo que habíamos estado gozando los capitalinos, sobre todo si nos comparábamos con todo lo que ocurre en el interior del país.

Pero el jovenazo se acomodó. Se lanzó a los brazos de la vida fácil y de la cotidianeidad (Igualito que #LosChongosDeSeñora). Hace gala de la tuitiza ligera y pendeja con todo y su estúpida firmita que suena a delicias (#mm) mientras –en realidad- la ciudad acelera un estado de putrefacción evidente. El chico turboseguro de sí mismo se dedica  a la franca autopromoción en las publicaciones más banales del país; una peinadita de partidito de raya y lamidita de vaca junto con amable retocadita de nariz y ¡listo pa’ la foto!

Bien colocada la banda y la corona, ya lo de la chamba pasó a segundo plano. Total, hay clasecitas de yoga gratis, tianguises de garnacha de las Naciones y harta tertulia para que el pueblo se entretenga y no dé lata con el tema del narcomenudeo, los asaltos que han ido en aumento, los encobijados y por supuesto los levantones.

No me cabe en la cabeza el hecho de que se haya tardado ONCE DIAS en salir a dar la cara después de lo del Heaven. ¿Cómo no le manejan la estrategia de comunicación igual que la obscenamente estúpida agenda social?

Ahora bien, dicho lo anterior, estoy convenida de que alguien se está sirviendo de las debilidades del sujeto con la cuchara grande para meterle zancadilla. Seguro que nos vienen un par de ideas a la cabeza, pero lo que es innegable es la ineficiencia y la precaria comunicación que hay en su equipo de seguridad. La pésima articulación en la estrategia de comunicación (si es que existe del todo) y la falta de seriedad por parte de Mancera.

Pinche criterio de hormiga es lo que han venido evidenciando para escándalo de todos los capitalinos. Hasta el más pendejo de todos nosotros sabe que por supuesto que hay bandas y cárteles operando en la ciudad. Es preocupante que intenten tapar el sol con un #Dedo…

En este momento se requiere de un pensamiento articulado sobre el Estado para recuperar la legitimidad y representación de sus instituciones políticas.

#Ocupa competencia en sus estructuras de gobierno para el manejo de un territorio tan diverso y tan complicado como el nuestro.

Perder eficiencia y credibilidad en el accionar de los principales organismos del Estado se ha convertido en el pan de cada día desde hace lustros. No se puede andar del tingo al tango deteriorando los estándares de fe pública y confianza exclusivamente por incompetencia funcionaria. Por la hueva de entrarle con fe a los temas difíciles, apremiantes, delicados y peligrosos. Para eso están compitas #PareDeMamar

Estos 12 desaparecidos le levantaron a Mancera la canasta (igualito que a mí) de esa vida de ensueño y maravilla en la que se había acomodado.

Yo digo que se deje de distracciones indisciplinadas como las de la Rufiana, y que aproveche este wake up call para ponerse la pila. Que deje de recibir premiecitos insulsos de “Alcalde Modelo” y que mejor se ponga la pila para encontrar su verdadera voz. Que la alce con liderazgo y determinación para demostrarnos que no está ahí por su ¿linda? cara.

Porque mira mi estimado, nomás te digo que salir en la foto no te convierte en parte del “selecto” grupacho del jet set mexica. Deja que termines y verás la hueva que en realidad les das, si no me crees, pregúntale a Martuchis. Pon en la vitrina la banda y la corona y recupera en chinga tu identidad para que no existas solamente entre cagada y cagada. Para que no termines siendo una más de las innumerables decepciones de la política mexicana dude #DeNada.

También te digo mana, que hay que estar bien alertas porque hay exceso de oferta por parte de ésas mentes estratégicas que te venden un kilo de odio. porque saben que seguro se los compras con entusiasmo aunque te jorobes la vida y tengas que cargar ese costal lleno de enconos el resto de tus días.

Esas mentes que todo lo objetan nomás por el placer y la costumbre de armarla de jamón.

No podemos perder la sensibilidad para percibir la magnitud de los desajustes y problemas, claro que no; pero tampoco ayuda en nada bebernos la copa de la amargura y la queja. Si verdaderamente queremos hacer una diferencia necesitamos involucrarnos en los temas desde una tribuna que accione y no que grite consignas nomás. La cultura del exterminio es irresponsable e ineficiente.

Estamos en presencia de una pérdida de sentido de los valores de orientación del sistema político y el pacto constitucional posiblemente está funcionando al límite de su capacidad y muy en un vacío social. Por lo tanto, como ciudadanos podemos apelar a la rendición de cuentas actuando más desde la colaboración que desde el juego estúpido de la competencia partidista. La respuesta a esos vendedores de odio es un rotundo no gracias. No a la violencia porque no soluciona nuestras demandas como sociedad.

Y en cuanto a mi crisis existencial, el miedo es Don que agarra fuerza con el mínimo descuido. Es un fenómeno curioso que nomás nos llena la cabeza de pájaros pero que, por otro lado, me dio la oportunidad de entrar a un periodo de revaloración y agradecimiento.

También influye que, nomás salí del hospital, se me acabó el lujo de andarle buscando chichis a las arañas. La vida se encargó en chinga de recordarme que tengo quinientas entregas, juntas y pre-producciones de cosas emocionantes que están en marcha (eso sí a la velocidad que les hincha el huevo, mana)

A producto de gallina entré en el mode de cosechar con entusiasmo los afectos que uno se procura a lo largo de los años. De disfrutar y respetar a las personas que conforman la felicidad de uno.

De desterrar la culpa y de darme chance, porque no hay co-creatividad ni buen desempeño si se opera desde ese lugar tan obscuro.

Hay cosas que como dijo John Malkovich en Dangerous Liasons : “It´s beyond my control”.

En los sentimientos no hay lógica que aplique pero en la forma de reaccionar ante ésos, ellos sí.

Es justamente en eso en lo que hay que chambearle ppl.

Y si quieres que el miedo te deje de dominar pos de plano nomás háblale de “tú” mana…

#Dedo.

 

Close
Comentarios