Arriba y adelante con la lucha, Venezuela

Hoy te pido que por favor tú también te unas a este movimiento de oposición venezolano, que ayudes con tu pequeño grano de arena a viralizar el mensaje, a ejercer presión para que la comunidad internacional tenga más voces y más elementos para interceder en este penoso conflicto.

Palabras del Presidente Kennedy en 1961: “Todo habitante de este planeta debe contemplar el día en que este planeta ya no sea habitable”.

No se refería al cambio climático sino a la bomba de hidrógeno y las consecuencias de una guerra nuclear. Esa urgencia volátil que desata la incertidumbre de una guerra sin sentido. Las matanzas encarnizadas. El poder del caos y la destrucción en manos de unos cuantos. Nada ha cambiado desde entonces.

Ayer estaba echándole una leída a mis notificaciones del feis, y me topé con un post en uno de mis grupos de una chica venezolana acerca de la situación que vive su país en estos momentos. De cómo traen el alma en vilo por los abusos, asesinatos, abducciones y demás injusticias perpetradas en contra del pueblo venezolano por parte de la dictadura del imbécil de Maduro y su régimen mortal.

Hubo una respuesta que me dejó helada; una mujer mexica le escribe de manera por demás agresiva, que las cosas no son como las narra, que ella es experta en materia política y que hay encubrimientos y exageraciones por parte de la oposición (¡WTF!). La chava además le dice que se largue de SU país, y que gente como ella confunde a la banda y hace que le agarren tirria a líderes loables como el Peje (What the fuckin FUCK). Obviamente las respuestas se dejaron venir como Sasha Grey en la mejor de sus interpretaciones (con harta fuerza y naturalidad, mana), y todo el mundo se puso a linchar a la señora dueña de la verdad con complejo de empleada de la Secretaria de Gobernación que ya quería expulsar a la venezolana de nuestra amada República.

Me llama la atención la poca empatía que hay con temas tan delicados, pero es también alarmante la poca información que maneja la banda a veces. Gente soberbia e irresponsable que eructa una bola de pendejadas de las que no tienen ni la menor idea. Nunca han pisado Venezuela; no tienen familia, ni amigos que vivan allá, y no conocen ni una sola víctima del sistema chavista y de su estúpido heredero Maduro. Solamente son fervientes seguidores de figuras como el Peje. Este caso que menciono es así de frustrante e insisten en que Maduro hace lo correcto al defender la soberanía nacional de la forma y métodos que lo hace, y les parece que está correcto (a la chingada con los muertos, daño colateral normalito) y que esa postura es compartida por ellos y por su Pejelelo.

Todo mal.

De una vez les digo a estos seguidores de PejeAlá que me eviten la amenaza de la hoguera porque me importan una hectárea de chile ancho sus comentarios.

Aquí el tema central es Venezuela, mi gente. Y eso es lo que quiero plasmar en esta entrada del día de hoy.

Tengo –por lo menos- una decena de amigos venezolanos que todavía tienen a la mayoría de sus familias viviendo en Caracas; los argumentos de Maduro que van en el sentido de que en realidad están defendiendo los recursos e impidiendo una intervención imperialista por parte de Estados Unidos –y el bla bla del petróleo- es la propaganda de la izquierda que ve con temor cómo toman las calles la oposición ya sin miedo, porque dado que les han arrancado hasta su dignidad, el pueblo ya no tiene nada que perder que no sea la vida, y ya ni a la muerte le temen porque prefieren morir a seguir viviendo en las condiciones deplorables de injusticia, desabasto, hambre y violaciones constantes a sus garantías individuales y las violaciones a sus derechos humanos en el que se encuentran actualmente gracias al totalitarismo y la miopía del sistema. Maduro es un dictador, un inepto y un hombre deshumanizado por el poder, y por más que él y sus pocos seguidores (que por supuesto que no son 8 millones) quieran justificar su postura ante el mundo con estos alegatos de pseudo soberanía, los organismos internacionales están completamente convencidos de que la oposición está luchando por justicia y libertad con todo el derecho que le corresponde a un pueblo minimizado y oprimido por una dictadura recalcitrante.

El hambre es tan terrible que la venta de comida en el mercado negro es el mayor negocio por el momento, el país tiene un desabasto del 80 % en medicinas y servicios de salud. La forma en que Maduro tiene contento al ejército para que lo siga apoyando en las matanzas y las palizas que les dan en las calles a los que salen a protestar es dándoles comida y servicios.

