Alejandro Hope

Plata o Plomo

Perfil Alejandro Hope es un investigador obsesionado con las drogas, el delito y varios puntos intermedios. No es legalizador, pero tampoco prohibicionista. Cree en racionar el castigo, pero no se le ocurre que la inseguridad se arregla nada más con escuelas y hospitales. Cuando no bloguea, dirige el Proyecto MC2 (Menos Crimen, Menos Castigo", iniciativa conjunta en materia de seguridad pública del IMCO y MéxicoEvalúa. Síguelo en @ahope71

Ver Más

Apuntes sobre la presunta muerte de Heriberto Lazcano

Como ya lo sabe el país entero, la Secretaría de Marina emitió un comunicado el día de ayer, informando sobre un enfrentamiento ocurrido el domingo. En esa balacera, pudo haber sido abatido Heriberto Lazcano Lazcano, alias “El Lazca”, “El Verdugo” o “El Z-3″, principal dirigente de los Zetas. La información es escasa, pero van algunas reflexiones a bote pronto:

    1. No tenemos aún confirmación del hecho. Hasta ahora, la Marina sólo ha hablado de “indicios” de que uno de los cadáveres encontrados tras el enfrentamiento en Progreso, Coahuila podría ser “El Lazca”. Esperemos entonces a que los indicios se vuelvan certezas (o cuasi-certezas) antes de hacer juicios categóricos. O como dicen los vecinos del norte, hold your horses.
    2. Hay algo raro en la narrativa del incidente. Según describe Milenio, en razón de una denuncia ciudadana, los marinos iniciaron un patrullaje en esa localidad coahuilense, fueron agredidos con granadas, repelieron la agresión y murieron dos presuntos delincuentes, uno de los cuales sería El Lazca. El arsenal incautado tras el incidente es de risa para los estándares de la delincuencia organizada: dos armas largas, un tubo lanza granadas, con 12 granadas útiles, además de un tubo lanzacohetes con dos cohetes, cargadores y cartuchos para arma de fuego diversos. Acto seguido, los cádaveres fueron llevados al SEMEFO, les practicaron unas pruebas periciales y, ¿qué creen?, el cadáver desapareció, ya sea porque se lo entregaron a “presuntos familiares” (cosa extraña: los familiares de Lazcano viven en Hidalgo) o porque fue “sustraído por un comando de una funeraria” (como que hay pequeñas diferencias entre una y otra versión, ¿no creen?).
    3. Pregunta fundamental: ¿Por qué iría Lazcano casi sólo y mal armado?  Cuando fue abatido Tony Tormenta en noviembre de 2010, se armó una balacera de varias horas y el cártel del Golfo sacó a la calle a varias decenas de sicarios para tratar de repeler el operativo. Algo similar sucedió un mes después en Michoacán cuando murió Nazario Moreno. O un año antes en Cuernavaca en la operación lanzada contra Arturo Beltrán Leyva ¿Tan aíslado se encontraba ya El Lazca? ¿Tanto terreno le había ganado ya el Z-40? ¿O la organización entera está ya tan debilitada que no puede siquiera proteger a su máximo dirigente? (aquí pueden leer la nota que escribí hace unos meses sobre la división de los Zetas).
    4. De ser cierta la muerte de Lazcano, pueden estar seguros de que no fue obra de la casualidad (o de una denuncia “ciudadana”). Parece estar en curso, desde hace un año por lo menos, una cacería sistemática del liderazgo de los Zetas. En los últimos quince meses, han sido capturados Jesús Enrique Rejón Aguilar, “El Mamito”, Raúl Lucio Hernández, “El Lucky“, Luis Jesús Sarabia Ramón, “El Pepito“, Iván Velázquez Caballero, “El Talibán“,  y Salvador Alfonso Martínez “El Ardilla“. Esa era casi toda la plana mayor de la organización. Si ahora murió El Lazca,  ya sólo quedarían libres y vivos dos dirigentes principales de la banda: Miguel Angel Treviño Morales, “El Z-40” y su hermano Omar, El Z-42“. Con la posible excepción de la banda de los Beltrán Leyva, ningún grupo criminal ha sido desmantelado de manera tan metódica en esta administración.
    5. Aún si no se confirmara el abatimiento de Lazca, me parece que los Zetas, como grupo criminal coherente e identificable, han entrado en una espiral de la muerte. Las detenciones del año pasado fueron probablemente el detonador de la ruptura, la ruptura produjo delaciones, las delaciones llevaron a más capturas, las capturas generaron aún más delaciones. Lo que sigue es una pérdida acelerada de cohesión, en un grupo que, de por sí, operaba de manera altamente descentralizada. Las células en el terreno probablemente van a empezar a actuar de manera autónoma, sin control jerárquico (aunque se sigan autodenominando Zetas).
    6. La fragmentación no necesariamente implica una pacificación del noreste (y algunos estados del centro). Es más, en algunas zonas, la violencia criminal podría intensificarse dada la presencia de múltiples grupos armados sin control central. Sin embargo, el fenómeno podría cambiar de naturaleza, pasar de “delincuencia organizada” a algo más parecido al bandolerismo (grupos criminales sin presencia fija en el territorio). Eso va a requerir crecientemente de respuestas locales al problema.
    7. ¿Está conectado el abatimiento de Lazcano con el asesinato del hijo de Humberto Moreira? Lo ignoro y prefiero no especular al respecto.

8 . Bien utilizado y bien comunicado, el desmantelamiento de los Zetas podría servir de palanca de disuasión con los demás grupos criminales. La banda más peligrosa y más sofisticada tácticamente que jamás haya existido en el submundo criminal mexicano no pudo resisitir un embate sostenido y concentrado del Estado. Si los Zetas no aguantaron, ninguna otra organización aguanta. Ese mensaje hay que transmitirlo, claro y sin interferencias, al resto de las organizaciones. La que haga gala de violencia descarnada, la que agreda sin límites a la población, será el siguiente blanco prioritario. Y en la medida en que quieran perdurar como organizaciones coherentes, bien podrían hacer caso a la advertencia.

Hasta aquí mis reflexiones iniciales. Les seguiré comentando el tema, conforma vaya surgiendo más información. Que tengan buen martes.

Addendum: la Marina acaba de confirmar la muerte de Lazcano. Afirma que cotejó huellas dáctilares y que realizó un análisis de los rasgos fisionómicos del cadáver. Quiero suponer que saben de lo que están hablando.

Related

Deja un comentario