¿Así cómo no van a tener apoyo?

Las fuerzas represivas han masacrado al pueblo venezolano.

Además de las ciento y pico de personas que van asesinadas desde que salieron los ciudadanos a las calles a protestar, dieciséis personas -incluyendo menores de edad- fueron asesinadas en distintas protestas en las horas en que se desarrolló el fraudulento proceso de la asamblea nacional constituyente.

La represión contra la gente durante dicha jornada fue la más extrema superando los estándares violentos desde que empezaron las protestas en abril pasado.

A diferencia de lo que anunció el gobierno de pacotilla de Maduro con respecto al “ejercicio cívico” y que según ellos –también- arroja resultados históricos de participación y que –dicen- dio un resultado de 8.089.320 que anunciaron este domingo 30 de Julio, no dejó lugar a dudas sobre la total ilegitimidad del proceso y la alevosa manipulación del sistema electoral y sus resultados.

El resultado es absolutamente nulo, dado que la elección de la asamblea constituyente se llevó a cabo atropellando los principios básicos de neutralidad y transparencia que deben caracterizar los comicios libres y confiables.

Es evidente que los procesos de verificación técnica sobre el padrón electoral, la maquinaria electrónica y el sistema de verificación de resultados fueron inexistentes, por lo tanto es imposible que la autoridad electoral brinde resultados confiables. Una elección legítima no puede celebrarse en un ambiente de represión y violencia. La coacción y compra de votos fue obvia. El principio de libertad de sufragio fue vulnerado de manera flagrante. Finalmente los resultados anunciados por el Consejo Nacional Electoral carecen de veracidad. Más aún, la Unión Europea, Estados Unidos y Canadá han desconocido la validez de la Asamblea Nacional Constituyente. La secretaría general de la OEA desconoce la totalidad del proceso fraudulento que se concretó el domingo pasado.

Desde un principio se denunció su nulidad de origen, su inconstitucionalidad, y la manipulación forzada y selectiva de las circunscripciones parroquiales para forzar resultados favorables para lograr la perpetuación del régimen.

Estamos en medio de una coyuntura bien importante porque aunque la ideología zombi se tambalea, quedan varios que lo único que hacen es desinformar y plantarse banderas que no solamente no les corresponden, sino que encima son banderas insulsas que no representan más que los intereses de bien pocos, dichos intereses cimentados en la desventura, el abandono y la injusticia de un pueblo hermano, que aunque tenga hambre y esté pasando los peores días de sus vidas, tampoco aflojan y están incansables en la lucha por una democracia urgente.

Una cosa es clara, la situación es insostenible y yo me quiero unir a esa voz que clama justicia. La justicia es un metalenguaje que todos los habitantes del planeta comprendemos, porque todos alguna vez hemos sido víctimas de atropellos, violaciones o injusticias; imposible no, estando el mundo como está. Es por esto que te pido que por favor tú también te unas a este movimiento de oposición venezolano, que ayudes con tu pequeño grano de arena a viralizar el mensaje, a ejercer presión para que la comunidad internacional tenga más voces y más elementos para interceder en este penoso conflicto. Que echen a Maduro de una vez por todas. Y ojo, no digo que el imperialismo gringo sea la salvación de ninguna manera, sino que la presión para este señor sea insostenible, que unamos fuerza para que el pueblo de Venezuela no abandone la lucha, que se respeten sus voces, que los asesinatos de una dictadura animal no queden impunes, y que como mexicanos aprendamos de una vez por todas que la unión sí hace la fuerza y detona la diferencia y el cambio real. Que en México estamos más cerca de un conflicto de estas características de lo que pensamos. Que nosotros igual que el pueblo venezolano sabemos lo que quiere nuestro pueblo y tenemos derecho a exigirlo por todas las vías posibles. Y que el logro está esperando en donde convergen las voluntades de los inconformes.

Ahí mero, en ninguna otra parte.

Basta de divisiones, basta de condenas, basta de banderas, basta de apoyar a gente mesiánica y estúpida que sólo busca su interés personal.

Somos uno, vayamos por todo pues como bien dijo Kennedy, todo habitante de este planeta debe contemplar el día en que este planeta ya no sea habitable y como sigamos en esta ruta sin ponerle un alto auténtico a los pillos, eso será en 5, 4, 3, 2…

 

@marthacristiana

Close
Comentarios